Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo exige al taller de megayates una fachada más acorde con el entorno

Los promotores del centro náutico adaptan el exterior de las edificaciones para mejorar su calidad y que su estética no choque con el Castillo de La Luz

4

Muelle del Refugio en donde irá ubicado el taller de megayates

Las fachadas del taller de megayates del muelle del Refugio, en el Puerto de La Luz, deberán estar adaptadas al entorno paisajístico de la parcela donde su promotora, la empresa Rodritol, quiere instalarlo. La adecuación de las edificaciones es una de las exigencias establecidas por el Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Gran Canaria de cara al otorgamiento de la licencia al proyecto, según consta en un informe técnico elaborado por la Sección de soporte técnico a edificación y actividades de la administración local. Rodritol presentó en enero una modificación que está siendo evaluada por los técnicos municipales, según confirmaron ayer diversas fuentes.

El informe, fechado a finales del pasado mes de noviembre, indica que aunque los volúmenes planteados para las edificaciones se ajustan a la normativa, "no así el tratamiento de fachadas". La propuesta de los promotores -que ya había sufrido otras modificaciones antes para adaptarse a los requerimientos de Urbanismo- incluía una fachada con revestimientos en tonos claros alternados con azules para simular el efecto sinuoso de las olas. Urbanismo requiere ahora una propuesta "de mayor calidad y que asegure su inserción en el entorno".

El departamento municipal menciona, en concreto, tres elementos que el taller de megayates debe tener en cuenta en sus fachadas para acoplarse al entorno. Por un lado, el Castillo de La Luz, "con respecto al cual se encuentra enfrentado", según incide el informe. Por otro, con la ciudad y el acuario.

El documento de Urbanismo fue difundido días atrás a través de su sitio web por la asociación Gran Canaria Renace, opuesta desde un primer momento al emplazamiento de esta infraestructura. El informe, redactado por técnicos municipales, solicita a Rodritol que aporte infografías o fotomontajes "más realistas que los ya presentados" que incluyan, asimismo, la nueva solución escogida para las fachadas. Además, estas recreaciones informáticas deberán mostrar también la presencia en la explanada del Refugio de las estructuras temporales envolventes que sirven para realizar "trabajas de lijado, chorreo o pintado que emitan al aire partículas en suspensión".

Urbanismo también señala en su informe otras deficiencias cuya resolución resulta indispensable antes de que el consistorio pueda otorgar finalmente la licencia. Menciona, en concreto, la necesidad de que la zona comercial y de restauración cuente con sus propios aseos, así como la definición concreta de la distribución que tendrá esta última en cuanto a su cocina, su barra y su sala. Por último, considera que la creación de 19 plazas de aparcamiento contempladas en un principio "es escasa" y que el acceso a las mismas ha de ser desde el interior de la parcela en concesión y no desde la vía pública.

El conocido oficialmente como "centro náutico de servicios de atención a embarcaciones deportivas de gran porte y otras profesionales análogas" tiene previsto ocupar 17.653 metros cuadrados de suelo portuario en la explanada del muelle del Refugio. En ella, además de la zona de reparaciones y marina seca, habrá una edificación con tres módulos: uno de 24 metros de altura, otro de 8,4 y un tercero de 4,65. De acuerdo con el proyecto, los trabajos en seco con las embarcaciones tendrán lugar dentro de la nave de más envergadura, aunque en algunos casos se realizarán en el exterior, siempre dotados de las estructuras retráctiles que Urbanismo exigió ver en su informe de noviembre.

Compartir el artículo

stats