Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS Entrevista

"Hemos vivido días de angustia por el desarrollo de la pandemia"

El consejero de Bienestar Social del Cabildo majorero, Víctor Alonso, asegura que la mejor noticia de la Covid-19 es la ausencia de fallecimientos en la isla

Víctor Alonso Falcón, consejero de Bienestar Social del Cabildo de Fuerteventura.

Víctor Alonso Falcón, consejero de Bienestar Social del Cabildo de Fuerteventura. FUSELLI

¿Cuáles son las principales medidas que ha tomado el Cabildo para afrontar la crisis sanitaria de la Covid-19?

Lo primero que hicimos fue la declaración de la Emergencia Insular diseñada para catástrofes o amenazas con el objetivo de garantizar una respuesta coordinada de todas las administraciones bajo un mando único que recae en la presidencia de Blas Acosta. Porque la prioridad era la vida de los vecinos y vecinas de la isla y especialmente los colectivos vulnerables. Estamos hablando de nuestros mayores, padres, madres y abuelos que podían ser contagiados y como hemos visto en otros lugares del país incluso podían perder la vida. Permítame que en este punto le haga una reflexión personal. Pensé en mis padres y en tantas personas de la tercera edad que he conocido a lo largo de mi vida, primero como concejal y luego como consejero de Bienestar Social. Creo que esta pandemia nos ha obligado a todos a mirar a nuestro entorno, a nuestros amigos y familiares y darnos cuenta de que esas personas están ahí siempre dispuestas a ayudar con generosidad y que ahora había que protegerlas de este terrible riesgo. Nuestro trabajo consistía en hacerlo posible y efectivo, y que las personas que quedaban encerradas en sus casas recibieran el apoyo de dos formas. Por un lado, evitando que salieran y se pusieran en riesgo; y por otro lado haciéndoles llegar lo necesario para su sustento.

¿Cómo considera que va a recuperarse Fuerteventura de esta pandemia?

Bueno, yo soy optimista. Lo primero que tengo que decir es que la gran mayoría de los majoreros han estado a la altura, han respetado las normas y han cumplido el confinamiento y los resultados están ahí. Ya superamos la fase 1 y hoy ya en la fase 2, lo que más me satisface es que no ha habido pérdidas de vidas humanas y que el día que la persona que se encuentra en la UMI sea dada de alta podremos pasar página. También tenemos unos profesionales sanitarios, cuerpos de seguridad, funcionarios de la administración, empleados de la limpieza, transporte y alimentación que se han arriesgado y garantizado los servicios prioritarios de atención a las personas. El futuro es incierto y depende de muchos factores, pero lo primero que es la salud, se encuentra a salvo.

¿Ha detectado un incremento en las partidas sociales?

Dada la situación de crisis económica que ya empezamos a sufrir de aumento del paro y cierre de empresas y negocios. Prevemos un aumento exponencial de la demanda. Desde el Cabildo acabamos de aprobar varios expedientes relacionados con la Covid-19 de más de dos millones cuatrocientos mil euros, por un lado para los servicios prioritarios de la institución insular en materia social y para los ayuntamientos, esto les permitirá hacerle frente a las necesidades de los vecinos, la partida en ayudas de emergencia sube un 300% en relación con el año 2019.

El Cabildo culminó el día 21 de abril la campaña de ayudas de alimentos No están solos, juntos lo lograremos , ¿Qué valoración hace de ella?

El programa surgió para solucionar situaciones angustiosas, porque muchas familias en situación de riesgo de exclusión, tenían que elegir entre infectarse o salir a comprar alimentos. Así que se decidió poner en marcha un programa para que les llegara una ayuda de emergencia en forma de paquete básico de comida y para los que tenían medios económicos, poner un equipo de personas que fueran hacer la compra por ellos. Y ha sido un éxito, de momento recibimos más de 3.000 peticiones que se han ido revisando por los servicios de asistencia social del Cabildo y los ayuntamientos. Hemos entregado 2.800 de estas ayudas directas de comida y manutención básica y lo que es más importante, todas estas familias han evitado exponerse al virus y contagiarse. Le diré que la logística de este programa era muy compleja, tenga en cuenta que los servicios del Cabildo, y los ayuntamientos hemos tenido que hacer un importante sobresfuerzo. No sería justo que yo aquí no reconociera el enorme sacrificio de las trabajadoras del Cabildo y ayuntamientos que han dedicado horas a revisar y completar los expedientes de ayuda, también de nuestros colaboradores las empresas de alimentación y de distribución de la isla que han participado en el reparto y las ONGs que han aportado ayudas al seguimiento del programa.

Han habido críticas por la adjudicación a algunas empresas de esta campaña. ¿ Qué dice a esto?

A los que critican tengo que decirles que a toro pasado es muy fácil criticar, es muy mezquino andar dudando de las empresas majoreras y de los trabajadores públicos. Se buscaron las mejores condiciones de capacidad y logística, como llegar a los sitios más remotos de la isla con garantía en el transporte y seguridad de los trabajadores y receptores de la ayuda. En cuanto a la adquisición de los productos, gran parte de ellos se obtuvieron de los productores locales, favoreciendo así una adecuada economía circular. Por otro lado, hubo que garantizar el cumpliendo de las estrictas condiciones de la fase 0 y todo en un tiempo récord, puesto que cada minuto en esta fase significaba sufrimiento para los que necesitaban la ayuda. En ese sentido estoy satisfecho.

La Residencia de Mayores ha sido uno de los puntos de riesgo. ¿Cómo ha afrontado la institución esta situación?

Hay que reconocer, que en la isla y diría que el resto del mundo también, no estábamos preparados para algo como esto. Hasta que no se hicieron los test, no nos quedamos tranquilos. Como institución responsable de la supervisión hemos vivido días de angustia sobre todo conociendo lo que ocurría en Madrid y otras latitudes del Estado. Para nosotros fue una prioridad desde el principio y se dotó de equipos de autoprotección al personal desde que los tuvimos disponibles, se prohibieron las visitas y se aisló la Residencia. Según se fueron habilitando medios por parte del Gobierno se procedió la desinfección de las instalaciones. Incluso se ofreció a los trabajadores pernoctar en el Hotel Mirador para minimizar al máximo el riesgo de contagio, siempre por recomendación de las autoridades sanitarias. Es verdad que nos hemos llevado sustos con los positivos y que hemos pasado noches sin dormir pensando en nuestros mayores y estudiando medidas de contingencia en caso de contagio de los usuarios. Tengo que agradecer, aunque me repita, a los trabajadores y trabajadoras del centro su dedicación y entrega.

¿Cómo reaccionó cuando se enteró de la situación de los ancianos de la Casa-Hogar de Tarajalejo?

Era una importante situación de riesgo por los medios de que disponía, así que decidimos tomar una medida excepcional confinándolos cerca del hospital en el Hotel Mirador donde se podía hacer un seguimiento estrecho de las condiciones sanitarias y minimizar el riesgo de contagio, como ha ocurrido. En este asunto en todo momento hemos estado coordinados con el Gobierno canario y la Fiscalía.

Compartir el artículo

stats