Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AIDA suspende sus cruceros a tres días del comienzo de la temporada alta

La naviera asume las restricciones del gobierno alemán | TUI mantiene por ahora sus circuitos

Buques de AIDA fondeados en la bahía capitalina la pasada primavera como consecuencia del parón provocado por la pandemia.

Buques de AIDA fondeados en la bahía capitalina la pasada primavera como consecuencia del parón provocado por la pandemia. Juan Castro

El arranque de la temporada de cruceros en Canarias tendrá que esperar al menos una semana. La corporación Carnival, matriz de la naviera AIDA, anunció ayer la suspensión de todas sus operaciones en noviembre “como resultado de la implementación por parte de Alemania de medidas de largo alcance para contener la pandemia del coronavirus”.

La decisión de AIDA llega solo tres días antes de la fecha prevista para el comienzo de las operaciones del AIDAmar, que debía llegar esta mañana a Las Palmas de Gran Canaria para comenzar sus travesías este domingo. La cancelación de las operaciones fue recibida con sorpresa en el Puerto de La Luz, donde la Autoridad Portuaria y las empresas que dan servicio a los buques ya tenían todo previsto. TUI, que tiene programado un buque a partir del próximo viernes, mantiene en principio su calendario.

El ‘AIDAmar’ debía llegar esta mañana a La Luz, pero ayer por la tarde se dio la vuelta

decoration

Carnival asegura en un comunicado que la suspensión de sus cruceros cuando solo faltaban tres días para el comienzo de la temporada en Canarias y con los pasajeros a punto de montarse en los aviones para llegar a las Islas es consecuencia de la decisión del Gobierno alemán de imponer “mayores restricciones en la vida pública y los viajes” en el contexto de la pandemia. La naviera reconoce que se trata de una medida “decepcionante para sus clientes”, aunque pide su comprensión apelando a “la importancia de que la salud y la seguridad sean la principal prioridad”. Costa Crociere, otra naviera que se encuentra bajo el paraguas de la corporación estadounidense, también anunció ayer una reorganización de sus buques para los próximos meses que afectará a varios trayectos de largo recorrido en los que tenía previsto tocar algunos puertos de las Islas.

La decisión de último minuto de la naviera pilló al buque AIDAmar en ruta hacia Canarias desde Skagen, en Dinamarca. El crucero, con capacidad máxima limitada a 1.700 pasajeros de acuerdo con los últimos protocolos, debía comenzar las operaciones este domingo con circuitos por el Archipiélago y puerto base en Las Palmas de Gran Canaria. Su llegada estaba prevista para esta misma madrugada y de hecho en torno a las 16.00 horas de ayer se encontraba a la altura del islote de Alegranza en dirección a la capital grancanaria, pero poco después giró su rumbo y comenzó a dirigirse de nuevo hacia el norte. El AIDAperla, que debía empezar sus travesías la próxima semana, también navegaba hacia las Islas y ayer por la tarde cruzaba el canal de la Mancha a la altura de la isla de Guernsey, pero poco después de las 17:00 horas también se dio la vuelta.

En el Puerto todo estaba listo para las primeras escalas de cruceros en más de siete meses

decoration

En el Puerto, que puso en marcha hace semanas un protocolo de cara al arranque de la temporada, todo estaba preparado ya para la llegada del AIDAmar y de los 266 viajeros con los que tenía previsto zarpar en su primera travesía. Tres representantes de AIDA llegados desde Alemania ultimaban ayer a pie de muelle algunos detalles y durante los últimos días se había completado la formación en materia de prevención laboral de los profesionales que desempeñan su trabajo a pie de muelle.

El director comercial de la Autoridad Portuaria, Juan Francisco Martín, señaló ayer que el retorno de los buques ya estaba comenzando a notarse en términos de empleo. Durante las últimas semanas, algunas empresas que prestan servicios a los buques o sus pasajeros habían podido sacar a sus trabajadores de los expedientes de regulación temporal de empleo en los que se encontraban, ante la previsión de actividad que iban a suponer las dos escalas semanales de la subsidiaria de Carnival. La Autoridad Portuaria confía en que la cancelación de los cruceros de las navieras participadas por Carnival se limite al mes de noviembre. Martín señaló que TUI “en principio sigue operando” y subrayó que la Administración “va a terminar el trabajo” con la previsión de que el gigante alemán del turismo mantendrá el arranque de sus operaciones para el próximo viernes, 6 de noviembre, con el Mein Schiff 2. A diferencia de AIDA, el turoperador cuenta con una aerolínea y planta alojativa propia para sus clientes. Hapag Lloyd, otra naviera alemana que tiene previsto comenzar a navegar por el Archipiélago en fechas próximas con el Europa 2, también confirmó ayer a los Puertos de Las Palmas su intención de seguir adelante con sus planes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats