Moya

La presa de Trujillo de Moya se transforma en un rincón para las barbacoas y juegos

El Ayuntamiento convierte este espacio natural degradado en un nuevo atractivo turístico y medioambiental

El proyecto integra el paisaje urbano y rural

Vista de la presa de Trujillo.

Vista de la presa de Trujillo. / LP / DLP

Javier Bolaños

Moya proyecta la creación de un área recreativa con distintas áreas para juegos y zonas de barbacoas en el entorno del espacio natural de la presa de Trujillo, que será transformado para convertirse en un atractivo medioambiental y turístico.

«El espacio natural de la presa de Trujillo, colindante al suelo urbano, supone una oportunidad para el desarrollo del barrio mediante la creación de un área donde desarrollar nuevas actividades de ocio y esparcimiento. Esta actuación supondrá un impulso turístico a la zona», según el proyecto promovido por el Ayuntamiento, que cuenta con una partida de medio millón de euros para contratar a la constructora de la obra, y que tiene un plazo de ejecución de un año. Su licitación está ahora a concurso.

Medio millón de euros

El plan pretende resolver el encuentro entre el paisaje urbano y el natural, "desde una perspectiva integradora y respetuosa con el medio ambiente".

El ámbito de actuación ocupa 15.230 metros cuadrados, con una acusada pendiente, dentro de un suelo urbano por una parte y, por otro, de suelo rústico potencialmente productivo. De este espacio, un total 6.220,87 metros cuadrados albergarán hasta cuatro áreas definidas de recreo, una de las cuales dispondrá de equipamiento para juegos tradicionales, como pueden ser columpios, además de la intervención prevista en la prolongación de la calle Pío II, en la zona urbana que linda con este paraje.

La propuesta tiene por objeto la incorporación de un espacio natural a la oferta de ocio, turismo y esparcimiento que los ciudadanos de la Villa demandan, así como atraer a cualquier visitante foráneo que quiera disfrutar de la naturaleza.

Con este objetivo, y aprovechando el potencial turístico del entorno, se propone la realización de un área recreativa para mejorar y aprovechar el espacio natural de la presa. La intervención paisajística prevé la restitución y mantenimiento de la vegetación del lugar, así como la incorporación de distintas áreas de esparcimiento ubicadas a lo largo de la cota de rebose del embalse.

Se reubicarán los ejemplares de pinos canarios existentes en la zona, dentro de unas jardineras

La intervención contempla la delimitación de cuatro áreas de recreo: la primera de casi 241 metros cuadrados, 399 metros, 420 metros y 568 metros, junto al área de juegos de casi 472 metros cuadrados y la prolongación de la vía, que afecta a 4.321 metros.

Será «un espacio dual donde lo rural y lo urbano se entrelazarán por medio de la creación de un paseo en el borde urbano, aparcamientos, zonas de estancia, zona de juegos infantiles, etcétera; difuminando el límite entre el entorno y el embalse con el objeto de enaltecer y devolver su valor a este espacio natural», destaca el proyecto.

El área de la presa se encuentra actualmente en estado de colonización por las malas hierbas, en el que también hacen acto de presencia los vertidos de escombros, conducciones de agua de abasto vistas y de saneamiento obsoletas, que se pretenden resolver con esta actuación. Por eso previamente se procederá a la demolición de elementos y el traslado de residuos a los vertederos autorizados.

Simulación del proyecto.

Simulación del proyecto. / LP / DLP

El proyecto arquitectónico contempla delimitar dentro de la zona de esparcimiento las distintas áreas de recreo, que contarán con pérgolas de acero estructural, como elementos de sombra para las zonas de estancia.

Sol y sombra

El objetivo es que el usuario disfrute simultáneamente de zonas de sombra y sol en la misma estancia. Posteriormente, se procederá a cubrirse por la cara superior con rollizos de madera.

De la misma forma, se propone la integración de los árboles ya existentes a las nuevas áreas de esparcimiento, como forma de revalorizar y dar protagonismo a la vegetación salvaje que existe en el lugar. A su vez, se plantea también que sea la vegetación la que marque los límites entre estancias de recreo, mediante jardineras lineales integradas en el mobiliario.

La obra incluye la replantación de pinos canarios, para lo cual se realizarán las jardineras de las zonas de estancia con su correspondiente colocación de tierra vegetal donde se reubicarán los ejemplares autóctonos localizados en la zona.

A su vez, se prevé la realización de jardineras con tierra vegetal, con bordillo de hormigón prefabricado sobre cama o solera de hormigón hidráulico, acondicionando el terreno en su interior, con su correspondiente colocación de tierra vegetal.

Simulación virtual del proyecto.

Simulación virtual del proyecto. / LP / DLP

La vegetación propuesta para las jardineras es endémica, tanto de porte alto como bajo.

Las áreas habilitadas para los grupos dispondrán mesas y bancos fijos. En su interior la vegetación se presenta como elemento de separación de las distintas zonas de estancia.

El terreno delimitado por los muros que establecerán las distintas áreas de recreo será rematado por la tierra vegetal del terreno natural, para conseguir una mejor integración en este entorno natural de Trujillo.

El Ayuntamiento ha incorporado a la obra la realización de mejoras en la prolongación la calle Pío XII. Para ello, se realizarán todos los trabajos para la puesta en servicio de la red de alumbrado público de la calle y los caminos, incluyendo zanjas, ejecución de arquetas, canalizaciones, cableado, realización de bases para báculos de luminarias. Estas labores se complementan con la instalación para la evacuación de aguas de lluvia de la calle, además del asfaltado de la vía.