Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gáldar elabora 18 proyectos de abasto y depuración de agua en todos los barrios

El municipio pierde cada año el 35% del caudal que circula por su red hidráulica | El Ayuntamiento busca los 10 millones en el plan de recuperación de Pedro Sánchez

Visita de representantes del Cabildo y del Ayuntamiento de Gáldar a los terrenos comprados en Bocabarranco para ampliar la estación depuradora.

Visita de representantes del Cabildo y del Ayuntamiento de Gáldar a los terrenos comprados en Bocabarranco para ampliar la estación depuradora.

El Ayuntamiento de Gáldar ha elaborado un plan denominado Gestión del Ciclo Integral del Agua para renovar la red de saneamiento en todo el municipio y reducir las pérdidas en las infraestructuras hidráulicas, que actualmente ascienden a un 35% del agua que circula por las tuberías de abasto, casi medio millón de metros cúbicos anuales.

El documento se divide en 18 proyectos y supone una inversión pública de más de 10 millones de euros, que se pretenden financiar a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española del Gobierno central, según informó ayer el alcalde de la ciudad, Teodoro Sosa, quien precisó que la propuesta se presentará antes del 30 de noviembre al Ejecutivo autonómico para optar a los fondos anunciados en el mes de junio por el presidente Pedro Sánchez para hacer frente a los efectos de la Covid-19.

Las 18 actuaciones se realizarán durante el año 2021, con un plazo medio de ejecución de unos dos meses cada uno. La propuesta del gobierno municipal recoge la creación de 103 puestos de trabajo directos y de otros 131 empleos indirectos.

El primer proyecto es la renovación de la red de abastecimiento de fibrocemento, con un presupuesto mínimo de 1.380.852 euros. Le siguen las obras urgentes para la mejora del rendimiento de la red de abastecimiento en todo el término municipal (664.897 euros); el mantenimiento de red de abastecimiento (627.278 euros); el mantenimiento de las instalaciones hidráulicas (1.131.168 euros); la rehabilitación de decantadores y desarenadores de la red general de saneamiento del barranco de Gáldar (130.000 euros); y la renovación de la red general de saneamiento desde el límite de Santa María de Guía hasta la estación depuradora de Bocabarranco (1.527.960 euros). Estas dos últimas obras se coordinarán con el Ayuntamiento de Guía.

Saneamiento

El resto de las actuaciones son la reparación de la red general de saneamiento del barranco de San Isidro (645.260 euros); las mejoras en la estaciones de bombeo de aguas residuales de Lomo II (150.000 euros) y del barrio de La Furnia (120.000 euros); la reparación de la red general de saneamiento del barranco del Juncal (274.076 euros); la implantación de las estaciones depuradoras de aguas residuales de Caideros (273.037 euros), Saucillo (248.325 euros), Fagagesto (193.220 euros), Juncalillo (280.350 euros), Barranco Hondo de Abajo (197.083 euros) y Barranco Hondo de Arriba (248.400 euros); la estación de bombeo de aguas residuales y conducciones necesarias del barrio de Caleta de Arriba (450.000 euros), también en colaboración con Guía; y por último, la cartografía de la red general de saneamiento de todo el municipio (40.000 euros).

Todas estas actuaciones ya cuentan con la disponibilidad de los terrenos y no tienen mayores dificultades técnicas. Están exentas de tramitación medioambiental o solo requieren una evaluación de impacto ambiental ordinario y simplificado, aunque en la mayoría de los casos sí requieren de informes sectoriales del Cabildo de Gran Canaria, el Consejo Insular de Aguas, el Gobierno de Canarias o la Demarcación de Costas.

Teodoro Sosa explicó que el Ayuntamiento se plantea dos horizontes para la recuperación económica a través de inversiones públicas sostenibles. Uno es a más largo plazo, en los años 2022 y 2023, con actuaciones energéticas como un tercer molino eólico en costa de Botija, la posibilidad de otro gran parque fotovoltaico en esa misma zona, o terminar la instalación del alumbrado con luces led en todos los barrios, que actualmente está ejecutado o adjudicado en un 60%.

“Pero el proyecto inmediato para el año 2021, y así se lo transmitimos el otro día al vicepresidente del Gobierno canario, Román Rodríguez, para que lo apadrine en la Consejería de Transición Ecológica, es hacer una apuesta decidida de más de 10 millones de euros en políticas del ciclo integral del agua”, declaró el alcalde.

Sostenible

Esa transformación, según Sosa, “es vital”, pues actualmente se pierde un 35% del agua que circula por la red de abasto. “Está en los ejes del Plan de Sostenibilidad para el año 2030 y que no tenemos que pedir permisos porque las obras se harán en vías públicas; también incidimos en la depuración de aguas en las zonas aisladas de costas y medianías porque todavía hay algunos vertidos que queremos erradicar de una vez por todas”, subrayó.

El regidor admitió que las redes de depuración y saneamiento están muy deterioradas y obligan a realizar “una inversión potente en el ciclo integral del agua, en depuración, pero básicamente para eliminar ese 35% de pérdidas de aguas”, una cifra que también se registra en el resto de los municipios de la Isla.

“Gáldar puede estar comprando alrededor de 1,5 millones de metros cúbicos de agua al año, pero si se pierde en la red ese 35% estamos hablando de más de 400.000 metros cúbicos; si de verdad queremos invertir en reactivación económica hay que hacerlo en el agua porque ahí estamos perdiendo dinero y gastando más en energía”, insistió.

El agua de abasto público que se consume en el municipio de Gáldar procede en un 90% de las desaladoras, concentradas en la costa de Bocabarranco. El Ayuntamiento compra el otro 10% a propietarios pozos y galerías en la zona de Cumbre. Ante ello, la apuesta del plan es impedir que siga descendiendo el nivel freático en las medianías y erradicar los vertidos contaminantes.

El objetivo es que el agua de lluvia se quede en el campo, para consumo humano y agricultura, y en el resto de los barrios se utilice agua desalada, que con las nuevas tecnologías garantiza la calidad. Así, se plantea establecer una especie de frontera, para que de Hoya de Pineda hacia arriba se utilice agua de pozos y de El Agazal hacia abajo la procedente de las desaladoras.

Respecto a las depuradoras, ya ha salido a concurso la ampliación de Bocabarranco y el bombeo desde la playa de Martorell.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats