Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ahmed Baya CEO de Startup Mauritania Incubator

"La pandemia ha mostrado que cada país debe tener cubierto un mínimo de necesidades"

Ahmed Baya, CEO de Startup Mauritania Incubator. LP / DLP

África Canarias Challenge fija este año su mira en Mauritania. El programa impulsado por la Dirección General de Asuntos Económicos con África del Gobierno de Canarias, coordinado por la Asociación Canaria de Startups, Empresas de Base Tecnológica e Inversores Ángeles (Emerge), reúne el talento del país africano y canario para impulsar el desarrollo de la agricultura a través de soluciones tecnológicas.

¿Cuál es el clima de la innovación en Mauritania? ¿Qué tamaño y salud tiene su ecosistema de emprendimiento tecnológico?

El ecosistema de startups es relativamente joven en comparación con otros de la región, pero tiene un potencial enorme de crecimiento. Sobre todo gracias al desarrollo de la conectividad y las telecomunicaciones, que han permitido acceder a grandes cantidades de conocimiento y recursos tecnológicos. Un joven emprendedor tiene ahora garantizado un acceso global.

¿En qué medida está llamado el ámbito tecnológico a hacer crecer y diversificar la economía mauritana?

Las soluciones locales y a los servicios que pueden aportar las startups claro que pueden traducirse en crecimientos económicos. Estamos hablando de desarrollos que pueden resolver problemas con el agua y, por tanto, con la agricultura.

¿Cómo se fragua el estrechamiento de la relación entre Canarias y Mauritania para desembocar en el África Canarias Challenge?

La relación entre Mauritania y Canarias es natural e histórica, siempre ha existido. Es cierto que nunca ha existido el intercambio de tecnología e innovación, ese es un territorio prácticamente virgen; si acaso, se ha explorado de forma superficial. El acuerdo que ahora se ha puesto en marcha con el Gobierno de Canarias y Emerge permite crear un puente para partenariados en muchos otros sectores. Hay problemas que son comunes a ambos territorios y trabajar juntos nos permitirá hallar también soluciones comunes.

En concreto, ¿qué retos pretende abordar el África Canarias Challenge?

Se va a producir el primer intercambio de conocimiento en el mundo de la agricultura y del agritech (aplicación de la tecnología a la agricultura) para mejorar la producción. El agritech va a permitir también un flujo bidireccional de información en los ámbitos académico, profesional y cultural.

"El riesgo es muy alto y hay que reducirlo para dar más garantías a los inversores"

Ahmed Baya

decoration

¿Qué respuesta han encontrado hasta ahora?

Todavía estamos en la fase de captación, no está cerrada la inscripción, y la acogida está siendo más que buena. Los aspirantes saben que van a poder acceder a tecnología y van a poder trabajar en sus proyectos futuros. Son más de cien solicitudes hasta el momento y la mayor parte, mauritanas. Para un primer evento de este tipo, que busca desarrollar ambos ecosistemas, ya puede considerarse un éxito. Cuando hemos salido a la calle a promocionarlo, se ha percibido un alto interés.

¿Cuántos llegarán a la fase final y se encargarán de solucionar los retos marcados?

El objetivo es tener 20 de cada territorio, pero dependerá de cómo se desarrolle el proceso de selección, de lo que nos vayamos encontrando en el camino.

¿Podemos considerar este programa el primer puente entre Canarias y Mauritania en el ámbito tecnológico? 

Ha habido contactos, pero como trabajo conjunto sobre problemas concretos para hallar soluciones tecnológicas es el primero. Además, el programa no se queda en un intercambio económico y de emprendimiento, tan importante como esto es el contacto cultural y humano, que va a permitir abrir las miras y conocer nuevos horizontes y formas de trabajar.

¿Qué ha ocurrido para que esta conexión no se haya producido antes?

No tengo una respuesta. Creo que es una cuestión de estar en el momento oportuno y con los socios adecuados. Hay un principio para todo, espero que este lo sea y haya mucho más después. En cualquier caso, ya se sabe que más vale tarde que nunca.

¿En qué medida la pandemia ha impulsado a Mauritania a entender la necesidad de desarrollar sus propios recursos y reducir la tasa de importación?

Sin duda es un factor a tener en cuenta, pero no solo para Mauritania, sino para todo el mundo. Las fronteras se cerraron y se entendió la importancia de tender a la autosuficiencia y contar con soberanía, no solo alimentaria, sino en todos los ámbitos. Ha sido una enseñanza para entender la relevancia de tener cubierto un mínimo de necesidades.

Las ideas necesitan financiación para concretarse. ¿Qué clima detecta en cuanto a la apuesta por desarrollar la innovación en su país?

A nadie se le escapa el papel clave que tienen los inversores en todo el mundo para el desarrollo de las startups. He estado trabajando para desarrollar una red inversora. La tasa de éxito es muy baja, el riesgo muy alto, y hay que centrar los esfuerzos en reducirlo para poder ofrecer más garantías a quienes deciden apostar.

¿Se han establecido mecanismos para que se prolongue la relación que genera el África Canarias Challenge?

La relación se ha ido fraguando durante tiempo, en el primer evento relacionado con startups y emprendimiento que se realizó en Mauritania, en 2014, los únicos invitados extranjeros eran de Canarias, precisamente. El evento de ahora tiene un potencial enorme y debemos aprovecharlo para que sea solo el principio de una relación muy duradera que permita desarrollarlo.

Compartir el artículo

stats