La campaña informativa que hace dos semanas lanzaron UGT y CCOO para explicar por toda España la reforma laboral se ha vuelto este martes netamente política. Los Secretarios Generales de ambos sindicatos, Pepe Álvarez y Unai Sordo, han dedicado su intervención en una asamblea conjunta celebrada en Valladolid a defender la nueva normativa del mercado de trabajo, sí, pero también a pedir el voto para la izquierda en las elecciones de Castilla y León del próximo día 13 con el argumento de que el triunfo de la derecha supondría “un retroceso de los principios democráticos básicos en nuestro país”, en palabras del líder de CCOO.

“Aquí se va a votar el domingo, y lo que está en juego en esa votación es si en España se consolida una alternativa política que nada tiene que ver con la del Partido Popular de otras ocasiones”, clamaba Sordo; “la alternativa política en España hoy en día es más reaccionaria que la de los países europeos más reaccionarios, con un PP sometido -o autosometido- a moverse en los marcos de referencia del nacionalpopulismo de extrema derecha que representa la gentuza de Vox”, aseguraba ante un auditorio en el que, además de los afiliados y simpatizantes de los sindicatos, se encontraban los principales líderes de la izquierda castellanoyleonesa: Luis Tudanca (PSOE), Pablo Fernández (Unidas Podemos) y Juan Gascón (IU).

"Estamos ante unas fuerzas que se columpian entre el neofascismo que representa Vox y la deriva verdaderamente preocupante en la que está cayendo el PP de Pablo Casado, riéndole las gracias a la extrema derecha y reforzando un movimiento trumpista que no debe tener cabida en España", continuaba Sordo, mientras que Álvarez aseguraba por su parte que "el PP -y, por supuesto, Vox- no se merecen el voto de ningún trabajador de Castilla y León". "[Este domingo] tenéis una oportunidad para darle una bofetada en todos los morros a los que dicen que si llegan al Gobierno van a derogar la reforma laboral que hemos aprobado en el Congreso de los Diputados", añadía el líder de UGT.

“Son los que han votado contra el Salario Mínimo, contra la reforma laboral, contra que se eliminen las bajas por absentismo; pero es que además ponen a concurrir a las elecciones a representantes abiertamente xenófobos, misóginos y homófobos [en referencia al candidato de Vox, Juan García-Gallardo]. No es tolerable este retroceso en un país avanzado y plural como España; esto es lo que está en juego, y por eso estamos aquí los sindicatos. Lo nuestro no es la política, pero no somos neutrales; cuando nuestro país se la está jugando, como cuando se la jugó en la Transición o contra el franquismo, ahí están las organizaciones sindicales de clase para decir que se puede parar esta deriva reaccionaria", concluía Sordo entre aplausos.

Es corriente que antes de las elecciones los sindicatos animen al voto y den indicaciones a sus afiliados y simpatizantes sobre las tendencias que mejor recogen sus aspiraciones (sin recomendar nunca el voto por ningún partido concreto), aunque no es habitual que los líderes nacionales de UGT y CCOO intervengan directamente en procesos electorales autonómicos. Fuentes sindicales aseguran que no es casual que la asamblea conjunta de Valladolid se haya hecho en la última semana de campaña electoral ("queríamos celebrarla antes de la votación"), aunque siguen enfatizando que el propósito principal del acto de este martes, como el de los que se han venido celebrando desde los días previos a la convalidación de la reforma laboral en el Congreso, es informar sobre las ventajas para los trabajadores que supone la nueva normativa laboral. Eso sí, no es la primera vez que esta iniciativa se adentra en el terreno político: como adelantó EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, diario perteneciente al mismo grupo editorial que este medio, los primeros actos en los que participaron los líderes, en vísperas de la votación de la norma en el parlamento, fueron en Bilbao y en Barcelona en unos momentos en los que se estimaba necesaria para su aprobación el voto favorable de fuerzas como PNV o ERC.