Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece el exalcalde y empresario Antonio Díaz a sus 79 años

Fue regidor en Santa Brígida durante dos años, tuvo una autoescuela y se sacó la carrera de Derecho a los 70 años

Antonio Díaz en el que fue su despacho durante su periodo como alcalde satauteño. Adolfo Marrero

El exalcalde de Santa Brígida Antonio Díaz falleció ayer a los 79 años de edad. El también empresario deja seis hijos y una esposa. En vida fue conocido como el eterno hombre en la sombra, con el fallecido Carmelo Vega como regidor, hasta que se convirtió en el décimo alcalde de la democracia en el Ayuntamiento de la Villa de Santa Brígida durante dos años, tras la renuncia de su compañero y líder de partido en septiembre de 2005, lo que entonces pudo concebirse como un relevo natural.

Pero detrás de aquel paso hacia el poder municipal hay mucho más. Antonio Díaz Hernández fue un político asiduo a la actividad municipal durante dos décadas y llegó a asumir las responsabilidades de concejal de Hacienda y Personal (1999-2003) y de Urbanismo (2003-2005). En el aspecto empresarial fue dueño y administrador de la Autoescuela Camponuevo, fundada hace más de 35 años en el casco de la Villa, que ya entonces contaba con modernos métodos pedagógicos y nuevas tecnologías.

El alcalde del municipio satauteño, Miguel Jorge Blanco, le recuerda como «una persona muy emprendedora. Muy dedicada a su pueblo y muy leal a Carmelo Vega», además, añadió que trabajaron unidos para que el Partido Popular (PP) saliera «muy fortalecido en estos años».

El presidente de Unidos por Gran Canaria (UxGC) y exalcalde de Santa Brígida, Lucas Bravo de Laguna, se ha mostrado apenado por el fallecimiento de Díaz, a quien tuvo la oportunidad de conocerle en el año 1999 durante la campaña electoral «en la que compartimos candidatura en el PP. Él iba de segundo y yo de sexto en la lista». Asimismo, recuerda aquel 2005 en el que fue alcalde «mediante una moción de censura». Para el presidente de UxGC, Antonio Díaz era un «hombre que estuvo muchos años vinculado a la política del municipio y a nivel empresarial en toda la Isla». También ha rememorado la época en la que su autoescuela era reconocida en varios lugares de Gran Canaria y principalmente en Santa Brígida. Y es que ha apuntado que «cuando te sacas el carné, siempre recuerdas dónde». Aunque ya no le veía desde hace un tiempo, ha matizado que fue una parte importante para el municipio, «más allá de su paso efímero por la alcaldía». 

Para el primer teniente de alcalde de Santa Brígida, Martín Sosa, la muerte de su amigo le ha dado «muchísima pena» y es que se ha transportado a las épocas de «tertulia» y de cuando fue «su chófer personal mientras duró su mandato como alcalde». «Fue concejal desde 1991 y estuvo en diversas áreas como Urbanismo, Hacienda y Policía», ha indicado. Además, ha destacado que cuando ya pasaba los 70 años decidió estudiar Derecho en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, donde finalmente sacó la carrera y un máster. «Era un emprendedor. Nunca quiso sentirse jubilado y por eso se aferró a su pasión, que era el Derecho», ha concluido.

Compartir el artículo

stats