Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teguise

Atasco de vehículos en La Graciosa

El parque móvil cuenta con 296 utilitarios y hay 746 vecinos censados en la octava isla

Atasco de vehículos en La Graciosa

Atasco de vehículos en La Graciosa

El 17 de junio de 2005 entró en vigor la Ordenanza Reguladora del Tráfico en la Isla de La Graciosa, aprobada de forma definitiva por el pleno del Ayuntamiento de Teguise el 13 de mayo de ese mismo año, una normativa que ha quedado claramente desfasada tal y como se constata con el elevado parque móvil de la octava isla con 296 vehículos, según la información facilitada por la Guardia Civil a principios de este mes de abril. El censo de 1 de enero de 2016 registraba 746 vecinos censados en La Graciosa a tenor de lo que recoge el Anuario Estadístico del Cabildo de Lanzarote de esa anualidad.

En el caso de Lanzarote, que sumaba una población de derecho y de turistas de 200.852 habitantes en 2016 (145.084 residentes y 55.768 visitantes), señala el Centro de Datos, el parque móvil alcanzó el pasado ejercicio un total de 119.105 unidades.

En 2014 el Ayuntamiento de Teguise inició los trámites para la revisión de la Ordenanza Reguladora del Tráfico en la Isla de La Graciosa y adaptarla a las necesidades actuales, pero los trabajos, reconocieron fuentes municipales, se paralizaron debido a que estaba prevista también la redacción del nuevo Plan Rector de Uso y Gestión del Archipiélago Chinijo (PRUG), en vigor desde 2006, trámite en el que trabaja Gesplan. La idea es que los contenidos de ambas regulaciones estén coordinados.

La ordenanza municipal sigue, por tanto, con plena vigencia hasta que se derogue y se aplique la nueva. "Dadas las peculiares características que presenta la Isla de La Graciosa, entre otras, por su condición de Parque Natural, por tratarse de un espacio de superficie reducida y especial fragilidad, cualquier alteración, por mínima que sea, influye notablemente tanto en la idiosincrasia y tradiciones de sus habitantes, como en el medio que los rodea", asegura la ordenanza de Teguise, que añade que "tal sensibilidad hace que los reconocidos perjuicios del tráfico a motor, principalmente, se vean aquí especialmente acrecentados, al margen de la concepción peatonal que la Isla tiene". Como consecuencia de lo anterior, "queda prohibido con carácter general la circulación de vehículos de motor" aunque con excepciones.

Están autorizados solo dos vehículos destinados al transporte de viajeros (residentes y transeúntes) y de mercancías o carga ligera, permisos que se concederán mediante concurso y por un plazo inicial de dos años, detalla el reglamento. Los recorridos se permiten dentro de Caleta de Sebo y Pedro Barba así como por las pistas existentes a tal efecto fuera de esos núcleos residenciales y que están debidamente delimitadas y reseñadas. El transporte de mercancías también lo pueden usar los que desarrollen o exploten actividades de bares, restaurantes, tiendas, supermercados o similares, desde el muelle hasta el negocio o almacén de depósito de éste y viceversa.

El sector pide regularización

Se consienten un máximo de dos vehículos de excursiones con desplazamientos únicamente a Pedro Barba, Playa de Las Conchas, Montaña Amarilla, Playa Francesa y Cueva de Las Palomas. Pese a ello, la realidad es que solo para el traslado de pasajeros (taxis y excursiones) hay catorce jeeps safaris, manifestaron los propios transportistas el jueves de la pasada Semana Santa coincidiendo con el paro que ese sector protagonizó por primera vez en su historia en La Graciosa, para exigir la regularización de sus servicios y que no se les prohíba el regreso de sus coches a Caleta de Sebo cuando los trasladan a Lanzarote para someterlos a revisiones mecánicas o pasar la ITV. Los empresarios justificaron el crecimiento de la actividad del transporte en la necesidad de atender la demanda de traslados tanto por parte de los vecinos como por los turistas.

Por otro lado, también pueden circular los transportes sanitarios o análogos, siempre y cuando realicen la prestación a las que están adscritos, y los de la Administración Pública (consistorio, cabildo y Parques Nacionales) para labores de vigilancia, gestión técnica o conservación de la Isla. A su vez podrán transitar los destinados a trabajos tales como ejecución de obras públicas y privadas, labores agrícolas y de pesca (camiones, palas mecánicas o tractores, entre otros) si su titular justifica los trabajos a realizar, la duración de los mismos, el tipo y número de vehículos a emplear y los itinerarios. Los residentes pueden tener coches si justifican su necesidad.

Compartir el artículo

stats