Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo una de cada cien empresas familiares canarias llega a la cuarta generación

La escasez de protocolos para el traspaso y la ramificación de las líneas de sucesión dificultan la pervivencia, pero aun así, cumplen más años que el resto

‘Hall’ del hotel Villa del Conde; las empresas turísticas son las que cuentan con más directivos ajenos a la familia propietaria del negocio.

Solo una de cada cuatro empresas (1,1%) familiares canarias llega hasta la cuarta generación. No abundan las que cuentan con un proceso de tránsito dentro del propio núcleo parental (17,5%) y eso dificulta los sucesivos traspasos de poderes. Si a eso unimos las lógicas dificultades de poner de acuerdo a un conjunto de herederos cada vez mayor, los datos encuentran una clara explicación.

A pesar de todo ello, los negocios familiares cumplen más años (25 años) que el resto de los que integran el tejido empresarial canario. Así lo revela el Estudio de caracterización de la empresa familiar en Canarias correspondiente a 2021 y que viene a cubrir la necesidad de actualizar los valores que se obtuvieron en 2004, cuando se publicó la primera edición.

El presidente de la Asociación Empresa Familiar de Canarias (EFCA), Manuel Valle, señala en la presentación de la publicación que el trabajo elaborado en la primera década «permitió (...) cuantificar la presencia e impacto de las empresas familiares» en el Archipiélago. «Transcurridos 17 años, la realidad cambiante y dos crisis económicas por medio (...) han dejado obsoletas las conclusiones y cifras obtenidas entonces».

Predominan las empresas familiares en el conjunto del tejido productivo de la comunidad autónoma

decoration

Para obtener las actuales se realizaron 1.100 entrevistas telefónicas a otras tantas sociedades mercantiles con domicilio social en las Islas. La primera conclusión es que predominan las empresas familiares en el conjunto del tejido productivo de la comunidad autónoma. Siempre sobre la referida muestra, diversificada por islas y tamaños de los negocios, seis de cada diez (59,9%) se han ensolerado en el ámbito de una misma familia, mientras que en el 40,1% no existen lazos de esa naturaleza.

Retornando a los problemas que atentan contra la continuidad de la actividad, en los últimos años se ha incidido, tanto desde EFCA como desde el estatal IEF (Instituto de la Empresa Familiar) en la necesidad de generar consensos en el seno de los negocios en torno al modo en que se articulará la entrega de todos los poderes a la siguiente generación. Sin embargo, en 2004 eran más las que tenían previsto un proceso de tránsito generacional (19%) que ahora. Y es peor cuando se sondea la existencia de programas para la sucesión; solo un 16,8% de las entrevistadas lo tiene ahora, cuando hace 17 años eran el 54,2%.

Los datos revelan una especie de relajación en torno al diseño del futuro de la compañía. Fruto también de la erosión que ha sufrido la formación específica en el ámbito de los negocios familiares. Si en 2004 eran el 19% de los entrevistados los que decían haberla recibido, en el presente son tan solo el 15,3%.

Las tasas de pervivencia en la tercera y cuarta generaciones superan a las de 2004

decoration

Partiendo del hecho de que estas sociedades mercantiles son mayoría en Canarias, lo cierto es que da vértigo observar la tasa de destrucción de empresas a medida que se van produciendo las sucesivas entregas del timón. Del total de las familiares encuestadas, el 58,1% declaró estar en la primera generación. 

Aparte de la atención a la mejora de las aptitudes para sanear los índices es necesario contar con el factor humano, porque no todos los herederos contemplan la posibilidad de seguir los pasos de sus mayores como base para sus proyectos de vida. Tras el primer salto hereditario, los entrevistadores solo hallaron ya al 34,4%, y cuando descendieron hasta la tercera generación, solo fue posible encontrar allí al 6,2% de los negocios familiares.

Eso sí, en estos dos últimos tramos la tasa mejora a la de 2004. Entonces en segunda generación solo estaban el 26,5% y en tercera, el 3,4%, prácticamente la mitad.

Brecha de género

La Unión Europea (UE) ha manifestado su intención de propiciar que los sillones de los consejos de administración de las empresas cotizadas se repartan con total equidad entre hombres y mujeres. Trasladar ese propósito a las empresas familiares canarias supondría incrementar en 17 puntos la presencia femenina en los consejos de administración.

El Estudio de caracterización de la empresa familiar en Canarias sitúa en el 33,3% la tasa de féminas integrantes de la familia propietaria del negocio en el conjunto de los órganos de gobierno. Escaso bagaje si en estos consejos de administración, el 82,8% de los sillones los copan las familias.

La cuota de mujeres mejora tímidamente cuando se observa la composición del accionariado. La representación media de la familia en la estructura societaria alcanza el 90,2%, y solo el 35,6% son mujeres. En cuanto a los cargos ejecutivos, se mantienen también los valores, con el 79,1% de ellos bajo el mando de miembros de la familia; mujeres, solo el 32%.

La presencia de mujeres en los órganos de dirección de los negocios familiares mejora en el sector turístico

decoration

El documento editado por la Asociación Empresa Familiar de Canarias (EFCA) señala que si bien la participación «no alcanza aún niveles de paridad», existen «variaciones significativas» en unos y otros sectores económicos. «Aumenta significativamente respecto al promedio» en el turismo, con un 50% de las acciones y un 40,5% del total de los puestos del consejo en manos de las mujeres de la familia. Sin embargo, en la industria las féminas atesoran solo el 25,4% de los títulos y el 21,4% de los sillones; en la construcción, el 31,4% y el 29%, respectivamente.

Abandonando la división por sexos, los accionariados de los alojamientos turísticos son también los negocios en los que la presencia de la familia es más intensa, con un 98,17%. Le siguen, por este orden, el transporte (94,3%), el comercio (93,4%) y la agricultura, ganadería y pesca (92%).

En cuanto a la presencia de directivos sin vínculo con la familia, tan solo el 11,8% de las empresas familiares canarias cuenta con alguno. Y de nuevo el turismo se desmarca para elevar esa proporción al 32,1%.

Más datos

Exportación (2,46%)

Solo el 1,96% de la facturación de las empresas canarias proviene de exportaciones. La media la reducen las no familiares, con solo el 1,22%, mientras que la robustecen las familiares, que alcanzan fuera de las Islas el 2,46% del volumen de negocio.

Recursos humanos (25 años)

El tiempo medio de duración de las relaciones laborales en las empresas que no son familiares es de 20 años. Sin embargo, los empleados de las compañías que sí lo son permanecen en ellas hasta los 25 años.

Directivos externos (11,8%)

Solo el 11,8% de las empresas familiares cuentan en sus cuadros directivos con profesionales que no tienen ninguna relación de parentesco.

Compartir el artículo

stats