«Hay miedo y dudas»: Canarias apenas tramita diez bajas por dolor menstrual en seis meses

Sindicatos y afectadas piden hacer campañas para acabar con el temor a las represalias y al estigma

Solo 930 mujeres han cogido el permiso a nivel nacional

Una mujer sufre dolor abdominal durante la menstruación

Una mujer sufre dolor abdominal durante la menstruación / Europa Press

Clara Morell

Clara Morell

Calambres en las piernas, cólicos en el abdomen, punzadas en la espalda, náuseas, dolor de cabeza e incluso diarrea. Los días de menstruación pueden ser un infierno que incapacite a algunas mujeres a la hora de realizar las tareas más cotidianas. Entre las patologías que pueden causar este malestar durante la regla se encuentra la endometriosis, que afecta a una de cada diez mujeres en el mundo. A pesar de la elevada incidencia de esta enfermedad, los datos reflejan que la gran mayoría de las mujeres continúa trabajando. Según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en Canarias apenas se han tramitado diez bajas por menstruación dolorosa en seis meses.

A nivel nacional, el número de bajas tramitadas asciende a 930 hasta mediados de noviembre, lo que equivale a una media de 57 por comunidad autónoma y sitúa a Canarias a la cola de pacientes beneficiadas por la medida. Este escaso éxito de la norma que reconoce la dismenorrea como incapacitante para el trabajo –y que entró en vigor en junio de este año– se debe, según los sindicatos, al escaso conocimiento que todavía hay sobre el nuevo derecho.

Para Carmen Marrero, secretaria de Salud Laboral y Sostenibilidad de Comisiones Obreras en Canarias (CCOO), las bajas menstruales suponen un «avance importantísimo» en cuanto a la visibilización de las dolencias que padecen las mujeres. «El hecho de que se reconozca que el dolor menstrual puede ser incapacitante ya es algo a valorar», apunta.

En estos meses de vigencia de la norma, varias mujeres se han acercado a CCOO en Canarias para consultar el funcionamiento de la baja. Además, allí han planteado sus dudas y miedos: «Quieren saber si pueden ser sancionadas por coger esa baja y temen que pueda ser mal vista por la empresa. También se preocupan por el hecho de que su ausencia pueda sobrecargar al resto de la plantilla».

Comisiones Obreras atiende las dudas y preocupaciones de las mujeres; temen que se las sancione

La medida parece no haber calado en la población a la que va dirigida a tenor del escaso aprovechamiento que se está haciendo de la misma. En este sentido, Marrero insta a las administraciones a realizar campañas para informar de que tras los fuertes dolores menstruales pueden esconderse enfermedades que se deben tratar, como la endometriosis, el síndrome de ovarios poliquísticos o la presencia de miomas

Solo «concienciando» a la población y a los profesionales de la salud sobre estas patologías, Marrero cree que «se mejorarán los diagnósticos y, por tanto, el reconocimiento efectivo del derecho a no tener que ir a trabajar cuando se sufre un dolor que es incapacitante».

Mujeres con miomas, ovarios poliquísticos o endometriosis podrían haberse acogido a la norma

Otro de los factores que influyen en la invisibilización de enfermedades que afectan a las mujeres es la creencia popular de que estas tienen mayor tolerancia al dolor que los hombres. María Jesús Illo, periodista y autora del libro Seis horas, mi vida con endometriosis, recuerda que este mito tiene sus raíces en versículos como este: «Multiplicaré las molestias en tus embarazos y con dolor parirás a tus hijos». Para la periodista, la «horrible educación patriarcal» ha llevado a las mujeres a sufrir «en silencio» y a considerar «normal» el hecho de tener dolor. 

En el caso de Illo, pasaron casi tres décadas hasta que se le diagnosticó que padecía endometriosis a pesar de que desde que tenía 17 años sufría vómitos y desmayos con cada período. Por todo ello, valora positivamente la baja por menstruación dolorosa en tanto que contempla «una realidad hasta ahora invisible» y «sirve como impulso a la mejora de los diagnósticos».

Vacíos en la norma

Desde la Asociación de Afectadas de Endometriosis Crónica (Adaec), su delegada en Canarias Melanie Reyes considera que estas bajas «parten de un planteamiento inadecuado», pues no contemplan la realidad de muchas mujeres: «Solo pueden acogerse a ellas las mujeres en una fase muy inicial de la endometriosis, que son las que por lo general tienen la menstruación»

Y es que en fases más avanzadas de la endometriosis, las pacientes suelen recibir tratamientos que frenan el sangrado. Por ello, Melanie afirma que la norma «invisibiliza a las pacientes que están en fases más avanzadas de la enfermedad, aquellas que sufren dolor pero no menstrúan».

Las claves de la Ley de Salud Sexual

Requisitos

Diagnóstico previo

La Ley de Salud Sexual y Reproductiva recoge que la paciente deberá recibir un diagnóstico previo, ya sea de endometriosis, síndrome de ovario poliquístico o miomas para poder acogerse a la baja por dolor menstrual.

Características

Sin duración determinada

La norma no recoge la duración mínima ni máxima de la baja, por lo que será decisión del facultativo. La duración de la menstruación varía en cada paciente.

Beneficiarias

Mujeres y personas trans

La medida se aplica «a todas las personas que estén en España, con independencia de su nacionalidad», siempre que menstrúen.

Remuneración

Sin penalización

La Seguridad Social paga el subsidio desde el primer día para evitar penalizar a las mujeres. En cambio, en las bajas por enfermedad o accidente, el Estado comienza a pagar a partir del cuarto día.

Personal que emite la baja

Médicos de familia

Como en cualquier otra incapacidad temporal, la paciente deberá solicitar la baja al médico de familia.

Garantías

Derecho a la intimidad

Los motivos de la baja solo los conoce el paciente y el personal sanitario. Asimismo, es ilegal preguntar en una entrevista de trabajo si se padecen reglas dolorosas.

Protección

Nulidad de los despidos

Si una empresa despide a la trabajadora tras conocer que ha solicitado bajas por regla dolorosa, sería nulo por discriminatorio.

Críticas

Miedo al fraude

Empresarios y voces nacionales de PP y Vox mostraron su disconformidad a la norma por miedo a que aumentara el absentismo laboral.