Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El instituto de Bañaderos gana la segunda edición de la Liga Insular de Debate

Los vencedores se enfrentaron en un competitivo duelo con los alumnos del Heidelberg

14

Final de la Liga Insular de Debate y entrega de Premios Carlos Novella

A las doce y media del mediodía de este martes daba comienzo la emocionante final del de la segunda edición de la Liga Insular de Debate, competición en la que ocho centros escolares se la juegan defendiendo una postura a boleo de un tema propuesto por la organización. En la mesa de plenos del Cabildo, por un lado el equipo del Heidelberg, al que se le asignó defender una supuesta superioridad de los estudios universitarios frente a los de formación profesional. Enfrente, los ponentes del instituto Cipriano Acosta de Bañaderos, al que por sorteo les tocó defender que ambos recorridos educativos tienen la misma importancia y resolución.

Son cuatro alumnos por centro con tres minutos de ponencia cada uno. Y empieza el Heidelberg, que exhibe a modo de ejemplo un teléfono móvil de última generación, como exponente de lo que se logra aunando en un solo aparato los conocimientos universitarios adquiridos en ingeniería, informática, en estudio de materiales, en telecomunicaciones..., en definitiva, un compendio de disciplinas que no es producto de un curso de fontanería. A ello añade que la Universidad de Salamanca se crea, como tal, en 1252.

Es el turno de Bañaderos. Y sí. La Universidad de Salamanca se habrá creado en el siglo XIII, «pero como no cubría todas las necesidades es por eso que surge la Formación Profesional». Además exhibe en un gran gráfico a un tiburón frente a un surtido de peces. «Ustedes se preguntarán por el que tiburón va tan rápido. Pues porque tiene que alimentarse mucho para mantenerse en la cúspide alimentaria y le da igual que el pez sea amarillo o azul. Lo mismo que una empresa a la hora de contratar a sus trabajadores». Y ahí lo deja.

 A medida que pasan los turnos y minutos de un colegio a otro se suceden las intervenciones, a cual más contundente, con datos, cifras y nombres. Apple, Steve Jobs, estadísticas de empleo por sectores. Remuneraciones. Unos cracks, los del bando a favor y la contraparte. Que hasta poco duró el envite.

Adriana Jorge, del IES Bañaderos zanja el tira y afloja en la última intervención del duelo. Cuando una empresa contrata a alguien no hace distingos entre universitarios y titulados de formación profesional, viene a decir. Igual que el tiburón, «lo que prefiere es el salmón a la sardina», el que le resuelva su hambre de proteínas.

El jurado confesaba, como buen jurado, que lo tuvo difícil, en un torneo en el que también han participado en las fases previas los IES de Firgas, de La Minilla, de Vecindario, de Feria del Atlántico, el Colegio Teresiano y Arenas Atlántico, pero al final otorgó el premio a los alumnos Víctor López, José Felipe, Dimas Santana y Adriana Jorge, del centro aruquense, tutelados por la profesora de Lengua Castellana y Literatura Raquel Lorenzo, que explica que participar en el certamen «es un trabajo de pico y pala», que lleva muchas horas de empeño, una experiencia «supercompleta en el que se trabaja matemáticas, gráficas, estadísticas, búsqueda de información y selección, oratoria, inventiva y creatividad».

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, acertó a decir que la forma de debatir de los alumnos es una lección de saber estar a una clase política en estado de crispación y la consejera insular de Educación, área que organiza el certamen, Olaia Morán, resaltaba el valor de la defensa de los argumentos «desde la tolerancia y el respeto». El premio, un viaje a Madrid a presenciar un debate en el Congreso. Que si les dejan, también lo ganan.

Compartir el artículo

stats