Una plaga en Inglaterra amenaza el abastecimiento de papas en Canarias

El escarabajo de Colorado aparecido en el condado de Kent obliga a interrumpir el suministro

Recogida de papas en una finca del barrio de San Lorenzo, en Las Palmas de Gran Canaria.

Recogida de papas en una finca del barrio de San Lorenzo, en Las Palmas de Gran Canaria. / QUIQUE CURBELO

Julio Gutiérrez

Julio Gutiérrez

Cerrojazo a la llegada de papas desde Inglaterra. Una plaga de escarabajo de Colorado ha obligado a detener totalmente el flujo comercial en un momento del año en el que la producción local no alcanza para abastecer la demanda en las Islas. Los importadores advierten del incremento de precios que podrá observarse en los mercados a corto plazo.

Los empresarios buscan mercados alternativos, pero es imposible compensar en muy corto plazo los volúmenes que se van a perder por el cierre del mercado inglés. El presidente de Adipa (Asociación de Distribuidores de Papas de Gran Canaria), Juan Luis Pulido, explicó ayer que en otras de las grandes plazas que surten de papas al Archipiélago «tampoco es tiempo de recogida. No hay en Israel ni en Egipto», señaló.

Los importadores advierten de una drástica escalada de precios

No obstante, los contactos telefónicos se mantenían durante la tarde de ayer en un intento por encontrar algún país con el stock suficiente como para evitar el desabastecimiento de uno de los ingredientes con mayor protagonismo en las mesas canarias. El pasado mes de julio el precio medio del kilo de papas fue de 2,29 euros, según el Observatorio de Precios del Gobierno autónomo, un 23% mayor que el registrado en el mismo mes del año pasado.

Nada comparado con lo que puede pasar a partir de ahora. «Nos podemos encontrar con otro caso como el del aguacate», advirtió Pulido. Ese fruto arrancó el año pasado a 4,97 euros por kilo y año y medio después va ya por los 11,12 euros.

Para evitarlo se hace urgente hallar un mercado nuevo, de ahí el ritmo frenético de llamadas que se mantuvo ayer y continuará durante los próximos días. El problema añadido es que no sirve cualquier país, tiene que ser uno que garantice que no se alterará el ecosistema canario. Tampoco la importación desde la Península resulta posible. «Somos propensos a las plagas», expuso el presidente de Adipa.

Amenazas compartidas

Los surcos ingleses comparten amenazas controladas con los del Archipiélago y es la papa de ese origen –también la cultivan Israel y otros países– la que puede adquirirse. Escocia e Irlanda del Norte también están en el radar y libres del escarabajo de Colorado, pero no es época de recogida.

Los problemas surgen cuando irrumpe un agente no controlado y no esperado como el escarabajo de Colorado. La Organización Europea y Mediterránea de Protección Fitosanitaria (Eppo, por sus siglas en inglés) advirtió en el inicio de este año de la aparición del mencionado insecto y sus larvas en plantaciones de papas del condado de Kent. 

"Los colegios están a punto de volver a abrir y en sus comedores se consumen muchas papas"

Juan Luis Pulido

— Presidente de Adipa

La vigilancia se ha estrechado durante todos estos meses para evitar una plaga, pero finalmente el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales británico (Defra, por sus siglas en inglés) comunicó en la mañana del jueves a España la gravedad de la situación. El Ministerio de Agricultura, competente en esta materia, decidió echar el candado para evitar males mayores al campo isleño.

«Los colegios están a punto de volver a abrir y en los comedores las papas se utilizan mucho», recordó Juan Luis Pulido. Lo mismo ocurre con «los menús del día de los restaurantes», continuó. Con la producción local no se puede contar hasta bien entrado diciembre o, incluso, enero; será entonces cuando se recoja lo que se «plante en septiembre».

No será fácil

¿Hasta cuándo se prolongará entonces la carestía? Solo cabe pensar en la aparición de un mercado que colme las necesidades del Archipiélago, y no será fácil. La otra solución es la total desaparición del escarabajo de Colorado y, a tenor de la intensidad con la que ha hecho acto de presencia en el condado de Kent, «eso no ocurrirá en menos de tres, cuatro o cinco meses», según calculó Pulido. Es el tiempo que consumirán los análisis periódicos y tratamientos hasta constatar que se reducen los niveles de contagiosidad.

En Canarias se consumen en torno a 3.000 toneladas de papas semanales

Llueve sobre mojado, porque tampoco la zafra anterior resultó de las más provechosas debido a los daños que el excesivo calor ha provocado en las cosechas. El secretario general de Asaga Canarias, Theo Hernández, reveló hace dos semanas que muchas de las fincas de las Islas han perdido entre el 50% y el 70% de la producción que era habitual.

El consumo semanal de papas en la comunidad autónoma es de «tres millones de kilos a la semana» (3.000 toneladas), según Pulido. El presidente de Adipa calcula que ahora mismo es posible conseguir entre 2.000 y 3.000 kilos en algunas fincas aisladas.