Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria

Juan José Cardona: "Invertir en el parque Santa Catalina es la mejor manera de crear empleo"

"Mi objetivo es mejorar los resultados de 2011, estudiamos para notable y queremos más que un aprobado", apunta el candidato popular al ayuntamiento capitalino

Juan José Cardona con la ciudad y el Puerto al fondo.

Juan José Cardona con la ciudad y el Puerto al fondo. ANDRÉS CRUZ

¿Serán 11 concejales o 16 el 24M? ¿Más o menos que ahora? ¿Qué palpa en la calle?

Mantengo intactos mis propósitos y los objetivos que nos habíamos trazado, y que se sustentan en el trabajo hecho. Yo creo que, objetivamente, el trabajo realizado en la ciudad se puede ver y, en consecuencia, se puede pensar que los ciudadanos van a responder positivamente a ese esfuerzo. Eso lo confirmo con las conversaciones, sensaciones y mensajes que, a diario, me transmiten los ciudadanos. Las encuestas son respetables, pero mantengo intacto mi objetivo, que es mejorar los resultados actuales. Cuando uno trabaja y estudia para un notable alto, no se puede conformar con un aprobado.

Una de sus propuestas principales cuando se presentó a las elecciones en 2011 fue promover el empleo, y las cifras de paro cuatro años después son descorazonadoras. ¿Cómo lo explica?

Nosotros asumimos la responsabilidad de dirigir el Ayuntamiento en un momento en el que la bola de nieve venía a una velocidad extraordinaria, y esa bola de nieve ha seguido devastando el empleo durante largos meses. Creo que solo las políticas impulsadas por el Gobierno de España, que han supuesto un importante sacrificio de todos los ciudadanos, han logrado redireccionar la situación, primero para parar esa bola, y luego para recuperar el terreno perdido. Esas son las políticas generales, las que generan las condiciones para que los empresarios, los autónomos, etc, generen empleo. Hay que analizar el asunto en su amplitud. ¿Cuál es el papel del Ayuntamiento en ese contexto? Tener una ciudad competitiva e impulsar políticas de fortalecimiento del entramado económico y social. Sinceramente, creo que esa tarea la hemos conseguido. La ciudad está preparada, en las mejores condiciones, probablemente como nunca en la historia, para aprovechar las oportunidades, en la medida en la que se mejoren el resto de circunstancias. Hemos fortalecido el turismo, que ha mejorado en afluencia. El sector marino-marítimo, que genera mucha actividad en torno al Puerto, el sector náutico o la investigación. Y después, y esta es una labor cuyos frutos no son a corto plazo, hemos trabajado para afianzar a la ciudad como una gran plataforma logística y de servicios, la más importante de esta parte del mundo, lo que hemos llamado estrategia PIC (Plan de Internacionalización de la Ciudad). Por tanto, creo que hemos hecho los deberes. Los resultados en términos de número de empleos, nos hubiera gustado que fueran mejores, pero de esa realidad no se puede responsabilizar a las administraciones locales.

En su intención estaba bajar los impuestos y tampoco lo ha materializado. ¿Estaría en disposición de prometer que lo hará si gobierna los próximos cuatro años?

Sí, entra en mis planes. Cuando uno analiza los compromisos que contraje y el nivel de su cumplimiento, evidentemente, el lunar que aparece es el de no haber podido bajar el IBI, a pesar de haberlo intentado en varias ocasiones, teniendo como límite la prohibición que una ley estatal fijó para todos los ayuntamientos de España. En su lugar, bajamos el impuesto municipal de vehículos, el de actividades económicas y todas las tasas que estaban a nuestro alcance para compensar la no disminución del IBI, que era a lo que yo me había comprometido. En la medida en la que la restricción legal desaparezca, volveré a plantear la reducción del IBI.

La oposición afirma que usted bonifica a las grandes empresas, en referencia a la rebaja del 95% del Impuesto de Construcciones a los promotores del acuario, mientras aumenta la presión fiscal a las personas con menos recursos...

