Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cazadores exigen soltar sus conejos tras tres años sin respuesta

La organización ha enviado hasta cuatro escritos al Cabildo para pedir autorización desde febrero de 2018 | Ven “nefasta” la gestión de la caza

Granja cinegética de la Sociedad de Cazadores de Gran Canaria.

Granja cinegética de la Sociedad de Cazadores de Gran Canaria.

La Sociedad de Cazadores de Gran Canaria ha exigido al servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria y a la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias que otorguen las autorizaciones correspondientes para poder soltar a sus conejos y repoblar las zonas de la Isla donde son más escasas las poblaciones dadas las enfermedades víricas que les afectan desde hace tres décadas. Y lo hacen tras dos años y nueve meses de espera y después de haber presentado en ambas administraciones públicas hasta cuatro escritos que no han recibido respuesta o han interesado una respuesta desfavorable que los cazadores han subsanado.

En un comunicado dirigido a LA PROVINCIA/DLP, el presidente de la Sociedad de Cazadores de Gran Canaria, Rodolfo Marrero Fernández, manifiesta su disconformidad con el silencio de las instituciones. “La nefasta gestión y administración ha supuesto que desde febrero del 2018 a fecha de hoy no hayan llegado las autorizaciones”, señala en el escrito.

En defensa de la institución que representa, Marrero Fernández recuerda que “las sueltas de conejos sin duda favorece la alimentación de otras especies endémicas y no solamente las perdices que reintroduce el Servicio de Medio Ambiente del Cabildo”. Así, exige a ambas instituciones que cumplan le ley 7/1998, de 6 de julio de Caza de Canarias, así como la ley 42/2007 de 13 de diciembre que obliga a las administraciones públicas competentes a velar porque las sueltas y repoblaciones con especies cinegéticas no supongan una amenaza para la conservación de estas u otras especies, quedando supeditada su autorización al Cabildo insular correspondiente previo al informe favorable del Gobierno de Canarias, donde deben recoger el procedimiento.

Y acusa a las administraciones de “mirar hacia atrás” y de no ser “firmes ni convincentes” en la búsqueda de soluciones. “Esperamos que nuestras administraciones públicas de una vez por todas dejen de mirar hacia atrás, den un paso hacia adelante y den respuestas a los ciudadanos”, señala el comunicado. La intención de la sociedad de cazadores no es más que trasladar al campo los ejemplares que cría en la Granja Cinegética que tiene en el municipio de Agüimes.

El primer escrito para solicitar autorización para la suelta, recuerda Marrero Fernández, se presentó el 27 de marzo de 2018 con el fin de obtener la autorización para continuar con las reintroducciones de especies cinegéticas de caza menor durante el período 2019-2023 al detectar que el permiso vigente caducaba a finales de ese año.

No se obtuvo respuesta y un año después, el 18 de marzo de 2019, insistieron en su petición y apenas un mes después, el 26 de abril, el Cabildo respondió que el Gobierno canario había emitido un informe desfavorable al no constar , entre otros, certificados veterinarios, de impacto ambiental o certificado taxonómico. “Y el 22 de octubre de 2019 presentamos otros escrito subsanando lo solicitado, pero no nos responden”, recuerda el presidente. Ante esta situación, Marrero Fernández interpuso una queja verbal ante el Consejo Insular de Caza de Gran Canaria, celebrado en junio de 2020. Allí el representante del Gobierno comunicó que la autorización debe otorgarle el Cabildo y el 13 de julio enviaron un nuvo escrito, también sin respuesta.

Por todo ello, la Sociedad de Cazadores recuerda que trabaja “de forma altruista los 365 días del año por la preservación y la conservación de la naturaleza”. Y critica la dejadez del Cabildo. “Ya está bien, pónganse a trabajar”, concluye.

Compartir el artículo

stats