Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arucas

La feria del Cabildo ofrece un respiro a los ganaderos tras un año en blanco

Los veterinarios resaltan la relevancia del concurso de ganado para mantener la cabaña insular | Los 105 premios se entregan el próximo jueves en Infecar

Feria virtual de Ganado, XXVIII concurso exposición de ganado selecto Andrés Cruz

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Feria virtual de Ganado, XXVIII concurso exposición de ganado selecto Jesús Montesdeoca

«En el fondo esto es un concurso de belleza; los ganaderos traen a sus mejores animales y se preocupan de que estén lo más guapo posible», comentó ayer la veterinaria Tara Niño a propósito de lo blancas que lucían las ovejas, como recién salidas de la peluquería tras pasar por una lavadora con litros de suavizante. Daban ganas de entrar en los corrales a acariciarlas, pero para ello habrá que esperar porque la Feria de Ganado Selecto de Gran Canaria de este año se tuvo que celebrar sin público, lo que no ha impedido que 32 ganaderos y cuatro ganaderas acudieran a la Granja Agrícola del Cabildo en busca de alguno de los 105 premios en metálico, 50 de ellos con trofeo. Los ganadores en cada categoría se conocerán mañana lunes y los galardones se entregarán el próximo jueves en Infecar.

Para los ganaderos, recalcó Tara Niño, «los animales son como sus hijos y los quieren lucir, se sienten orgullosos de enseñarlos y que se lleven premios». De ahí la importancia de recuperar la feria de manera virtual, apuntó la también coordinadora de la Escuela de Ganadería y Pastoreo de la Asociación Insular de Desarrollo Rural (Aider), que ayer actuó como jurado junto a otros 13 veterinarios de toda la Isla. A su juicio, ha sido «un acierto» que el concurso del Cabildo se haya recuperado con este formato virtual, pues estos «son días muy especiales» para los ganaderos. Aparte de las ayudas para participar y de los posibles premios, se saludan, comparten información e intercambian animales, sobre todo machos, para mejorar la genética de sus rebaños.

Antonio García: «En la pandemia al menos tenemos leche, queso y gofio para alimentarnos»

decoration

«No queríamos suspenderla por segundo año consecutivo porque este periodo de la pandemia ha sido muy duro para el sector ganadero; pretendemos que este sea también un homenaje a todos los hombres y mujeres que se dedican a esta actividad, pues pese a los problemas derivados del coronavirus han hecho un esfuerzo para mantener una cabaña muy potente», declaró Miguel Hidalgo, consejero insular de Sector Primario y Soberanía Alimentaria, quien opinó que «ayundándoles ahora se podrán mantener en el futuro, porque son muy necesarios para la economía de Gran Canaria».

Antonio García, de Los Altabacales de Arucas, es uno de esos ganaderos que ha resistido en el último año y no se queja porque en estos tiempos de pandemia al menos ha tenido leche, queso y gofio para alimentar a la familia. Ausente en las anteriores ediciones del concurso, este año acudió con un lote de 14 cabras machorras lecheras, más algunas corderas y carneros. Con 53 años de edad, Antonio García reconoce su pasión por la ganadería y confiesa que le salieron los dientes jugando entre cabras y ovejas, «más un perro y un garrote». Como consuelo, recordó que este ha sido un buen año de lluvias. «Hacía mucho tiempo que no veíamos tanta hierba en el campo y eso para nosotros es fundamental», resaltó.

Enrique Naranjo, de La Cuesta Falcón de Teror, es asiduo a la feria y siempre rasca algún premio. Este año participó con 110 ovejas, dos toros inmensos y dos vacas. Para él si ha sido un año «muy complicado», aseguró, pues desde que se declaró la pandemia ha subido el precio de los piensos y también han desaparecido ayudas del REA. «Producimos leche, huevos y carne, pero si no hay turismo no se vende», sostuvo.

Enrique Naranjo: «El precio de los piensos ha subido y sin turismo no vamos a poder vender nada»

decoration

Lo que más echaron de menos los ganaderos fue la falta de público, porque como apuntó Tara Niño no hay nada que le haga más ilusión que ver a miles de personas observando sus animales o siguiendo las muestras del arrastre o la trasquilá. La alternativa fue seguir el concurso a través de internet, con conexiones en directo con los veterinarios mientras evaluaban los animales. También con vídeos pregrabados sobre las razas autóctonas.

Elizardo Monzón, veterinario del Servicio de Extensión Agraria, fue el encargado de coordinar al jurado que evaluó el concurso de los animales inscritos en el libro genealógico, cabras y ovejas, y afirmó que el nivel ha sido «excelente», con casi todos los ejemplares mereciendo el premio.

«La feria de este año ha sido muy peculiar y, aunque ya lo sabíamos, hemos notado lo importante que es el público; al menos el Cabildo se ha lanzado a la piscina y ha hecho un evento virtual para el sector, porque en el último año no ha habido concursos y los ganaderos los necesitan», confirmó Monzón.

Miguel Hidalgo lamentó que este año no hubiese concurso de caballos, burros o perros, pero valoró la experiencia adquirida en el formato virtual en el caso de que las restricciones de la pandemia se tengan que mantener.

21

Feria y concurso de Ganado de Gran Canaria Andrés Cruz

En la imagen de arriba, un equipo de grabación toma imágenes en directo de la evaluación de los machos cabríos sobre uno de los escenarios de la Granja Agrícola del Cabildo. Abajo, a la izquierda, El ganadero Antonio García cuela leche recién ordeñada y muestra un queso duro elaborado de forma artesanal. A la derecha, dos terneros presentados al concurso. |

Compartir el artículo

stats