Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enfermería ha formado desde su creación en 1991 a 867 profesionales

La escuela de Lanzarote celebra los 25 años de su implantación

Enfermería ha formado desde su creación en 1991 a 867 profesionales

Enfermería ha formado desde su creación en 1991 a 867 profesionales

El 5 de noviembre de 1991 la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) inauguró en la Isla sus primeros estudios fuera de Gran Canaria. Gracias al acuerdo suscrito entre el entonces rector de la ULPGC, Francisco Rubio Royo, y el presidente del Cabildo de Lanzarote, Dimas Martín, comenzó su andadura la Escuela de Enfermería en una casa del siglo XVIII en la Villa de Teguise, que fue sede de Correos. Esa primera ubicación se amplió con otras dependencias anexas en la misma localidad hasta que en el año 2012 y con el nuevo convenio entre la ULPGC y el Ayuntamiento de Teguise, Enfermería se trasladó a Tahíche, al mismo edificio en el que está la Escuela de Turismo de la ULPGC.

En los 25 años de Enfermería en Lanzarote, que la universidad celebró ayer con un almuerzo de confraternización en el Monumento al Campesino, se han titulado 867 enfermeros pertenecientes a 22 promociones. Cerca de 270 personas entre antiguos alumnos (215), docentes, personal de administración y servicios y autoridades académicas y sanitarias rememoraron los inicios de Enfermería en la Isla. Al igual que Turismo y la UNED esperan por el ansiado campus.

La decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la ULPGC, María del Pino Santana, recordó que "los comienzos fueron duros ya que las infraestucturas no eran las propias de un campus universitario. La casa no solo acogió la escuela sino también la delegación de la universidad en Lanzarote".

Santana agradeció al cabildo que "hiciera realidad lo que celebramos hoy" y añadió que "para la universidad es un reto importante tener tres sedes de Enfermería". A las de Gran Canaria y Lanzarote se sumó la de Fuerteventura.

José Miguel Trujillo se trasladó desde Gran Canaria a Lanzarote en 1991 para comenzar sus estudios de Enfermería en Teguise. Pertenece a la primera promoción de esa carrera (1991-1994) y lleva 22 años trabajando en el Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. En su clase estaban matriculados "37 o 38 alumnos, casi todos de Gran Canaria". Llegaron a Lanzarote "cargados de ilusiones" ya que no tuvieron la oportunidad de entrar en la escuela de Gran Canaria.

"Trajimos cajas de leche y latas porque vivíamos de esa manera", rememoró ayer José Miguel tras reencontrarse con sus compañeros en el Monumento al Campesino. "Nos imaginábamos un campus, algo parecido a lo que existe en Gran Canaria y Tenerife y nos encontramos una casa que era preciosa, pero una casa, como la de tus abuelos de campo".

Pusieron remedio a la falta de medios con imaginación. "El puntero era una caña de barranco y el vídeo había que pedírselo prestado a un amigo de Mapi [primera vicedecana] y no había biblioteca".

Sin embargo, de las carencias sacaron algo positivo, según el enfermero: "Permitió que la primera promoción hiciéramos peña porque nos vimos obligados a pensar qué podíamos hacer porque todos empezamos de cero".

José Miguel reconoció que "aunque no somos la promoción con mejores conocimientos académicos, sí es verdad que marcó lo que iba a hacer el corazón de la escuela". Este profesional asegura "distinguir perfectamente, quiénes son alumnos de Lanzarote y de Gran Canaria". Lo sabe porque "hay un conocimiento que no se ve pero sí se siente y eso es lo que diferencia a esta escuela. Hay un saber estar, que a día de hoy es lo que prima en la enfermería. Ya no es tan importante que sepas hacer una cama perfecta sino cómo la haces y la actitud que pones ante el proceso de creación de la persona que tienes delante, ya que eso, posiblemente, es lo que le llega al paciente. Traspasa lo que es la humanidad", explicó José Miguel.

Juan Manuel Martín es el vicedecano en Lanzarote de Enfermería desde 2004. Destacó que "aunque nos falten cosas, Enfermería ha evolucionado a mejor". Detalló que se ha pasado de una escuela que comenzó con 105 alumnos a casi el doble de matriculados en la actualidad con la instauración del grado, que amplió la formación de tres a cuatro años.

La demanda de matrículas es como mínimo seis veces superior a la oferta existente, aseveró Juan Manuel. "De las 50 plazas que se ofertan para el primer curso (en Gran Canaria son 150 divididas en dos grupos) están solicitadas, posiblemente, por unos 300 o 400 alumnos". No obstante, aclaró que "la petición está unificada puesto que el alumno solicita plaza en las tres sedes para abrirse campo".

"La mejor experiencia"

La grancanaria Mapi Martínez, primera vicedecana y docente de las materias Fundamentos de Enfermería y Terapias Complementarias, calificó como "la mejor experiencia" de su vida su incorporación a Enfermería en Lanzarote. "Trasladaron a mi marido a Lanzarote y por casualidad vi un cartel en el periódico de que iban a abrir aquí una escuela. Recibí mucho apoyo de la gente de Lanzarote, los alumnos, del hospital, de los centros de salud. Comprendían que eran los inicios", aseveró. Se convirtió en una toma de conciencia "de lo importante que estaba pasando en Lanzarote, que pasaba desapercibido para mucha gente".

Cristina Chas ejerce la docencia en Enfermería desde 1992. Atención a la maternidad, la infancia y la adolescencia y Técnicas de Enfermería son dos de las asignaturas que imparte. "El recorrido ha sido muy largo y con muchas trabas que hemos podido superar", manifestó. Para Cristina "somos como una familia y los alumnos participan mucho".

Alfredo de León procede de Fuerteventura. Pertenece a la quinta promoción (1995-1998). "Alquilamos una casa en Playa Honda y al principio costó el traslado en guagua hasta Teguise porque no había mucho transporte público, lo que fuimos normalizando porque muchos de nosotros teníamos coche", apuntó. En aquel entonces existían tres aulas. Subrayó "la confraternidad que había entre todos".

Compartir el artículo

stats