Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto saca tajada de la guerra comercial entre EE UU y China

Un buque con cereales que se dirigía al país asiático se desvía a La Luz para evitar aranceles

El Puerto saca tajada de la guerra comercial entre EE UU y China

El Puerto saca tajada de la guerra comercial entre EE UU y China

El Puerto de La Luz obtiene una buena cosecha de la batalla comercial abierta entre Estados Unidos y China. El recinto capitalino tiene previsto recibir a mediados del mes que hoy arranca un barco mercante cargado de sor-go estadounidense que en un principio se dirigía al puerto de Shanghái, pero que finalmente llegará a la Isla desviado como consecuencia de las barreras que las autoridades chinas acaban de imponer contra las importaciones de este cereal procedentes del país americano.

Será previsiblemente el 12 de mayo cuando atraque en Gran Canaria el RB Eden con algo más de 70.000 toneladas, según informó la agencia Reuters hace unos días, cuando su servicio de rastreo de buques detectó el cambio de ruta del barco. Los datos de posicionamiento indican que al cierre de esta edición, en la noche del lunes 30 de abril, el buque se encontraba navegando a una velocidad media de 12 nudos con rumbo noroeste en paralelo a la costa africana, al norte de la frontera entre Sudáfrica y Namibia.

El buque, un granelero de 229 metros de eslora y clase Kamsarmax construido en 2016, cargó las 70.223 toneladas del cereal en un silo de la compañía Archer-Daniels-Midland en la ciudad de Corpus Christi, en el sur de Texas, a mediados de marzo. Desde ahí emprendió la ruta del Cabo de Buena Esperanza y se introdujo en el océano Índico, siempre con el objetivo de llegar a Shanghái con el cargamento.

Sin embargo, después del 17 de abril el RB Eden cambió de rum-bo y deshizo su camino enfilando hacia el suroeste para, una vez doblado el punto de separación del Índico y el Atlántico, encaminarse hacia el norte, ahora hacia Gran Canaria. No es el único barco desviado después de la imposición de los aranceles: los me-dios estadounidenses y chinos también citan el caso del N Bonanza, que también cargó cereales en el mismo silo de Corpus Christi y que ahora se dirige hacia el puerto saudí de Dammam, cercano al emirato de Baréin. Al menos 10 barcos cargaron sorgo en Estados Unidos con destino a China a lo largo del mes de marzo, según indica Bloomberg citando datos del Departamento de Agricultura estadounidense.

Ese 17 de abril en el que los barcos cambiaron de ruta China había anunciado la imposición a las firmas estadounidenses de un depósito del 175% en la importación de este grano, muy usado en el país como forraje y también en la destilación de aguardientes tradicionales. La explicación oficial alude a una investigación para llevar a cabo prácticas antidumping. Con ella se busca evitar que algunas empresas vendan por debajo del coste con el objetivo último de deshacerse de aquella competencia con menos margen de maniobra.

El gobierno chino señala señala a las compañías estadounidenses como responsables de estas prácticas y asegura que la introducción del sorgo extranjero a bajo precio está hundiendo a los productores locales. Más allá de los motivos específicos en relación con el caso concreto de este cereal, en esta medida subyace la guerra comercial que desde hace meses mantienen los dos mayores gigantes económicos del planeta, una batalla arancelaria cada vez menos soterrada

Cereales y microprocesadores

La situación no es sencilla: este conflicto económico está trufado de sanciones y tasas a la importación de todo tipo de productos, desde la soja hasta los microprocesadores, y no pocos analistas lo definen como el más grave des- de la II Guerra Mundial. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que con su habitual retórica incendiaria ha usado la ba-lanza comercial con China como uno de los arietes de su proteccionismo económico desde que inició su carrera hacia la Casa Blanca, acaba de anunciar el envío de varios de sus jefes económicos a Pekín para tratar de frenar la escalada.

En este contexto de incertidumbre, la elección del Puerto de Las Palmas se ha debido a los mismos motivos que han hecho de él parada de barcos de todas las procedencias a lo largo de los siglos: su distancia relativamente cercana de los principales mercados del Atlántico, en las dos orillas y a medio camino entre el norte y el sur. Reuters explica que en los mercados se entiende que los propietarios de la mercancía, cuyo comprador final se desconoce por el momento, ha buscado "un puerto cercano a los principales mercados donde se pueda almacenar hasta nueva fecha" y subraya que "Las Palmas está considerada como una puerta de entrada a Europa y África".

En cualquier caso, la llegada del RB Eden a Gran Canaria va a suponer un reto logístico para las empresas de la Isla. Fuentes del sector expresan dudas sobre las posibilidades reales de guardar este cereal en Gran Canaria, dados los límites en la capacidad de la Isla. La carga que tiene previsto llegar a Gran Canaria a mediados de mes supone más del doble de lo que puede almacenar el mayor silo de La Luz.

La coincidencia ha hecho que el RB Eden vaya a llegar a la Isla en un momento en el que los responsables portuarios tratan de cerrar la primera importación de grano procedente de América Latina como parte de un proyecto a largo plazo para convertir La Luz en centro de distribución de mercancías hortofrutícolas procedentes de América Latina. El presidente de la Autoridad Portua- ria de Las Palmas, Luis Ibarra, vinculó ayer la próxima llegada del buque con "la labor de publici-dad que se ha desarrollado en estos años" al dar a conocer el Puerto como hub agroalimentario. De hecho, el gerente de la Fundación Puertos de Las Palmas, Sergio Galván, tiene previsto desplazarse en las próximas semanas a Washington DC para avanzar en estas negociaciones tras las ges- tiones realizadas en este sentido por el departamento comercial de la embajada de España en Estados Unidos.

Compartir el artículo

stats