20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arrecife homenajea a sus buches

El Ayuntamiento y la Sociedad Torrelavega reconocen la labor de la parranda marinera en defensa del patrimonio cultural de Lanzarote

Arrecife homenajea a sus buches

Arrecife homenajea a sus buches

José Julián presumía ayer de ser buche. Y es que a sus 66 años, uno de los históricos de la parranda marinera de Los Buches de Arrecife, sigue los pasos de su padre Isidro y ve con orgullo como su hijo José Antonio y dos de sus nietos (Achamán y Acorán) mantienen viva una de las tradiciones más emblemáticas de la capital lanzaroteña.

El homenaje que el Ayuntamiento de Arrecife y la Sociedad Torrelavega le brindaron anoche a la parranda marinera de Los Buches estuvo marcado por el recuerdo a Suso Romero, una de las voces de esta agrupación que fallecía el pasado lunes de un infarto cuando paseaba por Playa Honda. Un acto en el que estuvieron presentes su viuda, Carmen Rosa Rodríguez y sus dos hijos (Johathan y Jesús).

"En 1963 en el cruce de la calle Canalejas con José Betancort, justo en el hoy inexistente bar de la esquina, nació, entre amigos, amantes del parrandeo, una agrupación musical con el nombre de "Parranda Los Buches", recogiendo el testigo de una de las figuras más antigua e importante del carnaval arrecifeño y por extensión lanzaroteño", destacaba anoche el escritor Félix Hormiga.

"Para nosotros es un orgullo y una satisfacción que el Ayuntamiento de Arrecife y la Sociedad Torrelavega nos hayan organizado este homenaje a pesar de que ha coincidido con el fallecimiento de uno de nuestros componentes", resaltaba el presidente de Los Buches, Juan Carlos Alonso.

Un reconocimiento que viene a premiar los más de 50 años de historia de esta agrupación. No obstante, como recordaba anoche Félix Hormiga antes de 1963 "los buches estaban presentes de manera aislada en el carnaval o formaban grupos de tocadores y danzantes sin previo acuerdo, y, entre el clima del antiguo carnaval transgresor donde se arrojaban huevos llenos de harina y se paseaban por las calles estrafalariamente vestidos o portando un cochino pintarrajeado cogido del cuello con una correa; mujeres vestidas de grandes damas, hombres de galantes caballeros, gente vestidas con ropas de campo y un buen número con ropajes mamarrachos, repartían, los buches, golpes y hasta se retaban con sus buches, formando una algarabía de gritos y cantos, convirtiendo la diversión y, en ocasiones, el desatino, en el himno glorioso del carnaval."

Hombre de la mar, El valls marinero, La batea y la Isa marinera fueron los cuatro temas que interpretaban anoche la treintena de componentes de Los Buches (entre tocadores y bucheros).

Uno de los símbolos culturales de Lanzarote es, sin duda, la parranda que abre los distintos cosos de los carnavales de la isla y que anima con su música muchas de las fiestas populares de la isla. De hecho, Los Buches son los encargados de presidir cada año la romería en honor a la patrona de Lanzarote, la Virgen de Los Dolores. "Estamos ante una de las agrupaciones más señeras de Lanzarote" señala el alcalde de Arrecife, Manuel Fajardo. "Los pueblos se construyen a base de proyectos individuales y sobre todo colectivos como el que representan los buches", indica Fajardo.

Una parranda que es inconfundible por su vestimenta. "Cuando se creó en 1963, recogieron en su vestimenta el traje típico de gala, el rayo colorido de los pañuelos y las cintas, pero también, y hay testimonios fotográficos, las gentes se vestían a la usanza normal de la época, pantalón camisa blanca sin cuello y abotonada hasta la nuez, chaqueta americana, cachorro y su buche. Los que seguían el ritual del colorido, llevaban la careta que jamás levantaban y en el bolsillo del chaleco portaban un tubito metálico llamado caña con el que bebían a través de un agujero a la altura de la boca de su careta enmallada", asegura Hormiga.

El presidente de la Sociedad Torrelavega, Edmundo de la Hoz resaltó el importante papel que juega la parranda de Los Buches en la conservación de la cultura y tradiciones de la isla. "No hemos dudado en realizar un homenaje a aquellos que manejan de manera firme el timón de nuestra cultura", apuntó de la Hoz quien también valoró el apoyo de esta parranda a los distintos actos culturales organizados en esta sociedad.

Valentín Pérez lleva casi 40 años en la parranda. "Antes era buchero pero ahora como mis patas ya no bailan toco la batea (el recipiente de madera que utilizaban los pescadores para amasar el gofio) y que es uno de los instrumentos más peculiares de los buches.

"Todo en Los Buches, debe trasladarnos, cultural y sensorialmente, al mar, a su orilla, a su profundidad insondable; a la memoria de los viejos costeros y a sus barcos con sus variados aparejos y fasquías; sus capturas y, de una manera especial, a su mundo espiritual del que apenas hablamos", señala Hormiga.

Compartir el artículo

stats