Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Peligro de desabastecimiento en Canarias
Nicolás Pérez Presidente de la Cooperativa de Ganaderos de Gran Canaria

Nicolás Pérez: "Estamos al límite, solo nos queda forraje para una semana"

Nicolás Pérez, presidente de la Cooperativa de Ganaderos de Gran Canaria. Juan Castro

Nicolás Pérez (Santa María de Guía, 1959), presidente de la Cooperativa de Ganaderos de Gran Canaria, asegura que la situación del sector es "crítica". La huelga de transportistas en la Península ha impedido la llegada de forraje, lo que ha llevado a los ganaderos a tener que racionar los suministros. El tiempo pasa, las mercancías escasean y tan solo les queda una semana de reservas.

¿Cuáles son las consecuencias de la huelga de transportistas de la Península en la ganadería de las Islas?

Estamos viviendo una situación extrema. No están llegando forrajes y cereales que traemos de allí porque aquí no producimos nada. Prácticamente traemos todo de fuera. Nos queda comida para una semana en la Cooperativa de Ganaderos y gracias a que estamos prestando mercancía entre todos para ir tirando. Con el millo escaparemos dos meses más y soja y cebada tendremos para 15 días. Forraje tenemos para una semana. No podemos traer paja de Andalucía y no podemos traer alfalfa de Barcelona y así estamos. Y no se han tomado medidas. Me estoy encargando de racionar lo que queda porque la huelga nos está matando. Deberían haber pensado más en las Islas y buscar fórmulas de hacernos llegar los suministros porque nosotros estamos a 2.000 kilómetros y cuando se solucione allí todo llegará al momento pero nosotros tendremos que esperar cinco o seis días más para recibirla. Estamos totalmente abandonados a la mano de dios.

Pero la crisis en el sector viene de antes...

Exacto, pero ahora estamos un precipicio. Ahora nos da un viento y nos caemos. Ya en la pandemia yo mandé a la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca una serie de escritos preguntándole por las medidas que se iban a tomar en el sector primario. Y nunca me contestaron. Y desde ese momento hasta ahora hemos pasado una serie de baches, pero ahora ya no es un bache, estamos hundidos. Hemos ido tapando agujeros, pero hemos abierto un socavón y no tenemos con que taparlo.

«Las vacas comen una media de 25 kilogramos al día, por lo que tenemos que racionar las reservas»

decoration

¿No están conformes con las ayudas que han propuesto desde las administraciones?

Ahora la única ayuda que vamos a recibir es una subvención del Cabildo de Gran Canaria de dos millones de euros. Y estamos muy agradecidos, pero hablamos de muchos ganaderos que además recibirán el dinero en 25 días. No es la solución que queremos.

¿Y cuál es?

La clave está en el precio de la leche. Producir un litro de leche de vacuno cuesta 65 céntimos. Y de oveja, 80 céntimos. Por lo que, como mínimo, la leche de vaca se debe pagar a 60 céntimos, 80 el de cabra y un euro es de oveja. Porque el ganadero trabaja 365 días, sin vacaciones , se levanta a las tres de la mañana y se acuesta a las diez de la noche. Su vida es la ganadería y las empresas tienen que ser rentables. ¿Para qué queremos subvenciones? La subvenciones deberían ser solo para modernización de las cuadras, para mejorarlas y para mejorar el ganado. Para traer ganado nuevo, nuevos recursos. Pero la rentabilidad debe ser día a día. Y se consigue aumentando el precio de la leche. Lo que es ilógico es que la leche en los supermercados se esté pagando a 46 céntimos o 41 cuando el coste es 65. Ha subido el precio de todo, de la electricidad, del combustible, de todo. Y la alimentación ha subido un 40% y la industria sigue sacando su beneficio y las grandes superficies siguen sacando su beneficio. Se trata de que esos beneficios que generan las grandes industrias y superficies pasen al productor, al que realmente produce.

Hace 20 días ustedes se reunieron con el presidente del Gobierno autonómico para plantear la subida del precio de la leche. ¿Todavía no hay medidas sobre la mesa?

Nosotros tuvimos una reunión con el presidente del Gobierno, le presentamos un documento elaborado y firmado por COAG, Asaga, la cooperativa de La Candelaria y la cooperativa de Gran Canaria, entre otros. Le pusimos las medidas delante y se comprometió personalmente a hablar con las industrias. Se comprometió a hablar con las grandes superficies y hasta el momento no tenemos noticias de que se haya solucionada nada. Al contrario, el ganadero está cada día más desquiciado. El problema es que deben de ponerse de acuerdo todas las industrias en su conjunto, pero hay mucha competencia, y una se tira la bola a otra. Y con las grandes superficies pasa lo mismo. Aquí hay una ley que dice que no puedes producir por debajo de los costes y esa ley no se ha aplicado y es la primera que hay que aplicar.  

Y cuando acabe la huelga de los transportes, ¿podrán pagar los precios actuales de los forrajes?

Quien tiene que meter mano en el asunto es el Estado. El Gobierno debe de tomar medidas al respecto, dicen que las toman pero llegarán dentro de un año y de aquí a allá tenemos que irnos al Sáhara a cernir arena para sobrevivir. Lo que está claro es que con esos precios y sin ayuda no podemos sobrevivir, no es rentable. Nosotros trajimos un barco de millo antes de la guerra y por eso tenemos para mes y medio más, pero estamos negociando traer otro y estamos hablando ya del doble de precio. Si el primero nos costó 200 y pico euros, ya estamos hablando de casi 400 euros la tonelada de millo en cuestión de dos semanas.

¿La crisis actual ha llevado a algunos ganaderos a vender a sus animales?

En todas las islas estamos igual y ya hay gente que ha decidido quitarse los animales de encima y llevarlos a sacrificio porque no es rentable. También lo vemos con el precio de la carne que se está vendiendo al mismo precio que hace años. Antes a 500 pesetas y ahora a tres euros, y no ha aumentado porque se traen carnes de Brasil subvencionada. Habría que controlar y aplica el AIEM y disminuir la subvención de lo que viene de fuera y aplicarlo a lo que realmente se produce en las Islas. No somos autosuficientes, pero podríamos serlo si el sector primario no se hubiera abandonado desde hace muchos años.

¿Cuántas cabeza de ganado se han perdido desde que empezara la pandemia?

Hemos perdido más de 2.000 cabezas de ganado en Gran Canaria. Antes la zona alta de Fontanales, ahí todo el mundo tenía vacas y ahora quedan dos ganaderos y así en toda la isla.

«Hay ganaderos que han sacrificados o vendido animales porque no era rentable mantenerlos»

decoration

¿El sector tiene futuro?

Así no. Sí hay gente joven interesada pero ven la situación tan negra que se rinden antes de empezar. Y así se acaba con cualquier relevo generacional. Están abocados a fracasar. No es rentable y uno cuando empieza en una empresa quiere sacar beneficios. Y el problema no es que desaparezca la ganadería, el problema es que desaparezcan los puestos de trabajo directos e indirectos. Y pasa lo mismo con la agricultura.

¿Cuántos empleos se perderían?

No le sabría cuantificar. Estamos hablando de ganaderos, industrias asociadas, es una cadena muy larga.

Compartir el artículo

stats