Esa es la utilización torticera de un argumento cargado de demagogia. Sólo en un caso se ha producido el hecho de favorecer una inversión mediante la bonificación de un impuesto municipal, y ha sido el caso del acuario, sobre el que todo el mundo pretende colocarse una medalla, pero cuando hemos tenido que aprobar medidas dirigidas a favorecer su implantación, la oposición ha mirado a otro lado. Mi compromiso con el promotor del acuario era darle todas las facilidades del mundo para que eligiera Las Palmas de Gran Canaria como el lugar para establecerse, y entre esas facilidades está utilizar los mecanismos legales para favorecer la inversión. Es una de esas inversiones que van a atravesar horizontalmente toda la economía de la ciudad. Y es necesaria para darle la vuelta a la situación de desempleo. Cualquier descuento que hayamos hecho al promotor del acuario, la ciudad lo va a recibir multiplicado por mil en términos de empleo y riqueza.

¿Hubo otras ciudades que competían para instalarlo?

No, que yo sepa. Lo que sé es que la razón que esgrimen los Kiessling para haber decidido instalarse en la ciudad es la seriedad que siempre recibió, tanto del Ayuntamiento, como de la Autoridad Portuaria.

¿Qué tienen Luis Ibarra y Juan José Cardona para haber llegado a tantos acuerdos? Se ha difuminado el muro histórico entre ambos entes. ¿Por qué, siendo de distintos partidos? ¿Son tan importantes las personas?

Los caracteres de las personas que se sientan a negociar, y la confianza que se debe generar entre ellas, son importantes e influyen. Y eso tiene que ver con un sentido del cumplimiento del deber, tanto en él como en mí, y con la sensación de que no podemos jugar, ni frivolizar con responsabilidades tan importantes. Lo que ha ocurrido es que somos personas conscientes y con sentido del cumplimiento del deber. No siempre ocurre. Son tiempos para compartir. Aquí se ha visto que una operación como esta, que ha sido una de muchas que hemos tomado para propiciar el desarrollo urbanístico del puerto, ha generado una situación de éxito, donde cada protagonista tiene su cuota. Es un ganar-ganar que nos ha ido bien a todos. Lo que sí les digo a los agentes económicos, es que no permitan que, en un futuro, sea quien sea el que esté al frente del Puerto o el Ayuntamiento, volvamos a asistir a un divorcio entre ambas instituciones, porque la ciudad y el puerto son dos caras de la misma moneda.

El acuario es un éxito y luego otras actuaciones como La Cícer, los castillos...

Las piscinas de Tamaraceite, el equipamiento deportivo del Cono Sur...

Sí, son logros en espacios que estaban bloqueados hace años... Pero también hay algunos asuntos que hay que resolver, por ejemplo, el futuro de la Biblioteca del Estado.

Sí, con independencia del resultado del trámite procesal del recurso de amparo, la Biblioteca Pública del Estado, como ocurriera con la Supercomisaría, no corre ningún riesgo. El Gobierno del España tiene instrumentos legales en su mano para evitar cualquier futuro distinto al de que la Biblioteca siga funcionando como hasta ahora.

¿Y la recuperación del Guiniguada? ¿Y el hotel de El Rincón?

Cuando uno plantea en el horizonte proyectos de infraestructuras o inversiones importantes... Bueno, el acuario no lo prometí. Me comprometí con los ciudadanos a impulsar esta ciudad como destino turístico y hemos seguido haciendo cosas, con la guinda del acuario. Sí pusimos en la nómina de planteamientos a realizar algunos proyectos como el hotel de El Rincón, que sacamos a concurso, y para el que nadie presentó oferta. La disponibilidad del Ayuntamiento estaba ahí. Desde que el mercado madure o se avenga a mejores condiciones, ese proyecto saldrá adelante.

¿Volvería a sacarlo a concurso?

Si se dan las condiciones, sí. Habría que esperar a tener constancia de que existe un interés concreto para adquirirlo. Luego, usted me habla de otras infraestructuras para las que nos hemos visto condicionados por la falta de recursos públicos... ¿Si ni siquiera se ha podido terminar la cuarta fase de la Circunvalación, cómo se van a abordar otros proyectos viarios?

¿Se refiere al nudo de Torre Las Palmas?

Yo antes que el Guiniguada, creo que debe ser prioritario ese proyecto, para el Ayuntamiento y para el Gobierno de Canarias, porque la principal obra de infraestructura viaria que tiene Canarias es remodelar la GC-1, desde Belén María hasta la salida, por el número de coches que transitan y por la economía que se genera desde el Puerto y el Sebadal. Una vez terminada la cuarta fase de la Circunvalación, que esta obra sea la prioritaria, respetando, por supuesto, la carretera de La Aldea.

¿El Estadio Insular se ha hecho como usted quería o es lo que se pudo pactar con el Cabildo, tras la polémica del concurso y el proyecto fallido de Borjana?

De los asuntos con los que el Ayuntamiento discrepó con el presidente del Cabildo, con respeto institucional, fue el instrumento a utilizar para transformar el Estadio en un gran parque. Aquella iniciativa en la que el Cabildo estuvo trabajando, no salió, y por tanto, las condiciones en las que nos transfirió la gestión del Estadio se limitan al espacio libre. Con esas restricciones y con el presupuesto que hemos tenido, hemos hecho una intervención de la que estoy enormemente satisfecho, porque recuperamos el lugar como un gran parque, y se respeta la memoria del Estadio como templo de los sueños de mucha gente. Son los tiempos. Este mandato se caracteriza porque hemos hecho más con menos.

Agustín Gutiérrez, concejal de Hacienda, tiene mucho que ver en eso...

En el ámbito de la Hacienda, sin duda, Agustín, y en el ámbito del Urbanismo, junto a Martín Muñoz, destaco la labor extraordinaria como técnico de José Setién, porque ha vuelto a demostrar su visión de la ciudad, por el Estadio, por La Cícer, por la piscina de Tamaraceite, por los castillos o por el pabellón del Cono Sur... Y la inversión más grande que ha hecho el Ayuntamiento en este mandato, que mata otro de los mitos con los que la oposición me critica, que es que sólo se ha invertido en la parte baja de la ciudad, la hemos hecho en el plan de Tamaraceite Sur. Nuevas carreteras, vías y plazas, nuevos parques y equipamientos comerciales... Todo se ha impulsado con dinero municipal. Eso ha requerido unas dosis de gestión brutales y se ha creado una nueva centralidad.

¿A qué se refiere?

Tamaraceite, durante muchos años, creció en población, y no lo hacía en equipamientos. Durante este mandato hemos dotado el barrio de esas necesidades. Hemos construido una nueva centralidad en la ciudad. Para que abandonemos esa cultura de que Tamaraceite es un espacio alejado del centro. No, hoy Tamaraceite es el centro. Los vecinos no tienen que desplazarse para proveerse de bienes y servicios. Eso es equilibrar la ciudad. El argumento manido de que no invertimos en los barrios se desmorona con proyectos como éste.

Se ha invertido en la Vega de San José y el Cono Sur, pero eso no se traduce de forma palpable en mejorar las condiciones de sus habitantes. ¿Qué se propone hacer para recuperar esa zona?

Si analizamos toda la Vega de San José en término de equipamientos, ha mejorado mucho. La Ciudad de la Justicia, que se está integrando de una manera pacífica, ha generado una inyección de actividad económica y de vida, de renovación de usos, de revalorización de la zona, enormes. Pero si sigue mirando, desde equipamientos sanitarios, deportivos, parques, etc... Yo creo que la ciudad, distrito a distrito, se ha ido dotando de equipamientos. Por tanto, no creo que sea un problema de falta de inversión en equipamientos... Nos encontramos con barrios con una definición urbanística inadecuada, como ocurrió en Las Rehoyas, y en los que el paro se ha sentido de una manera grave, y es por lo que se producen situaciones de debilidad social. Pero no creo que la razón sea la falta de equipamientos e infraestructuras.

