Transportes

Portugal blinda por ley la construcción del AVE: licitará el primer tramo el 14 de enero

La dimisión de António Costa no paralizará la apuesta por el tren rápido entre Vigo, Oporto y Lisboa

El exministro de Infraestructuras, Pedro Nuno Santos, confirma que concurrirá a las primarias del Partido Socialista

Vías del puente internacional sobre el río Miño entre Valença y Tui.

Vías del puente internacional sobre el río Miño entre Valença y Tui. / MARTA G. BREA

Víctor P. Currás

Es una inversión gigantesca que está ocurriendo en todo el país y que culminará en una obra que juzgaba que nunca se haría y se va a hacer”. Así de contundente se mostraba Antonio Costa el pasado 13 de octubre cuando garantizaba la construcción de la línea de Alta Velocidad entre Lisboa y Oporto que se prolongará hasta Galicia. Un mes después, y a pesar de la dimisión del primer ministro luso, el proyecto continúa adelante.

Este proceso de las palabras a los papeles tendrá un hito clave el 14 de enero, cuando Infraestruturas de Portugal licitará por 1.900 millones de euros el primer tramo de esta vía entre Oporto y Oiã, al sur de Aveiro. Y sea cual sea el resultado de las elecciones legislativas del 10 de marzo, esta infraestructura estará blindada política y jurídicamente gracias a la ley 38/2023. Este mes de agosto el ejecutivo de Costa aprobaba su “Lei das Grandes Opções para 2023-2026”, con la que fijaba sus políticas e inversiones necesarias para recuperarse de los efectos del COVID-19 y la guerra de Ucrania durante el próximo trienio.

En el texto apuntaba que “para promover el ferrocarril y los transportes públicos, fomentando la inversión en un sector de transportes más limpio, accesible y de calidad”, el Gobierno deberá concluir el programa Ferrovía 2020 y comenzar los del Programa Nacional de Investimento 2030, incluyendo la “creación de un eje de Alta Velocidad y elevada capacidad entre Lisboa, Leiría, Coímbra, Oporto, Braga y Galicia” como uno de los tres pilares a ejecutar antes de 2027.

Esto representa un cambio sustancial respecto a los frustrados intentos del último cuarto de siglo, ya que ha sido votado por la Asamblea de la República y el Comité de Ministros. Nunca antes un proyecto del país vecino había llegado a este punto, ya que la extinta RAVE –eliminada hace una década– no fue aprobada por el legislativo.

Estos 72 kilómetros iniciarán una nueva fase administrativa después de recibir en agosto la validación medioambiental, siendo la primera para reducir el tiempo de viaje entre ambas metrópolis de las casi tres horas actuales a 75 minutos. Este primer tramo incluye la reforma de la estación intermodal de Campanhã, el nuevo puente sobre el río Duero, una estación en Gaia con enlace al metro y alrededor de un tercio de su recorrido se realizará a través de túneles, puentes y viaductos. El objetivo de IP es que el Lote B, entre Oia y Soure (freguesía al sur de Coímbra) pueda adjudicarse antes de julio de 2024.

Para ello el ejecutivo portugués había aprobado la creación de un fondo de 2.750 millones de euros a cargo de los remanentes presupuestarios, garantizando su financiación cuando los fondos europeos Next Generation cesasen. En el último año, ambos trazados han incrementado los costes estimados en un 15% y un 23%.

La Fase 2, que se prolongará hasta Carregado (unos kilómetros al norte de Lisboa) se encuentra en plena elaboración del Estudio de Impacto Ambiental (AIA) por lo que la adjudicación de las obras llegaría a partir del verano de 2024. Para los más de 90 kilómetros entre Oporto y la frontera en Valença, que tendrán que incluir nuevos trazados en el Aeropuerto de Francisco Sá Carneiro y Braga, el gobierno luso permanece a la espera de los movimientos de España al tener que coordinarse ambos para construir el nuevo puente internacional sobre el río Miño. El pasado mes de mayo el Ministerio de Transportes adjudicaba con un mes de adelanto el Estudio Informativo de la Salida Sur ferroviaria de Vigo por un periodo de 18 meses. Es por ello que a este lado de la “raia” no habrá novedades hasta el próximo verano, cuando se someterán a información pública los posibles trazados entre la estación de Urzáiz y Porriño.

Regreso del “impulsor”

Partido Socialista

Pedro Nuno Santos (São João da Madeira, 1977) fue el ministro de Infraestructuras de Costa que en mayo del pasado año se atrevió a instar a España a “dar corda aos sapatos” en la materia, pese a que su país no cuenta con ni un solo kilómetro de este tipo en servicio. Economista de formación por la Lisbon School of Economics, ejerció como secretario general de sus juventudes entre 2004 y 2008 y representa al ala más izquierdista del partido; llegando a oponerse al pago de la deuda soberana durante la crisis económica.

El diputado por Aveiro dimitió el pasado 29 de diciembre por el escándalo de las indemnizaciones a exdirectivos de TAP Portugal. Sin embargo, durante los últimos meses ha limpiado su imagen en la comisión parlamentaria de investigación –ejerciendo también de comentarista político en televisión– mientras que su sucesor, João Galamba, ha acabado dimitiendo dentro del escándalo del “Caso Influencer”.

En una alusión indirecta a estas polémicas, Santos apuntó el lunes dirigiéndose a la audiencia en la sede del partido: “Conocen mis cualidades y mis defectos, mi inconformismo y mi combatividad, conocen mi voluntad de hacer cosas,” y que “los errores que cometemos y las cicatrices que llevamos son parte de nuestras vidas”.

En ese sentido, delineó las que son sus prioridades: los salarios, la vivienda y la reorganización del territorio. Como único rival por el momento figura Jose Luis Carneiro, actual ministro de Interior y miembro del ala más “moderada” del partido.

[object Object]

>Obras con rango de ley

Este verano incluyeron el eje de Alta Velocidad entre Lisboa y Galicia como una prioridad a iniciar antes del 2027.

>Primer contrato en enero

Los 72 kilómetros hasta Aveiro tendrán un coste de 1.900 millones de euros, siendo la primera fase de toda la línea.

>Un aval como candidato

Pedro Nuno Santos, exministro de Infraestructuras e impulsor del plan de modernización ferroviaria, aspira a liderar a los socialistas.