Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía de Tirajana

Ser migrante no da más puntos

El responsable de Stop Rumores habla de los falsos estereotipos sobre ayudas a extranjeros

Ángel Madero, responsable de la Federación Andalucía Acoge, ayer en Santa Lucía de Tirajana. | | LP/DLP

«Las ayudas sociales son públicas y lo que puntúa es el nivel de ingresos familiares, las personas que forman parte de esa unidad familiar pero, en ningún caso, puntúa el ser un inmigrante», aseguró ayer en Santa Lucía de Tirajana Ángel Madero, responsable de la Agencia Stop Rumores, un proyecto que está desarrollando en toda España la Federación Andalucía Acoge con el objetivo de luchar contra muchos de los estereotipos que contribuyen a complicar la convivencia en la diversidad.

En un curso de formación dirigido a trabajadores de este Ayuntamiento en la jornada de la mañana, y que en la de tarde impartió a responsables de organizaciones no gubernamentales, y entidades sociales, Madero hizo referencia a este «falso discurso» que se traslada a la sociedad, y que lo que hace es que «no se ponga el foco en la realidad de esas personas que llegan a Canarias huyendo del hambre o de la guerra de muchos países de África».

Si bien reconoció que la sociedad canaria es muy solidaria, y así lo ha demostrado al volcarse con estas personas cuando llegan a las costas en pateras, apuntó que en realidad con esos rumores al final lo que se hace es generar un conflicto de convivencia cuando son las autoridades de Europa, de España o en todo caso de Canarias las que tienen que dar respuesta a la situación de esos migrantes.

Dejó claro este educador social que el problema no es la migración irregular sino la gestión que se hace de este fenómeno que vive más de lleno Canarias por su cercanía a la costa africana. Una de las estrategias de las treinta que Stop Rumores propone para luchar en general contra esa mala información que se traslada sobre este y otros asuntos de la vida cotidiana, dijo que es empoderar a los técnicos municipales, a los de las organizaciones sociales, y a los ciudadanos para que sepan que lo importante es saber gestionar y buscar la forma de resolver una situación o un conflicto.

Pero este asunto de las falsas creencias o la desinformación va más allá de los discursos contra los migrantes, que como dijo Madero desde siempre, en todo el mundo, y a lo largo de la historia se han convertido en el chivo expiatorio máxime en momentos de crisis económica.

Según puso de relieve, hay un hecho que está influyendo en las relaciones sociales y es que cada vez se consume más desinformación que está generada de forma interesada no sólo desde los medios de comunicación habituales sino desde las redes sociales, ya que «cualquiera con un blog puede contar lo que quiera».

Un fenómeno que si tildó de preoc upante porque 2022 se consumirá más desinformación que este año, y además, como insistió es algo que va a más.

No obstante, aunque parece que es una tendencia que no tiene freno, el responsable de la Agencia Stop Rumores si que insistió en que el tejido asociativo y el ciudadano es fundamental para detectar y actuar frente a los infundios porque sobre todo «las entidades, organizaciones y asociaciones conocen la realidad por el trabajo diario que realizan a pie de calle».

Ángel Madero resaltó la importancia que tiene seguir formando al personal municipal y al propio ciudadano en general sobre como gestionar la diversidad del entorno y saber hacer frente a todos los rumores. Ese curso que se ha desarrollado a lo largo de lunes y martes de este semana en las oficinas municipales de Vecindario forma parte del II Encuentro Santa Lucia Antirrumores, que ha organizado la concejalía de Solidaridad dentro del proyecto ‘Camino’ que arrancó en 2028.

Compartir el artículo

stats