¿Es cuestión de más gasto social?

Si el Ayuntamiento hubiera tenido mucho más dinero en el presupuesto, nos encontraríamos con una situación contradictoria, porque si tuviésemos más dinero, significaría que la situación social está mejor, porque los dineros que recibe el Ayuntamiento proceden de la ciudad, de una manera o de otra. Cuando dicen que por qué no invertimos más en gastos sociales, bueno, porque no hay más. Otra cosa es que quitemos dinero a parques y jardines, a limpieza, a otros servicios, no asfaltemos las calles... Pero estaríamos retroalimentando la situación de deterioro de la ciudad. Porque esta ciudad quiere ser turística y, por tanto, la inversión en la ciudad turística no es un lujo, es una necesidad, porque de esas inversiones dependerá que venga el turismo, que si no viene, no genera actividad económica, ni empleo. Es un círculo vicioso. Invertir en el parque Santa Catalina es la mejor manera de crear empleo, porque mejorando y embelleciendo las zonas turísticas, donde el cliente que viene deja el dinero, se fortalecen el comercio, la restauración, etc.

Ya que 'viaja' usted al parque Santa Catalina, ¿cómo ve el futuro del Carnaval, tras el acuerdo con los vecinos?

A los representantes de los grupos del Carnaval les decía que se equivoca quien mira al Carnaval de 1980, porque la sociedad de 2015 no es la misma que la de esa época. El Carnaval evoluciona como evolucionamos todos.

¿Hacia un Carnaval de día, como el que ha funcionado perfectamente en Vegueta?

Absolutamente, porque se está produciendo un envejecimiento de la población. Esas personas que antes protagonizaban la noche, hoy quieren seguir divirtiéndose, pero las circunstancias familiares ya no son las mismas. Es un proceso natural, un Carnaval en el que los niños, los padres y los abuelos se divierten juntos.

Hablando de Vegueta, el casco se ha revitalizado...

Sí, pero le falta todavía. Le falta resolver la asignatura pendiente de posibilitar la reutilización de las casas y casonas antiguas y protegidas como residencial, por nuevas familias. Esto solo se puede conseguir flexibilizando la normativa que regula el parque de viviendas protegidas del barrio histórico, incorporando uso turístico y residencial. En cuanto a la dinamización, sí es un ejemplo que se está exportando, en el que una zona empresarial y de ocio, puede, refrescando su oferta, sorprender a la ciudadanía. Y es, quizá, uno de los mejores ejemplos de lo que ha sido el eje de gobierno de este mandato, porque es la manera en la que yo entiendo la participación ciudadana. Hemos llenado la calle de vida. La vida de la ciudad es una película donde hay escenas en blanco y negro, que queremos paliar, pero también hay color.

En cuanto a la movilidad, ¿está preparada la ciudadanía para el cambio de mentalidad que suponen la zonas azul y verde, los carriles bici..? ¿Qué le parecen las quejas sobre las zonas azul y verde?

Son lógicas cuando se produce un cambio. En este mandato se ha producido la mayor transformación de la historia en política de movilidad. En cuatro años, la ciudad ha procesado de manera brillante estos retos, revolucionando el servicio de Guaguas Municipales, multiplicando por tres o por cuatro los carriles guaguas, lo que siempre genera resistencias... Porque todos apoyamos el transporte público, pero apoyarlo significa darle preferencia de paso. La existencia de carriles bicis o las zonas verdes y azules... Los ciudadanos se han adaptado, aunque hay que seguir mejorando.

¿Qué resultados ha dado la intervención en Emalsa?

