Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Miguel Abad Marco

"Las enfermedades remiten en un 100% con el tratamiento con abeja"

"Hay personas que ejercen esta técnica con cursos de tres días, sin estar preparadas para aplicarla", denuncia el apiterapeuta

Miguel Abad.

Miguel Abad. LP / DLP

¿Qué es la apiterapia?

La apiterapia es el uso de productos y terapias relacionadas con las abejas. Se basa en el conocimiento de que las abejas son capaces de detectar los estancamientos energéticos y las zonas dolorosas. Cuando ven un color que les molesta, se defienden. Y lo que tratamos es administrar dosis controladas de miel, polen, propóleos, jalea real y el uso del veneno.

¿Cómo llega a formarse como apiterapeuta?

Yo llevo unos 15 años, y soy diplomado y máster en naturopatía, y estudié acupuntura. Me preparé con Pedro Pérez, que es uno de los grandes expertos y que fue el pionero en España; y con Stefan Stangaciu, el presidente de la Asociación de Apiterapeutas de Alemania.

¿Existen muchos especialistas en España?

Hasta hace poco éramos unos pocos, pero desde hace un tiempo hay clínicas que han traído personas de Chile y se han dado cursos de tres días para picar. Ahora ya no sabemos el número de personas que la ejercen, aunque muchos de ellos trabajan sin el conocimiento suficiente.

¿Cuando recibe a un pacien-te, qué procedimientos suele seguir?

Lo primero que hago es valorar si se puede ayudar a esa persona. No todas las enfermedades se tratan. Antes que nada, el paciente se debe realizar una prueba de alergia en un laboratorio o farmacia que hagan análisis de este tipo antes de empezar cualquier tratamiento, para ver si la puede recibir sin sufrir una reacción. Y, a partir de ahí, si se puede tratar, acude a la consulta para estudiar su caso.

¿Qué tipo de enfermedades trata?

Todo lo que tenga que ver con inflamaciones. Desde artritis, artrosis, esquinces y lesiones mal curadas, y reumatismos, hasta esclerosis, tumores, psoriasis y problemas inmunológicos. El tratamiento permite la activación de la circulación sanguínea. Y en las lesiones o partes debilitadas aplicando la apitoxina se produce una regeneración más rápida y efectiva, sin efectos colaterales. También tiene otras muchas ventajas.

¿Se aplican directamente las picaduras o existen otra aplicaciones secundarias?

Se puede hacer de forma indirecta, con una gasa y se mueve a la articulación. Y después está la aplicación directa del pinchazo de la abeja, que es más dolorosa, pero para ello se aplica también hielo

Las abejas pican donde hay un desequilibrio energético, y producen un reequilibrio similar al de la acupuntura, con el beneficio del veneno de abeja.

¿Recibe más pacientes jóvenes atraídos por terapias alternativas o por personas mayores que conocen este tipo de tratamientos?

Hay de todo. Hay jóvenes que no han terminado de curarse y vienen a tratar de curarse. Y personas mayores con problemas de huesos, con artrosis y otros problemas, que también buscan mejoras.

¿Ha notado si existe un mayor interés por estas técnicas que usted aplica?

Sí, va a más, gracias a que también se ha dado a conocer a través de la televisión, y gracias a estudios como el de la Universidad de Guadalajara, en México, que ha confirmado que la apitoxina o veneno de abeja ofrece resultado favorables en más de 100 enfermedades. Todo eso ha servido para dar a conocer sus beneficios a un público más amplio.

¿Me puede poner algunos ejemplos de los resultados exitosos que haya conseguido aplicando esta técnica en las personas con algunas de las enfermedades que tratan? ¿Qué efectividad tiene?

Con humanos se ha tratado una artrosis agresiva, parecida a la psoriasis con eccemas agresivo.

En cualquier caso, en el 100% de todos los casos remiten.

¿Mantiene una colaboración con los especialistas médicos tradicionales, o trabaja de forma independiente?

En mi caso trabajo con los fisioterapeutas y con otros médicos especialistas. Pero depende siempre de cada caso, aunque suelo trabajar con ellos.

Compartir el artículo

stats