Astroturismo

Canarias es una gran ventana a las estrellas

El turismo ‘starlight’ encuentra en Canarias un paraíso para la observación astronómica debido a la calidad del cielo del Archipiélago | La Palma, Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife cuentan con observatorios y lugares privilegiados

Telescopio en el Observatorio Astronómico del Roque de los Muchachos en la isla de La Palma.

Telescopio en el Observatorio Astronómico del Roque de los Muchachos en la isla de La Palma.

La Provincia

La Provincia

El turismo astronómico o turismo starlight es cada vez más popular, y las Islas Canarias son el destino perfecto para observar las estrellas en cualquier época del año. Gracias a su privilegiada situación geográfica y a la claridad de sus cielos, protegidos de la contaminación lumínica y declarados los más limpios de toda Europa.

Los vientos alisios y la inversión térmica que estos generan impiden la formación de nubes, convirtiendo a los cielos del archipiélago canario en los más claros de Europa. Se encuentra protegidos por la conocida como Ley del Cielo, la primera del mundo en ocuparse de la contaminación lumínica nocturna, esta legistlación controla además la contaminación radioeléctrica y atmosférica y regula las rutas aéreas para que nada entorpezca la observación de los astros. Canarias cuenta con instalaciones astronómicas de gran relevancia mundial donde se han realizado estudios cósmicos y experimentos de astrofísica. Auténtica reserva astronómica, algunas de estas instalaciones están ubicadas a 2.400 metros de altitud sobre el nivel del mar, como el Telescopio Solar GREGOR, en Tenerife, el más grande de Europa, o el Observatorio Astrofísico del Roque de los Muchachos, en La Palma, uno de los más prestigiosos del mundo. Ambos centros abren sus puertas para acercar sus conocimientos a todo el mundo. También hay empresas privadas que organizan rutas nocturnas guiadas y sesiones de observación desde espectaculares miradores.

Fue en el año 2007, en el marco de la Conferencia Internacional en Defensa de la Calidad del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas, celebrada en la isla de La Palma, cuando se aprobó la Declaración Mundial en Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas, conocida internacionalmente como la Declaración de La Palma o Declaración Starlight. A partir de la Declaración Starlight surge el sistema de certificación Starlight, con el objetivo de fomentar mundialmente la mejora de la calidad de las experiencias turísticas y la protección del cielo nocturno de aquellos lugares visitables que presenten excelentes cualidades para la contemplación del cielo estrellado y la práctica de actividades basadas en este recurso.

En las Islas Canarias se pueden encontrar tres zonas que cuentan con el reconocimiento de Reserva Starlight: las islas de La Palma y Fuerteventura y también el Teide y las cumbres de la isla de Tenerife. Esta denominación se otorga a aquellos territorios que conservan intacta la influencia lumínica natural y, por tanto, son excelentes para la observación de las estrellas. Además de acreditar unos cielos estrellados protegidos de contaminación lumínica, Gran Canaria alberga numerosas infraestructuras y actividades turísticas enfocadas a disfrutar y proteger este recurso natural, por lo que está reconocida como Destino Turístico Starlight por la Unesco.

Es por ello que el turismo astronómico o astroturismo ha experimentado un auge importante tanto para expertos como aficionados. Canarias posee unas características medioambientales únicas, lo que ha servido para que sea mundialmente reconocida como un destino astroturístico único. Su relieve, fruto de un proceso de formación geológico de millones de años, permite que se diferencien multitud de microclimas y sorprenda el gran contraste de vegetación y paisajes. La posibilidad de obtener impresionantes imágenes mediante la fotografía de estrellas y el time-lapse nocturno es también uno de los grandes atractivos de las cumbres canarias.

Además de los observatorios hay otros espacios de gran interés para los aficionados a la astronomía como puede ser los Llanos de Garañón, en Tejerda, Gran Canaria un buen lugar para la observación del cielo a unos 1.700 metros de altitud. En Fuerteventura se encuentra Morro Velosa, otro de los observatorios provilegiados, situado en la comarca central-occidental de la isla, cerca del núcleo urbano de Betancuria. El mirador de Morro Velosa permite disfrutar de las espléndidas características del cielo oriental del archipiélago. El Alto de Garajonay, en La Gomera, es una atalaya natural para la observación del cielo situado en el corazón de la isla. En la esquina noroeste de la isla de Tenerife, dentro del municipio de Buenavista del Norte, nos encontramos el mirador de El Palmar, una gran zona para avistar objetos celestes por su escasa contaminación lumínica.