Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

San Bartolomé abre la puerta para regularizar a 125 empleados públicos

El gobierno aprueba la relación de puestos de trabajo tras 20 años de negociación

El alcalde, Marco Aurelio Pérez, (centro), ayer en sesión plenaria.

El alcalde, Marco Aurelio Pérez, (centro), ayer en sesión plenaria. LP / DLP

Está recién sacada del horno, pero ya acumula cerca de una treintena de reclamaciones. La Relación de Puestos de Trabajo (RPT) del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, que aprobó ayer el grupo de gobierno en el salón de plenos de Tunte con la abstención socialista y el voto en contra de Compromiso y Nueva Canarias, prevé regularizar "en un futuro" una bolsa de 125 empleados municipales, en su mayoría exlaborales de la subcontrata Perfaler Canarias, que por sentencia pueden optar a un puesto de trabajo indefinido en la Administración.

Los representantes sindicales que asistieron ayer al pleno de Tirajana salieron de las casas consistoriales "con un buen sabor de boca" tras haber conseguido que saliera adelante un instrumento "vital" para la organización de los trabajadores en el Ayuntamiento. Tras una batería de reuniones entre el concejal de Recursos Humanos, Manuel Vargas, y el colectivo sindical, la corporación puso fin a un proceso "tedioso" que ha durado más de 20 años y que sirve para "normalizar la situación de más de 100 trabajadores" que por sentencia pueden optar a un puesto de trabajo indefinido en el consistorio; según explicó Clari Sánchez, portavoz de Intersindical Canarias en San Bartolomé de Tirajana, a su salida de la sesión plenaria.

La aprobación de la relación de puestos de trabajo del Ayuntamiento sureño supone para la Administración disponer de un instrumento "base" en la que los trabajadores "puedan aspirar a promociones internas" mediante el debido procedimiento administrativo, o a "medidas de movilidad extraordinarias". Además, este instrumento, aunque arrastre "matices subsanables", como indicó el secretario general del Ayuntamiento, Marcelino López, en su informe servirá para delimitar las funciones de cada puesto laboral. "No es una carta de los Reyes Magos, en la que cada trabajador puede pedir lo que quiera", matizó Sánchez, pero sí permite revisar las peticiones de cada empleado, según su categoría o formación. En este sentido, se ha de destacar que cerca de una treintena de trabajadores ya han propuesto a la Administración que revise sus funciones.

No obstante, el documento, "aprobado a prisa y corriendo", según la concejala de Compromiso por San Bartolomé, Soledad Pérez, contiene numerosos "errores", del tipo "más jefes que trabajadores", que auguran una "inseguridad jurídica" abocada a conflictos internos, según la concejala nacionalista, Mari Pino Torres.

A pesar de que desde la oposición se pidió dejar el acuerdo sobre la mesa, con el fin de "subsanar las erratas antes de su aprobación" para que el documento adquiriera un carácter "más operativo"; el grupo de gobierno junto con la concejala del grupo Mixto, Dolores Herrera, abogaron por dar luz verde a un "elemento global del Ayuntamiento", que se ha elaborado de manera "consensuada" con los sindicatos y que se puede "mejorar" precisamente con las alegaciones de los afectados, destacó el alcalde.

A partir de hoy los trabajadores municipales disponen de un plazo de un mes para presentar sus recursos de reposición al documento. La Administración creará una comisión para valorar cada caso.

Compartir el artículo

stats