Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comunidad islámica reclama un cementerio para sus muertos

El colectivo demandan una zona en los camposantos para dar sepultura a los fallecidos por el rito islámico | Ningún municipio dispone de espacio habilitado

Mohamed Amjahdi sentado en una zona del interior del cementerio de Antigua. | | LP/DLP

Mohamed Amjahdi sentado en una zona del interior del cementerio de Antigua. | | LP/DLP

La comunidad islámica en Fuerteventura reclama espacios habilitados en los cementerios para que sus fieles puedan ser enterrados tal y como profesa su religión. Ninguno de los camposantos que existen en la isla disponen actualmente de una zona para albergar a los musulmanes fallecidos. Pese a las promesas y buenas intenciones de los Consistorios insulares, ninguno de ellos ha asumido su responsabilidad ni su compromiso.

El rito funerario es una parte indisociable de las religiones. Y en el caso del islam, es muy claro. Antes de ser enterrado, los familiares lavan el cuerpo del difunto mientras se recitan partes del Corán. Después, el cadáver debe ser inhumado en el cementerio con ataúd, enfocando en dirección a la Meca. Algo para lo que ni las leyes ni la mayoría de cementerios que existen en la isla están preparados para acoger este ritual.

Mohamed Amjahdi, representante de la comunidad islámica en la isla y presidente del colectivo en el municipio de Antigua, señala que «hasta ahora tenemos que enterrar a nuestros fallecidos en Lanzarote, donde existe un espacio en Teguise, en Gran Canaria o Tenerife con el consiguiente gasto económico en el traslado. ». Además, añade que «en estos momentos de pandemia la demanda se ha incrementado y en los próximos años serán cientos de personas las que requerirán este derecho».

Entre la población musulmana en Fuerteventura, la de origen marroquí es la más numerosa, cuyo número es difícil de cuantificar, aunque los representantes de esta comunidad la cifra en unos cuantos miles, muchos de ellos nacionalizados españoles. «Se trata de la segunda religión con más creyentes, después de la católica. Una gran parte de ellos son personas que migraron a Fuerteventura y que ya no tienen pensado ser enterradas en su país de origen. «Aquí han establecido su vida, su familia, sus negocios y pagan sus impuestos, por lo que tienen derecho a ser enterrados en Fuerteventura», apunta Amjahdi. Además, añade que «muchos musulmanes pagan un seguro para luego extraditar su cuerpo. Pero esto no significa que lo acaben haciendo. A medida que las personas se van estableciendo aquí y tienen hijos que son majoreros, no van a usar el seguro, sino que prefieren ser enterrados aquí”.

En opinión de Mohamed Amjadhi, refiriéndose a los menores nacidos y criados en la isla, “estos niños son majoreros que van a querer tener a sus padres enterrados aquí, cerca de sus casas. Y a esta situación habrá que sumarle los españoles que se han convertido al Islam».

Para el representante de la comunidad musulmana, no existe voluntad política para hacer realidad una demanda histórica y que ahora se agrava ahora con las dificultades que tenemos para enterrar a nuestros difuntos en Lanzarote o Gran Canaria. «En el Cabildo no nos contestan al teléfono y en el Ayuntamiento de Puerto del Rosario hemos pedido reunirnos desde septiembre del año pasado y ni siquiera nos han dado la cita. Sólo se preocupan de nosotros cuando llegan las elecciones». También, agrega que «los políticos solo hacen cosas cuando todo explota. Nos gustaría que trabajasen más en la planificación, porque de aquí a 10 años la situación será muy distinta y las personas tienen derecho a ser enterradas según su fe. Nos ampara la Constitución y los Derechos Humanos. Somos ciudadanos que contribuimos con nuestros impuestos».

Compartir el artículo

stats