Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana Nuevo plan urbanístico

Gesplan propone derribar el centro comercial Cita

El proyecto, la construcción de un hotel, no contempla indemnizaciones para los 278 propietarios del espacio de ocio ni fórmulas de financiación

Fachada del centro comercial Cita, ubicado en la avenida de Francia de Playa del Inglés

Fachada del centro comercial Cita, ubicado en la avenida de Francia de Playa del Inglés LP/DLP

La empresa pública Gesplan, encargada de la elaboración del nuevo plan urbanístico de San Bartolomé de Tirajana, ha propuesto a la junta de propietarios del centro comercial Cita de Playa del Inglés su derribo para, en su lugar, levantar un hotel con capacidad para 700 plazas turísticas. Sin embargo, el proyecto no contempla indemnizaciones para los 278 comuneros que conforman el establecimiento ni respaldo financiero de una entidad que promueva su transformación en inmueble alojativo. El presidente de la comunidad de propietarios, Cristóbal Sevilla, vaticina que poner de acuerdo a los comuneros para llevar a cabo un proyecto de semejante magnitud constituye toda una utopía.

El argumento de Gesplan en su propuesta es claro: el centro, construido hace 44 años, está obsoleto. El mejor destino para sus 23.000 metros cuadrados es un establecimiento hotelero de cuatro y cinco estrellas, teniendo en cuenta además que se encuentra en el centro neurálgico de la principal zona turística del municipio.

No obstante, la iniciativa carece del respaldo de algún promotor turístico que asuma el coste de la obra. "Los técnicos de Gesplan, cuando se reunieron con la junta de propietarios del centro comercial para exponer su idea, se ofrecieron a ayudarnos a conseguir vías de financiación, pero la realidad es que ningún empresario ha mostrado interés por participar en este proyecto", confesó Sevilla.

La falta de capital privado que asuma la reconversión y el hecho de que la estrategia de Gesplan "tampoco contemple indemnizaciones para los dueños de esta parcela" hace inviable, por ahora, la propuesta. "Si no hay ningún tipo de indemnización por medio, ¿cómo vamos a valorar esta opción? Por el momento ya tenemos suficiente con sobrevivir al día a día", agregó Sevilla con un suspiro de resignación.

La principal fuente de ingresos de esta infraestructura, por otra parte, peligra desde que el Gobierno de Canarias ha impuesto una nueva restricción al uso residencial en zonas turísticas. La mayoría de los clientes de este enclave son extranjeros que, a través del alquiler de apartamentos de larga temporada, disfrutan de los meses de invierno en Playa del Inglés.

"Si ahora la normativa limita el uso de los apartamentos solamente a los turistas ocasionales, quienes solo consumen dentro de las instalaciones de los hoteles, la cosa no pinta muy bien, desde luego", aclaró el empresario, quien asegura que muchos de sus clientes repetidores se encuentran en estos momentos alarmados en sus países de origen por la incertidumbre jurídica que desprende la nueva normativa.

Idea antigua

La transformación del Cita en un establecimiento alojativo no es la primera vez que se plantea como alternativa para modernizar esta infraestructura. Ya el alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Marco Aurelio Pérez, se reunió en su anterior mandato con la junta de propietarios de este centro comercial para debatir la renovación del edificio. Sin embargo, la falta de consenso entre los 278 propietarios que integran la comunidad, unida igual que ahora a la falta de financiación, bloquearon el proceso de reconversión.

"Poner de acuerdo a tanta gente sobre un asunto tan delicado, donde cada propietario tiene una situación económica y unos intereses y expectativas distintas, no es precisamente tarea fácil", recordó el representante del Cita.

El estado deteriorado que presentan principalmente los sótanos de esta infraestructura se debe, en parte, al índice de morosidad que desprenden las cuentas comunes del edificio. El impago de las cuotas de algunos propietarios, que hace poco más de un año sumaban un total de 1,5 millones de euros, hace más cuesta arriba los gastos de mantenimiento de la instalación. "El sótano es la parte del edificio donde más locales han cerrado. El resto puede que esté funcionando a un 80%, pero sin dinero no nos planteamos ningún proyecto de renovación. Otra cosa es que venga un promotor con fondos y se retome la idea del hotel", aseguró Sevilla.

Atrás quedaron los años de apogeo en los que este centro comercial llegó a concentrar hasta tres discotecas de moda. Tiendas de ropa, restaurantes de renombre, incluso el grupo Fund Grube comenzó su desarrollo en el Sur en este enclave.

No obstante, el Cita no es el único edificio comercial que necesita emprender un proyecto de renovación de sus instalaciones en Playa del Inglés. Yumbo -que data de 1986 y que con el tiempo se ha convertido en el escenario del Carnaval Internacional de Maspalomas-, Plaza o Metro constituyen el resto de establecimientos que Gesplan sugiere renovar en aras de mejorar la oferta complementaria de sol y playa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats