Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viviendas

Los agentes inmobiliarios avisan que los fraudes "crecen como setas en Baleares"

Las organizaciones del sector advierten de que la reactivación económica de las islas está dando alas a los engaños y comportamientos no profesionales

La demanda inmobiliaria crece en Balears tras salir de la pandemia. / MANU MIELNIEZUK

"Están creciendo como setas". Esta afirmación corresponde a un agente balear de la propiedad inmobiliaria en relación al fuerte incremento que están registrando los fraudes en su sector, coincidiendo con la salida de un periodo de crisis y una eclosión de la demanda de alquiler, tanto residencial como turístico, y de la adquisición de viviendas. Esta declaración es compartida por los presidentes del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de las islas y de la asociación balear de inmobiliarias nacionales e internacionales (ABINI), Natalia Bueno y Hans Lenz respectivamente. En este contexto, se valora la pretensión del Govern de poner en marcha un registro de agentes inmobiliarios para que los posibles compradores puedan comprobar si la persona que está mediando para que adquieran una vivienda aparece o no en él.

Desde estas dos organizaciones se destaca la entrada masiva de personas que actúan como intermediarios en la adquisición de inmuebles sin contar con las infraestructuras o los conocimientos necesarios, aprovechando el boom en la demanda que se inició el pasado año, una vez se fueron levantando las restricciones. Al respecto, se indica que en 2020 se produjo un "vacío" en este tipo de comportamientos debido a la caída en las ventas y en las llegadas de turismo residencial provocada por la pandemia, y que el regreso a la normalidad ha ido acompañado de una nueva eclosión de los comportamientos irregulares en el sector.

Actividades irregulares

Estas actividades son muy variadas y van desde los comportamientos que directamente vulneran la ley hasta las prácticas poco profesionales. Así, se destaca que se están dando situaciones que pasan por el cobro de cantidades económicas como adelanto para luego encontrarse el cliente que el inmueble no existe o en realidad no se vende, lo que ha llevado a denuncias y ha acabado en los tribunales, pero también algo tan simple como buscar en las webs de las empresas tradicionales sus ofertas inmobiliarias, copiarlas y buscar un comprador para llevarse la comisión, sin disponer de los conocimientos necesarios para poder asesorar al posible cliente.

Uno de los fraudes que más está creciendo, se destaca, es el de los falsos alquileres turísticos, aprovechando el fuerte aumento en la llegada de visitantes que se está registrando en las islas, según ponen de relieve Natalia Bueno y Hans Lenz. Este último subraya que este verano los casos detectados se han disparado, con la llegada de visitantes que luego se encuentran con que no disponen de la vivienda que habían contratado, con el correspondiente perjuicio a la imagen turística de las islas, a lo que se suma la escasez de inspectores del Consell de Mallorca una vez traspasadas las competencias turísticas.

Por todo ello, los dos representantes del sector señalan la importancia de que se cree un registro en los que los agentes inmobiliarios reales puedan inscribirse cumpliendo una serie de condiciones, como contar con la formación necesaria, tal y como se está tratando con el Govern.

Un registro que debe de empezar a funcionar en 2023

Hans Lenz y Natalia Bueno ponen en valor la pretensión del Govern de crear un registro de agentes inmobiliarios para que los clientes puedan comprobar si están tratando con un auténtico profesional del sector. Para ello, este último deberá acreditar una titulación o formación adecuadas, entre otros requisitos. Lenz señala que este registro deberá comenzar a funcionar durante el próximo año, y para ello se están manteniendo reuniones periódicas con la conselleria de Vivienda.

Compartir el artículo

stats