Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El histórico Camino de las Bestias se libra de cuatro kilómetros de maleza

La actuación está destinada a la recuperación de este sendero, el más largo de Gran Canaria

Imagen de uno de los tramos del Camino de Las Bestias en el Barranco de Guayadeque en los que se ha retirado la maleza.

Imagen de uno de los tramos del Camino de Las Bestias en el Barranco de Guayadeque en los que se ha retirado la maleza.

El Cabildo ha recuperado cuatro kilómetros del antiguo Camino de las Bestias del Barranco de Guayadeque para el disfrute de este tramo empedrado que va de Montaña las Tierras a Cueva Bermeja y que forma parte de la histórica vía usada durante décadas para el trasiego de productos entre el interior y la costa con la ayuda de mulas, burros, caballos y bueyes. 

La actuación ha contado con la colaboración de los Ayuntamientos de Ingenio y Agüimes y forma parte del proyecto del Cabildo para crear el sendero más largo de la isla para atravesarla del mar del oeste al del este desde el Puerto de Las Nieves a Bocacangrejo, en la desembocadura de Guayadeque, en un recorrido de casi 70 kilómetros que enlazará además con gran parte de las rutas interiores a pie, explicó la consejera de Medio Ambiente, Inés Jiménez. 

El Camino de las Bestias tiene una longitud de trece kilómetros que conectan el casco de Santa Lucía con Temisas para después entrar en el Barranco de Guayadeque, bajar desde la Caldera de los Marteles, atravesar núcleos comerciales de antaño como El Surco, seguir hasta Montaña de las Tierras y concluir en los cascos de Agüimes e Ingenio. 

La intervención se ha centrado en el tramo empedrado de mayor tamaño, el más representativo y el que ha quedado fijado en la memoria colectiva como referencia del Camino de las Bestias por el gran tránsito de animales con rumbo a Santa Lucía, Cazadores o Valsequillo por una senda de más de dos metros de ancho, si bien también existen tramos de escasa longitud y más estrechos empedrados más arriba, en El Surco y Las Cabezadas, que se han conservado mejor al permanecer en uso.

La actuación ha despejado el trazado de escobones, tuneras, vinagreras y otras malezas para que aflorara el camino entre Montaña las Tierras y Cueva Bermeja, además de ampliar zonas estrechas, definir puntos de incertidumbre por la pérdida del trazado original y señalizar con balizas de dirección. Las labores comenzaron en diciembre con personal del Cabildo al que se sumaron 28 personas de uno de los planes de inserción laboral gestionados por la Consejería de Empleo, así como dos cuadrillas de quince personas aportadas por los Ayuntamientos de Ingenio y Agüimes. 

Gracias a ello, la población local y visitante podrá disfrutar del corazón del Camino de las Bestias y transitar por donde antaño se subía la sal y el pescado hacia el interior, se bajaba a lomos de los animales el grano de Los Marteles hacia los molinos de Ingenio o Agüimes para hacer gofio y harina y se distribuían las mieles, los quesos y el fruto de los almendreros que pueblan las laderas del cauce hasta sus picos, así como las manzanas, ciruelas, tunos o higos. La restauración de este Camino a su paso por Guayadeque será complementada en una segunda fase con la mejora de los merenderos de Montaña Las Tierras y El Oronado y con la recuperación y señalización de senderos que desembocarán desde ahí en Bocacangrejo. 

La ruta de 70 kilómetros diseñada por el Cabildo en la que se inserta el Camino se apoya en senderos ya constituidos y señalizados y sube del litoral de Agaete a Tamadaba, bordea la Caldera de Tejeda, llega a la Cruz de Tejeda y de ahí a Los Llanos de la Pez antes de dirigir los pasos hacia el Pico de los Nieves y descolgarse hacia el Barranco de Guayadeque desde su nacimiento en la Caldera de los Marteles para iniciar su descenso hacia Agüimes e Ingenio. 

Compartir el artículo

stats