Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes

La revolución digital llega a las 700 guaguas del transporte público

El Cabildo licita nuevos sistemas de pago sin tarjeta y de información a los pasajeros - El cambio tecnológico se llevará desde la estación de Tamaraceite

Un usuario atraviesa la estación de guaguas de Tamaraceite, donde se instalará en el Centro de Control de Movilidad de Gran Canaria. | | JUAN CASTRO

La modernización del servicio de guaguas emprendida por el Cabildo de Gran Canaria y las empresas del sector incluirá una revolución digital para facilitar los métodos de pago y centralizar la gestión de los más de 700 vehículos que componen la flota del transporte público regular, así como controlar el tráfico en la red de carreteras de la isla. Abonar el precio del viaje desde un teléfono móvil para reducir el uso de tarjetas de plástico o conocer in situ los horarios de paso y las mejores conexiones de esas seis empresas de guaguas son algunas de las novedades que se pondrán en marcha en los próximos meses.

La Autoridad Única del Transporte de Gran Canaria (AUTGC), un consorcio encabezado por el Cabildo, ha comunicado a las seis operadoras del servicio regular de viajeros y a la sociedad que gestiona las estaciones de guaguas el inicio «en las próximas semanas» de los trámites para adjudicar los nuevos servicios de pago con tecnologías digitales, así como los sistemas de control de la oferta.

Se trata del primer lote de licitaciones de este proyecto para mejorar los transportes públicos y gestionar toda la red viaria. Eso implica un cambio tecnológico que se dirigirá desde Tamaraceite, donde está previsto ampliar la actual estación de guaguas para instalar el Centro de Control de Movilidad de Gran Canaria.

El documento de la Autoridad Única está dirigido a Guaguas Municipales, Salcai Utinsa (Global), Herederos de José Guzmán Sosa, Gumidafe, Transportes La Pardilla, Telbus y la Sociedad de Explotación Conjunta de Guaguas-Gexco. Recoge los objetivos y las prestaciones generales de los servicios que se van a sacar a concurso, dentro de un gran paquete para la modernización de la movilidad que se calcula en unos 19 millones de euros.

Operadoras

Las primeras licitaciones se concretan en once prestaciones generales, según se recoge en el documento remitido a las empresas operadoras. En primer lugar se señala el equipamiento de ticketing embarcado, canceladoras y validadoras auxiliares, estableciendo un plazo máximo de seis meses para la instalación y puesta en marcha del equipamiento a bordo.

A continuación se citan el sistema del embarcado (posicionamiento y control), la solución central de monética (pago con tarjetas) y gestión empresarial, el sistema central de ayuda a la explotación y los servicios auxiliares de pago en la red de ventas, máquinas de autoventa y terminales de recarga.

Otro servicio que se sacará a concurso público es la emisión, venta y recarga de los billetes de viaje, tanto física como en la tienda online, la web y la aplicación para teléfonos móviles. La red de venta física se licitará por un plazo inicial y máximo de cinco años.

Además, en lo que se denomina red de transporte público electrónico, se contratará la integración con sistemas de información al usuario en las paradas de guaguas y en las web y aplicaciones para móviles, así como nuevos sistemas informativos de publicación a terceros a través de otras web de servicios (datos abiertos, Google Transit o NeTEx).

Uno de los conceptos que se maneja es el de «la experiencia del usuario» (UX), referente a que el viajero no solo coge la guagua para trasladarse de un punto a otro, sino que puede aprovechar el trayecto para trabajar desde su ordenador portátil, leer o cargar su teléfono móvil. Todos esos servicios están disponibles en el vehículo.

Por último, en la adjudicación del mantenimiento integral de la totalidad del sistema se requerirá un plazo máximo de diez años, mientras que los servicios de operación y explotación de la solución tendrá una licitación inicial de dos años y, al menos, hasta la entrada en producción del Centro de Control de Tamaraceite.

Los objetivos de la contratación se fundamentan en nueve principios: modernización de los sistemas de ticketing y control de servicios actuales; mejora de la seguridad con tecnología Mifare Desfire, Calipso, NFC y EMV; incorporación de terminales de recarga a bordo; actualización e integración con sistemas de monética actual; incorporación del equipamiento a bordo en materias de ticketing; avance tecnológico de las soluciones del sistema central [el de Tamaraceite] para afrontar las demandas actuales y futuras; integración con los nuevos sistemas de información al usuario; integración de los sistemas y procesos internos con objeto de aumentar la eficiencia y racionalización de los servicios; y por último, adecuación al marco regulatorio y de prestación de servicios, en concreto el cumplimiento de los compromisos objeto de la concesión y/o prestación, así como aquellos correspondientes a los sistemas de bonos y billetes que la AUTGC establezca.

La comunicación a las empresas de guaguas se realiza de conformidad con Orden emitida el 18 de febrero de 2022, donde se les trasladaba y solicitaba, en la condición de operadores, la colaboración para implantar los sistemas inteligentes de transportes y de otras infraestructuras que la Autoridad Única tiene previsto proveer en el marco de la puesta en producción del Centro de Control de la Movilidad de Gran Canaria.

Unanimidad

«Se les informa -añade el documento- que en las próximas semanas este Organismo tiene previsto iniciar los trámites administrativos que permitan licitar los sistemas y servicios destinados a la gestión y control de la oferta, así como a la gestión de fomento y acceso por pago al sistema de transporte público regular de viajeros».

En el último Pleno del Cabildo, celebrado el pasado 28 de abril, se aprobó por unanimidad una moción del grupo de gobierno para declarar ese centro de Tamaraceite como «proyecto prioritario de interés insular», de cara a que ese proyecto aspire a recibir financiación del programa europeo Next Generation.

El coste total se calcula en 18,8 millones de euros y se empezará por la adjudicación de este primer lote para la modernizar el servicio a través de las tecnologías inteligentes. El proyecto completo tiene un plazo de ejecución de tres años.

Compartir el artículo

stats