Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Federico Grillo Director Técnico de Emergencias del Cabildo de Gran Canaria

Federico Grillo: "Un incendio no se apaga porque los técnicos sean unos inútiles, hay factores que no controlamos"

"Trato de huir de ser un 'técnico estrella' porque al final te señalan y caes en desgracia", apunta

Federico Grillo, Director Técnico de Emergencias del Cabildo de Gran Canaria

Federico Grillo, Director Técnico de Emergencias del Cabildo de Gran Canaria

Aunque le gusta huir del protagonismo, Federico Grillo ( La Guancha) fue uno de los rostros de los incendios de Gran Canaria de 2019. Hace unos días colaboró en la extinción del fuego en Arico.

¿Un profesional de las emergencias nunca sabe cuánto va a durar su jornada laboral?

Las emergencias no son un trabajo de ocho a tres, un día se puede girar cuando menos te lo esperas a partir de una llamada telefónica...

¿Una llamada como la que recibió hace unos días para colaborar en la extinción del incendio de Arico?

Sí, fue un incendio bastante duro por lo apretado que estaba el flanco que nos asignaron... El fuego se metió en ladera y para llegar hasta el sector en el que trabajamos tuvimos que caminar durante más de dos horas. Acabamos reventados.

¿Supongo que hubiera preferido volver a casa en otras circunstancias?

No me dio tiempo de pasar... Las jornadas fueron tan exigentes e intensas que acabar e irme a casa (Federico Grillo es natural de La Guancha y una parte de su familia reside en San Juan de la Rambla) hubiera sido una temeridad. 

¿Qué aprendizajes se sacan de una emergencia como esta?

Todas te enseñan cosas. Normalmente se suele decir que en las situaciones de emergencias hay falta de coordinación y de organización, pero en medio de un escenario que está dominado por el caos, el estrés y las incertidumbres hay más control de lo que la mayoría de las personas creen... Las decisiones se toman con pocos datos, aunque eso no significa que tengas que dejar de lado las cuestiones técnicas y, sobre todo, la seguridad de las personas que participan en un operativo. A mí me gusta trabajar con distintos escenarios...

 ¿Y cómo son esos escenarios?

Yo suelo valorar cuál sería la peor situación posible y el escenario más benigno. Luego, a medida que actuamos en el terreno me voy ajustando a un suceso de gran riesgo o a uno algo más favorable... A nivel político existe una tendencia a querer transmitir mensajes y sensaciones en clave positiva, pero en una emergencia no todas las cosas salen bien, no todo el mundo funciona a la perfección, no siempre llegas a tiempo o las maniobras que planifica salen bien. 

¿Cuál acaba eligiendo?

El peor no, porque eso sería algo catastrófico, pero sí un nivel o dos por debajo de la situación más adversa con la que nos podemos encontrar. Anticiparte a los riesgos es la mejor decisión que se puede tomar en una emergencia porque el desgaste humano es enorme.

¿Puede concretar algo más sobre ese desgaste humano?

En el incendio de Arico, por citar el ejemplo más reciente, el viernes (21 de mayo) gasté 7.650 kilocalorías en las ocho horas que estuve en el frente de llamas. Durante el tiempo que pasé en esa zona me moví entre 135 y 178 pulsaciones. Probablemente, el personal que tiene que tirar de manguera y picar pasará de las 11.000 kilocalorías, pero en una emergencia hay una parte que es física y otra mental. Dos jornadas en un incendio de estas características son equiparables con una etapa dura del Tour de Francia. El desgaste es brutal y los tiempos de recuperación necesarios para no perder eficiencia: en Gran Canaria hemos cerrado un convenio con el Colegio de Fisioterapeutas para trabajar con estos profesionales cuando regresan de un frente de fuego.

¿Las emergencias hay que entrenarlas?

La parte formativa, que es donde la gente aprende a hacer cosas, es importante para desarrollar los protocolos de actuación, pero también se entrenan situaciones como tirar mangueras, defender una vivienda o un coche, realizar una apertura de matorral o darle la vuelta a un convoy de seis o siete coches en menos de un minuto. Los simulacros son unos ejercicios tácticos a gran escala que también se planifican cada cierto tiempo, pero la verdad es que se hacen pocos... Esto es como el que se pasa todo el día escribiendo a máquina o ordenador; su soltura será mucho mayor que el que lo hace una vez al mes o de forma esporádica. 

¿Por qué las situaciones críticas agitan la vena más solidaria que llevamos dentro?

Porque en las adversidades nos unimos más... En las familias también se dan casos de personas que se dejan de hablar, pero están ahí si aparece un revés importante, ¿no? Sentir ese apoyo en momentos críticos te ayuda a pensar. Los niveles de exigencia y de estrés aumentan cuando el incendio lo tienes en casa porque el grado de responsabilidad es distinto: ese ratito en el que no recibes noticias de un equipo que se encuentra en una situación de máxima dificultad se pasa mal. 

¿La tranquilidad y serenidad que transmite en sus intervenciones públicas es algo que viene de serie o se aprende acumulando experiencias?

