Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trasmediterránea vuelve a casa

Una muestra de la Asociación de Coleccionistas Marítimos recoge el primer siglo de la naviera

Trasmediterránea vuelve a casa

Trasmediterránea vuelve a casa ANDRÉS CRUZ

Trasmediterránea vuelve a su casa, a las cuatro paredes que dieron cobijo a las oficinas de la naviera en la capital grancanaria durante décadas. Es el Edificio Elder, en cuyo museo se estrena hoy la primera exposición que recoge el primer siglo de vida de la compañía dentro del marco de la Feria Internacional del Mar (Fimar). La Asociación Canaria de Coleccionistas Marítimos (Accomar) da así por concluido un intenso trabajo de recopilación de objetos como un sextante, el timón y la bitácora del Ciudad de Mahón o la decena de maquetas que recogen en miniatura todos los detalles de ferris míticos como el J. J. Sister o artefactos como el Jet-Foil.

Ángel Ruiz, comisario de la muestra que estará abierta al público hasta el próximo 24 de junio, destaca que uno de los atractivos es la interacción que los visitantes podrán realizar con algunos de los objetos expuestos, como el timón de mando en el que tendrán la posibilidad de retratarse gracias a la instalación de un photocall, o una de las campanas, con las que podrán mostrar si han salido satisfechos de la visita.

Aunque si hablamos de historia de la compañía, una de las figuras fundamentales de la exposición es el periodista y cronista del Puerto de La Luz, Juan Francisco Fonte, quien se encarga de repasar los avances de la naviera durante este siglo. Fonte cuenta historias como la del Ciudad de Mahón, cuyo primer nombre -General Berenger- fue modificado con la II República. O el Ciudad de Sevilla, antes conocido como Infanta Beatriz.

La colección está compuesta de 120 piezas entre las que se encuentra material de cubertería, abundante documentación y vídeos cedidos por Televisión Española, o fotografías históricas. Para su elaboración han colaborado los miembros de la asociación y familias como la Flick con su museo naval. El presidente de Accomar, Juan José Rodríguez Castillo, adelantaba ayer que se descubrirá un busto del ingeniero Fernando León y Castillo, que después será cedido a la embajada de España en París.

La asociación, que a partir de ahora dará nombre a una de las salas del museo para acoger muestras marítimas, espera tener el mismo éxito que obtuvieron con la exposición de la Cunard, por la que pasaron 50.000 personas.

Compartir el artículo

stats