Yo diría, más que 'ha dado', está dando. Es un proceso continuado, que tiene un plazo del que estamos en el ecuador. El principal fruto es que el Ayuntamiento se ha hecho respetar frente a la compañía. No porque las personas que estaban al frente no quisieran respetarnos, sino porque se habían instalado en una cultura en la que el Ayuntamiento se veía más como socio que como controlador o tutor de la labor de la compañía. Nuestra obligación es controlar lo que hace la compañía. Podríamos dejar de ser socios y eso no invalidaría ese papel de control.

¿Dejar de ser socios?

No, no digo que eso vaya a ocurrir, todo lo contrario, si tengo la oportunidad, recuperaré la mayoría de las acciones.

¿Cómo?

Sólo hay dos maneras. Llegando a un acuerdo con uno de los socios para que venda sus acciones, o bien por la vía del rescate, que no es algo pacífico... Para eso tendría que darse el incumplimiento grosero y además habría que indemnizar. Por tanto, no se puede frivolizar. Ahora, si se dieran las circunstancias del mercado donde uno de los socios quisiera vender y el Ayuntamiento estuviera en disposición de hacerlo, lo haría.

Una de sus obsesiones

De lo más satisfecho que estoy de esta estrategia es de que 40 instituciones la avalan. No es una ocurrencia, como la tildaron al principio. Pase lo que pase en las próximas elecciones, los actores de la mesa PIC tienen la firme intención de continuar. Trabajar juntos. Hemos ido identificando las fortalezas para diversificar y no depender de un solo sector. Están maduras y hay que darles visibilidad. De ahí las nuevas incorporaciones a la lista, sobre todo, Jimena Delgado, que liderará esta estrategia. Entre 2014 y 2020, la UE va a invertir más de 200 millones en Canarias y gran parte de esos proyectos quiero que vengan a Las Palmas de Gran Canaria. Queremos ser líderes en turismo, en el sector del mar y en la internacionalización. Ahí podemos ser buenos en las compañías startup del ámbito tecnológico, como base logística de empresas y ayuda humanitaria; y en la industria cinematográfica, donde el Manuel Lois juega un papel fundamental para centralizar los rodajes. Atisbo que después de haber sentado las bases, lo mejor está por llegar. Veo el futuro con extraordinario optimismo. La ciudad está lanzada y orientada hacia un futuro de prosperidad.

¿En la confección de las listas ha salido perjudicada la visión de la ciudad pegada al distrito? Sus concejales de barrios están en puestos bajos.

Yo creo que las listas inevitablemente necesitan un orden y siempre tiene que haber un segundo y un tercero, aunque parezca una perogrullada. Además está la ley de paridad... Confeccionar las listas no es fácil. En ese sentido, he procurado respetar para los que se quedaban los puestos de la lista anterior, lo que ocurre es que he incorporado a personas como José Miguel Álamo y Jimena Delgado, uno reforzando el componente social y otra el desarrollo económico.

¿Cómo define al equipo saliente?

Buenas personas y servidores leales. Todos hemos terminado el mandato siendo mejores y más amigos.

¿En su diseño del futuro está Claudio Rivero?

Con las personas que han estado trabajando conmigo, pero tienen una responsabilidad como funcionarios en la comunidad autónoma, tengo el problema de que me han pedido volver a esa tarea, para consolidar sus carreras profesionales. Eso ocurre en el caso de Claudio Rivero, de Agustín Gutiérrez y de Martín Muñoz.

¿Ve posibles pactos si no logra la mayoría? ¿Le gusta el color naranja de Ciudadanos?

Ahora mismo no me planteo nada de eso. Mi objetivo es mejorar los resultados de 2011.

¿Qué haría si gobierna que no haya podido hacer en estos cuatro años?

Mi sueño sigue siendo lograr que ni un solo ciudadano de Las Palmas de Gran Canaria esté desempleado... Y se puede conseguir, la ciudad está preparada para ello.

Compartir el artículo

stats