Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Cerpa y Mestisay vuelven a brillar en el primer atardecer del año en Maspalomas

El espectáculo musical, frenado en 2021 por el covid, ilumina de nuevo el mirador de las Dunas

El concierto de Olga Cerpa en pleno atardecer y con las dunas de Maspalomas al fondo. | | SABRINA CEBALLOS

Y ya van cinco. Olga Cerpa y Mestisay retomaron la tradición de arrancar el año con un concierto a la caída del sol en el mirador de las dunas de Maspalomas. El espectáculo ha resistido este año después de la cancelación del año pasado debido al coronavirus. En esta ocasión, a pesar del aumento de casos en los últimos días se ha mantenido dadas sus peculiaridades: es al aire libre, en un lugar muy amplio y con un aforo reducido que contó con unas 200 personas. Además renunciaron al espectáculo visual que les acompaña para evitar aglomeraciones.

Olga Cerpa, en un momento del concierto. | | SABRINA CEBALLOS J. Mendoza

En un marco incomparable, con el Oceáno Atlántico, las dunas de Maspalomas y el Faro a su alrededor, este concierto ya es una tradición en la Navidad de Gran Canaria. Una cita ineludible en una fecha prácticamente vacía de oferta cultural en la isla. Y lo hace en un santo y seña de Gran Canaria como son las dunas de Maspalomas y con una de las referencias musicales en el Archipiélago. La propuesta gana peso con los años.

«Que se haya podido celebrar es el preludio de que este año va a ser algo más normal», celebra Olga Cerpa, que tuvo la idea junto con sus compañeros de empezar esta aventura hace ya seis años para llenar lo que consideraban un vacío. «Se nos ocurrió porque el día 1 de enero no hay nada, hay como una melancolía general, parecía viernes santo, no hay nada que hacer. Encontramos el sitio perfecto y además a media tarde. Es el secreto. Por eso ha ido creciendo, ya desde el segundo año fue gente de toda la isla y es todo un éxito», celebra.

Admite Olga Cerpa que el del año pasado fue «uno de los conciertos que más me costó suspender». Por eso este año tenían entre ceja y ceja mantener su celebración. Y lo consiguieron a pesar de las limitaciones. El concierto se pudo ver además en redes sociales en otro de los gestos que se llevaron a cabo para evitar aglomeraciones.

Arrancó la cita con la interpretación de Luna de margarita, de Simón Díaz, que se reprodujo con la caída de los primeros rayos de sol en un día que además acompañó especialmente. El concierto terminó con Esa musiquita, «es la mejor manera para desear que este año sea mucho mejor que el anterior».

Además, el programa estuvo repleto de otras de las canciones más populares de la banda canaria, que estuvo formada por nueve músicos habituales de la formación de Mestisay, bajo la dirección artística de Manuel González y la musical del guitarrista Pancho Delgado. Fueron Hirahi Afonso en el timple, los percusionistas Jonnhy Olivares, Antonio Montesdeoca y Totó Noriega, el bajista Jaime del Pino, Jairo Cabrera en los vientos y madera y el teclista Juan Carlos Sierra.

Compartir el artículo

stats