Arucas rescata tras dos décadas un proyecto para transformar una casona centenaria en hotel emblemático

El inmueble de propiedad municipal se construyó como vivienda en 1906 y albergó el Casino

Tendrá 15 habitaciones dobles y cinco suites, un chill out en la cubierta y un restaurante

Vista exterior del inmueble, junto al Parque de Las Flores de Arucas y las Casas Consistoriales al fondo.

Vista exterior del inmueble, junto al Parque de Las Flores de Arucas y las Casas Consistoriales al fondo. / LP / DLP

Javier Bolaños

Arucas quiere contar con un nuevo y céntrico hotel emblemático. El Ayuntamiento reactiva tras dos décadas estancado los trámites para encargar la redacción del proyecto que permitirá transformar la casona de titularidad municipal situada en la calle Francisco Gourié, 11 en un establecimiento alojativo singular. El inmueble, construido en 1906 y que tuvo uso de vivienda hasta que se instaló allí el Casino, contará con 15 habitaciones dobles y cinco suites (40 plazas fijas y cinco convertibles), un restaurante bajo rasante para 128 cubiertos, una cafetería a nivel de calle y un chill out en la cubierta.

El Ayuntamiento intentó hace dos décadas con el Gobierno de Canarias la rehabilitación de este inmueble en estado de abandono para levantar un hotel-escuela. Pero la iniciativa se quedó en el cajón. Ahora, el grupo de gobierno retoma la iniciativa para crear un hotel emblemático en el Centro Histórico de Arucas, «para incentivar la actividad turística y gastronómica en la ciudad»

El edificio cuenta con 1.650,75 metros cuadrados, con una planta bajo rasante de 626,75 metros, una planta baja y la alta (512 metros cada una). Y se localiza en un lugar céntrico, frente al Parque Municipal, cerca de las Casas Consistoriales y el Museo Municipal, siendo lugar de paso hacia uno de los lugares de mayor interés turístico de la ciudad, la fábrica de ron.

Junto al Parque Municipal

El arquitecto al que se le encargue el nuevo proyecto deberá respetar la disposición original de la edificación, con un gran patio central en torno al cual se desarrollaba las dependencias de las antiguas viviendas, generando un corredor a su alrededor, disponiendo en esta planta de las habitaciones, salones y zonas comunes, así como de la recepción. Ya en planta segunda se dispondrá el resto de habitaciones, con la posibilidad a habilitar una entreplanta. Y ya en planta de cubierta se dispondrán zonas comunes de esparcimiento, servicio y relax. En la planta de sótano, desde donde el patio arranca, se dispondrán salones de reuniones y de actos, junto con el restaurante en patio e instalaciones de cocina y almacenamiento. Además, existe un aljibe bajo este nivel. En la parte trasera, y en este nivel existe un patio-jardín que debiera recuperarse e incorporarse al patio.

Este edificio forma parte del conjunto de viviendas “burguesas” con más carácter del casco

Este edificio forma parte del conjunto de viviendas “burguesas” con más carácter del casco. Fue construido en 1906 para dos viviendas en la planta alta y un local en el bajo con sótano con destino a oficina de correos. El edificio tuvo uso de vivienda hasta que se instaló allí el Casino de Arucas, que abrió sus puertas en 1963. Desde los años 30 se estableció en parte de la planta baja la farmacia Hernández Barba, que se trasladó al edifico colindante en 2003, con motivo del inicio de las obras del hotel-escuela, hoy inconclusas, del edificio para rehabilitarlo como un hotel singular.

El proyecto de un hotel emblemático en el Centro Histórico de Arucas persigue tres objetivos: recuperar un edificio histórico de propiedad municipal que se encuentra actualmente en estado de abandono; dotar al municipio de una nueva instalación hotelera, que sirva para incentivar la actividad turística y gastronómica en el municipio; y crear incentivos para la mejora de la economía y el empleo en el municipio. 

El proyecto original de hace 107 años por Fernando Villalobos, el maestro de obras de obras militares, y por encargo de Fermín Castellano Ramos. Contemplaba dos viviendas en planta alta y un local en el bajo con sótano con destino a oficina de correos. Ocupa una parcela casi rectangular accediendo por entrada en centro de la fachada, y a través de un zaguán se encuentran dos escaleras independientes a cada vivienda en planta alta. Disponía de otras dos escaleras, situadas al fondo, una de bajada al sótano y otro de servicio. El patio se dispone en segunda crujía y arranca desde la planta sótano, disponiéndose galería en torno a él, aporticada en sótano. Tras el edificio se disponía un pequeño jardín a cota de sótano. En la fachada, todos sus elementos decorativos, dinteles y cornisas son en cantería y los balcones en hierro forjado.

Cuenta con protección arquitectónica

El edificio está incluido en el Catálogo de la Edificación del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) del centro histórico de Arucas con el grado de protección parcial. Y durante años su fachada estuvo apuntalada por temor a que se viniera abajo.

El edificio en la actualidad consta de una planta baja a nivel de calle, por donde tiene su acceso, y en una primera crujía que mantiene sus suelos originales, muy arruinados en la estancia a la derecha del vestíbulo-zagúan original de entrada, mientras que al lado izquierdo existe una nueva escalera de bajada al sótano. Frente a ese zagúan de entrada donde se disponía originalmente las escaleras de subida a las dos viviendas de planta alta, han sido eliminadas y existen, hoy, dos cajas de ascensores con arranque en sótano y que debieran atender la planta de cubierta.