Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tejeda

El Almendro en el pueblo más bonito

Miles de personas se dan cita en el municipio de Tejeda para disfrutar de la tradicional fiesta

El Almendro en el pueblo más bonito

El Almendro en el pueblo más bonito JOSÉ CARLOS GUERRA

Con una estampa inigualable y un ambiente ideal. Tejeda celebró ayer la 45ª edición de la Fiesta del Almendro en Flor, la primera desde que se incluyera al municipio en la asociación Los Pueblos Más Bonitos de España, un exclusivo club del que forman parte, por ahora, solamente 35 localidades del país. Cerca de 10.000 personas se dieron cita en el "techo" de Gran Canaria para disfrutar de este tradicional festejo con unos almendros en flor que conformaban, junto al Roque Bentayga al fondo y un cielo mayormente despejado, un precioso paisaje junto al cual los asistentes tuvieron la posibilidad de degustar platos típicos tanto del municipio como del resto de la Isla y de otros productos de artesanía, a la vez que las diferentes parrandas amenizaban la velada en las abarrotadas calles del casco.

Así, un total de 62 puestos ofrecieron a los visitantes distintos platos, postres y varias recetas elaboradas con almendras de Tejeda, como tartas, truchas o, cómo no, el famoso bienmesabe. De hecho, Angharad Ramírez, natural de Valsequillo asegura que siempre aprovecha la ocasión para comprar un poco de este dulce. Asimismo, la joven, si bien admite que prefiere la Fiesta del Almendro que tiene lugar en su municipio, "en esta hay un ambiente genial y se pasa muy bien".

No muy lejos de allí, Fina Domínguez, vecina de El Carrizal de Tejeda, se dedica a promocionar sus sardinas asadas a grito pelado, aportándole además un poco de humor al asunto: "¡Sardinas ecológicas de Tejeda, cultivadas en tierra, aquí como cada año!", exclama. Domínguez también ofrece a los que pasan a su lado un chocolate light, "porque la leche que dan las vacas de Tejeda no tiene grasa", aclara.

Josefa Rodríguez, en su puesto con productos del barrio de Lomos de los Santos, recuerda que, antiguamente, en la fiesta se entregaba, a los que llegaban, "una bolsita con piñón y almendras, y más adelante también se empezó a entregar mazapán; pero la esencia del almendro se mantiene".

Además de las parrandas que aportaban la melodía a la celebración, los presentes pudieron deleitarse también con exhibiciones de lucha canaria y de salto del pastor. Victoria Peñate, de Ayacata, destaca, precisamente, que "se le da impulso a la canariedad, tanto en cuanto a la cultura como a los productos de la tierra; y me gusta, de paso, echarme alguna cancioncilla que otra con la parranda". "Y encima el buen tiempo parece que acompaña", agrega. Lo cierto es que la temperatura, de unos 17 grados centígrados, puso de su parte. Y eso que una ligera llovizna, casi imperceptible, se unió a la fiesta.

El de ayer fue el tercer día de celebraciones de esta festividad, tras haberse vivido el sábado una jornada dedicada al turista en la que hubo 12 puestos de degustación que incluyeron el vino y el queso del país, los chicharrones, las piñas asadas, tortillas, caldos de papa y repostería de almendra. Puestos que volvieron a repetir ayer.

Aparte del clásico sancocho, los bocadillos de chorizo de Teror, las fresas de Valsequillo o el arroz con leche que se despachaban ayer en varios puestos, Sandra y José Francisco Suárez Ruiz, de La Solana de Tejeda, servían unas tortillas de calabaza con miel que crearon afición. Carolina Álvarez, vecina de Playa del Hombre, que acudía por primera vez a la Fiesta del Almendro en Flor, también se alegra de que "en este tipo de fiestas se potencie la artesanía", comenta.

Algo similar subraya Jesús Piñeiro, de Las Palmas de Gran Canaria, quien apunta que se trata de "una celebración muy divertida y se pasa muy bien; es interesante, y no solamente por los paisajes de los que se puede disfrutar aquí, sino también porque es un impulso para los productos de Canarias y los propios artesanos".

Por su parte, el alcalde del municipio, Francisco Perera, señala que la innovación principal de este año "está relacionada con el transporte, pues la gente se pudo trasladar gratuitamente desde San Mateo hasta aquí en guagua".

El regidor sostiene también que "se está viendo que cada año aumenta el número de visitantes, e incluso este año habilitamos más espacios para aparcar que estaban saturados desde mediodía". Asimismo recuerda que, "de las fiestas paganas, después de los Carnavales, esta es la más antigua; todas las fiestas que surgieron por ahí, como la Traída del Palo o la Traída del Agua, han sido copiadas de esta, son posteriores".

Igualmente, Perera agrega que otra de las novedades de esta edición es que se trata de la primera tras la reciente inclusión de Tejeda entre los pueblos más bonitos del país. Idaira Valmaseda, de Tejeda, también reconoce que este hecho es positivo. "Le da más encanto si cabe a la fiesta y al municipio; tiene más tirón gracias a esto", afirma mientras sostiene a su hija Ilia, de un año de edad, que a su vez agarra, como si le fuera la vida en ello, una de las flores del almendro. Otra bonita postal que se pudo contemplar ayer.

Compartir el artículo

stats