Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA SITUACIÓN DEL FERROCARRIL EN LA REGIÓN

Rebelión y anuncio de movilizaciones en Plasencia por la ausencia del tren

El alcalde de la ciudad, Fernando Pizarro, anuncia que no se quedará "de brazos cruzados". Vara justifica el nuevo itinerario en que la alta velocidad "no puede parar en todos los pueblos"

Protesta por el ferrocarril, el pasado jueves, en Plasencia . / EFE

"Más pronto que tarde". Es el plazo nada científico que ha puesto el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, para que el nuevo tren rápido que empezará a funcionar en la región a partir del 19 de julio, también pare en Plasencia. Una promesa que no convence en la capital del Jerte.

El alcalde de la ciudad, Fernando Pizarro, ha sido el primero en reiterar este lunes que no se quedará "de brazos cruzados" ante lo que considera "falta de equidad y que nos consideren una ciudad de segunda". Por ello, el regidor ha anunciado que va a convocar a los colectivos empresariales y vecinales y al Consejo Económico y Social para planear en conjunto un modo de "pasar a la acción".

"Los 33 minutos que ganan unos los perderemos nosotros yendo a Monfragüe en autobús", ha criticado. El regidor ha reiterado que el viaje de prueba que se realizó el pasado jueves fue un "paripé": "Se podían haber ido a Monfragüe y así no nos engañan a ninguno".

El alcalde placentino ha recordado que la ciudad no solo queda fuera de la nueva conexión con Madrid, sino que también arrastra la ausencia del tren Ruta de la Plata, del que reclamó su reapertura: "Hay una opción de abrirlo primero hasta Salamanca, pero ni siquiera se plantean eso". 

Pizarro ha subrayado que los placentinos no se pueden conectar con la capital de España ni con la extremeña ya que no pueden "ir a Mérida a hacer una tarea administrativa y venir en el mismo día".

Para el alcalde, los placentinos son los "más damnificados por las decisiones de Renfe y del PSOE en los últimos años (...) Por la eliminación de los trenes que nos comunican con Madrid y las traba existentes en el resto de comunicaciones", dijo. 

Además, recordó que Plasencia tiene una "estación de referencia", en la que se han invertido 4 millones de euros y es ciudad central para 200.000 habitantes de las comarcas del norte de Extremadura.

Una estación que, precisamente, es una de las principales trabas que justifican la no parada del nuevo tren, al tener sus vías en fondo de nuevo saco, es decir, que una vez el ferrocarril entra en ella, requieren después forzosamente la inversión de la marcha del tren para volver a salir.

La respuesta

Ante este primer conato de rebelión, Guillermo Fernández Vara ha reconocido que entiende "el enfado y exigencias" después de tantos años de espera pero ha afirmado que no se puede pensar que el nuevo tren de altas prestaciones "vaya a parar en todos los pueblos de su trayecto". El presidente de la Junta ha afirmado que esto es "imposible" y "no ocurre en ningún otro sitio» por lo que, sin definir exactamente de qué manera, ha asegurado que lo que harán los nuevos trenes en la región será que «unos pararán y otros no pararán" en determinadas localidades y esto se hará "en función de la oferta que haya".

Para Vara, la puesta en marcha del nuevo trayecto en menos de un mes es "un primer paso" y se mostró esperanzado de que "ojalá que cuando se den los siguientes, todo el mundo quede plenamente satisfecho". La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, también aseguró que se trata de una "solución temporal". 

Misma visión mostró la delegada del Gobierno, Yolanda García Seco, quien aseguró que "Plasencia va a estar mejor conectada con un mayor número de conexiones; algunas de ellas absolutamente pérdidas, como la de Sevilla". 

García Seco se remitía al comunicado de Renfe en el que el operador defendía que la capital del norte será "la ciudad que más paradas ganará con la nueva línea", al pasar de las 27 actuales a un total de 50. Además, la segunda estación que más verá incrementado el número de paradas según la compañía ferroviaria será Monfragüe-Plasencia, con un aumento de 21, al pasar de las 43 actuales a 64. 

García Seco definió esta respuesta de Renfe como "absolutamente clarificadora y explícita" y aseguró que los extremeños "estamos dando pasos para tener un tren completo hasta Madrid de alta velocidad".

Un optimismo que no se respira en la calle, aún menos en Plasencia. Colectivos como Milana Bonita ya planifican "nuevas acciones" al considerar que "se están riendo de nosotros". 

Nuevo tren, mismos problemas. El culebrón ferroviario extremeño sigue su trayecto.

Milana Bonita estudia "nuevas acciones"

La plataforma Milana Bonita está estudiando "nuevas acciones" para reclamar un tren que "de verdad" pueda "vertebrar Extremadura" y por considerar que con el nuevo trayecto «se están riendo de nosotros».

Así lo explicó ayer el presidente del colectivo, Juan Carlos López, a este periódico, a la vez que subrayó que el problema de la estación de Plasencia "ya lo habíamos advertido desde hace mucho tiempo". "En 2013, por ahorrarse 20 millones de euros, decidieron quitar la estación de Fuentidueñas, que hubiera sido estupenda para este tipo de trenes y no la que tiene ahora la ciudad que por el fondo de saco que tiene sale perjudicada. Lo que Plasencia necesita es una estación en condiciones para un tren de altas prestaciones", reclamó.

Ante las palabras de Vara, López indicó que su colectivo "respeta todas las declaraciones» pero lo que exigen son "hechos": "Hemos escuchado promesas durante muchos años y estamos a 2022 y todavía no tenemos ni la electrificación", recuerda. Para Milana Bonita, no tuvo sentido la visita de Raquel Sánchez, titular de Transportes del Gobierno central, para un viaje de prueba: "Han traído a una ministra cuando en ese tipo de viajes quienes tienen que ir son los técnicos", dice, a la vez que recuerda que "no solo se trata de Madrid: está la conexión entre Badajoz y Ciudad Real por Puertollano, la línea Mérida-Sevilla, el tren entre Zafra y Huelva, la línea de Cáceres a Valencia de Alcántara y lo que sería el verdadero corredor oeste peninsular que sería la conexión con Salamanca", detalla.

En cuanto al anuncio del alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, de que va a emprender acciones, López dice que le parece bien pero recuerda que Milana Bonita es independiente y no se adscribe a ningún otro movimiento, salvo que sus miembros vayan "a título personal". El colectivo seguirá por su parte con sus acciones porque "a los extremeños nos tienen abandonados y no podemos conformarnos", sentencia.




Compartir el artículo

stats