Si le digo la verdad, no lo sé... Todos tenemos una forma de ser y de hacer que nos define y en mi caso, supongo, que la parte pedagógica (instructor en la Escuela Nacional de Protección Civil y en la Academia Canaria de Seguridad y profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria- ayuda... La frialdad es necesaria para transmitir las órdenes de manera clave y los instantes de histeria no tienen mucho recorrido en situaciones dominadas por la teoría del caos.

¿Tras el verano de 2019 cambió mucho su vida?

Antes de los incendios de Gran Canaria había salido en emergencias de menor calado, pero la verdad es aquello ocurrió en un mes malo porque toda la información se concentró alrededor del fuego. No había casi noticias y todos volvieron sus miradas hacia aquel suceso. El trabajo de comunicación fue bueno, no solo el que se hizo en las comparecencias sino la labor que completamos a través de las redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram. Canalizamos toda la información -mensajes y vídeos- para mantener informada a la población pero, a su vez, con el objetivo de enviar un mensaje de tranquilidad a las familias de las personas que participaban en el dispositivo de emergencia y mantener el ánimo elevado de los distintos operativos... Queríamos dar a entender a la ciudadanía que los incendios no se apagan porque las personas que están en un frente son unas inútiles, sino porque hay muchos imprevistos que condicionan la evolución del mismo. En ningún caso creí que los mensajes que se estaban dando cada día se iban a transformar en una corriente tan positiva, pero también pudo ocurrir todo lo contrario y entonces te llevas todos los tortazos. A mí me gusta repartir el trabajo entre los distintos técnicos para que no sea el mismo el que siempre esté dando la cara. En los años que llevo metido en estos he tratado de huir siempre del concepto de técnico estrella porque estoy convencido de que esa forma de actuar al final la terminas pagando cuando te señalan y caes en desgracia... El año que llevamos usando la mascarilla ha sido un respiro porque la gente me reconoce cada vez menos por la calle (ríe). No me molestan sus muestras de cariño y comentarios, pero sí que me parecen algo excesivas...  

No sé si con capa o sin ella, pero muchas personas lo consideran un «héroe».

Ese es un término que a nosotros no nos gusta nada... De hecho, no creo que encuentre esa palabra en nuestro vocabulario. Héroe suena a persona demasiado temeraria, que se expone más de la cuenta y a la que le gusta tener un protagonismo que dentro de los equipos de emergencias no existe. Al revés, somos como unas hormigas en medio de un elefante descontrolado y con muchas posibilidades de resultar aplastadas.

¿Qué se siente al recibir tantas muestras de cariño?

Eso es algo que estábamos buscando cuando llegó Fátima Martín al Cabildo en 2015... A nivel de comunicación no aparecíamos y si lo hacíamos era para llevarnos críticas. Tampoco han pasado muchos años desde que en 2007 las Brigadas iban por el sur de la Isla de Gran Canaria y recibían insultos o incluso le tiraban piedras a los vehículos. Esto también ocurrió en otras islas a raíz de la creación de plataformas ciudadanas para actuar en contra de los operativos. Entonces, dejándote la piel como te la dejas en estos momentos la recompensa era obtener un rechazo y en el peor de los casos el trato que recibías no era muy distinto al que recibe un delincuente o un vago. Daba la sensación de que existían unos intereses ocultos que nadie sabía explicar. A partir de ese instante quisimos visualizar los operativos, mostrarlos desde dentro para ver cómo se trabaja y explicar quién es quién. Era importante trasladar por qué las cosas se hacen de una manera o por qué no se pueden hacer de otra manera... Empezamos a hablar sin rodeos y eso lo entendió la gente. En España nunca se había dicho antes de 2019 «este incendio no se puede controlar porque está fuera de la capacidad de extinción» porque suponía reconocer que no éramos capaces de asumir una emergencia, pero lo dijimos y seguimos trabajando sin parar hasta que controlamos la situación. Esto es como cuando un médico te dice: «Mire señor usted tiene cáncer y le quedan tres meses de vida». Eso no significa que no se vaya a poner todos los medios para que ese paciente tenga la mejor calidad de vida durante esos 90 o 100 días. Eso provocó un click que cambió las protestas por aplausos y los insultos en elogios.

Trayectoria de Federico Grillo

1992 - Casco azul en Bosnia: Un año después de ingresar en la Brigada Paracaidista (1991-1995) participa en una misión internacional española -con los cascos azules- en territorio bosnio.

1997 - Universidad de Lleida: Completa sus estudios de Ingeniero Técnico Forestal en la localidad ilerdense (1997-2001). De 1999 a 2001 forma parte del Grupo de Refuerzo de los Bomberos de Cataluña.

2003 - Academia Canaria de Seguridad: Funda de los Equipos PRESA un año antes de formar parte del grupo de instructores de la Academia Canaria de Seguridad (2003-2021). Es técnico de la Brigada Helitransportada (2006).

2008 - Profesor de la ULPGC: Además de ser instructor de la Escuela Nacional de Protección Civil (2007-2021), Grillo es profesor de la ULPGC (2008-2021) y trabajó para el Cabildo de Tenerife (2007-2008).

2015 - Director de Emergencias: Antes de ser nombrado Director Técnico de Emergencias del Cabildo de Gran Canaria (2015-2021), Grillo estuvo en las brigadas helitransportadas de Toledo (2006) y Cantabria (2007).

Compartir el artículo

stats