Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Cícer, la joya de la corona

La práctica del surf crece pese a la pandemia y aumentan los negocios a su alrededor v El Ayuntamiento prepara grandes proyectos para la ola más surfeada de la Isla

26

Surf en la zona de La Cícer José Carlos Guerra

El surf es uno de los pocos sectores que han crecido en plena pandemia y la capital grancanaria no es una excepción. Unas 20.000 personas practican al año este deporte en la zona de la Playa de Las Canteras conocida como La Cícer, entre ellos parte del millar de estudiantes extranjeros del programa Erasmus de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

De todas las olas de la Isla la de La Cícer es, sin duda, la más surfeada y la que más influencia tiene en la economía. El impacto de este fenómeno en las escuelas de surf y alojamientos tematizados alcanza los 500.000 euros al año con un centenar de empleos directos. Además, existen 37 empresas y entidades dedicadas a esta actividad, entre ellos, operadores turísticos, restauración tematizada, medios de comunicación, materiales y complementos, fabricantes de tablas, organizadores de eventos o patrocinadores.

La Cícer, la joya de la corona | | JOSÉ CARLOS GUERRA

El surfero es capaz de viajar al último rincón del planeta en busca de nuevas olas y compartir experiencias con otros aficionados. En este sentido, el apoyo a campeonatos locales, regionales e internacionales que se celebran a lo largo del año en La Cícer; la mejora de la señalética surfera y la puesta en marcha de iniciativas como Soñando sobre las olas que permite a las personas ciegas iniciarse en este deporte, son algunas de las acciones que la Concejalía de Ciudad de Mar ha llevado a cabo para poner en valor esta práctica deportiva y su fortaleza como sector económico en desarrollo. “El sector del surf ha servido de motor dinamizador de la economía en un barrio tan popular como es Guanarteme”, señala el concejal de Ciudad de Mar, José Eduardo Ramírez. “Desde hace más de una década se ha convertido en un revulsivo y ya tenemos más de medio centenar de empresas vinculadas a este deporte, incluidas siete escuelas reguladas para trabajar en la zona”.

Un punto que Ramírez subraya es que esta afición no solo atrae a turistas que buscan nuevas olas o practicar deportes en el mar, sino que está de plena actualidad gracias a los nómadas digitales o trabajadores remotos “que han encontrado en el surf un aliciente más para trasladarse y vivir temporadas en nuestra ciudad”.

La Cícer, la joya de la corona

Las Palmas de Gran Canaria forma parte, desde 2011, de la Red Mundial de Ciudades del Surf que tienen como objetivo impulsar el surf como sector económico. Impulsada por San Sebastián, se encuentran también puntos como Arica (Chile), Santos (Brasil), Montañita (Ecuador), Huanchaco (Perú), Durban (Sudáfrica), Lacanau (Francia), Gold Coast (Australia), New Plymouth (Nueva Zelanda), Viña del Mar (Chile), Ericeira (Portugal), Newcastle (Australia), y Viana do Castelo (Portugal).

Ramírez destaca algunos proyectos ambiciosos que su concejalía tiene previsto llevar a cabo este 2021. El primero sería la creación del Centro de Surf Adaptado en La Cícer. “Estamos convencidos de que el surf es una actividad que puede ayudar a mejorar e incluso transformar vidas”, asegura. “Y esta posibilidad tiene que ser igual para todos. Por eso estamos empeñados en trabajar para convertir el surf en un deporte inclusivo y accesible en las playas de la ciudad”. En 2019 la Concejalía comenzó a trabajar con la ciudad de Santos (Brasil( para avanzar en este objetivo y en 2020 celebró unas jornadas formativas sobre surf adaptado en las que participaron on line más de cien personas.

“Esperamos abrir antes del verano el primer centro de surf adaptado de la ciudad”, aclara. “Y queremos que sea un hito para que cualquier persona pueda subirse a una tabla y coger olas y hacer del mar un lugar de encuentro y disfrute para toda la ciudadanía”.

La Cícer, la joya de la corona

El segundo consistirá en lograr convertir a la ciudad en Reserva Mundial de Surf. Y para ello “hemos solicitado a la organización Save The Waves Coalition la declaración de las olas de la ciudad, especialmente las de El Confital, como reserva mundial del surf”. El tercer aspecto consistiría en liderar el grupo de trabajo de rendimiento global dentro de la citada Red Mundial de Ciudades de Surf. “Nos lo han propuesto por nuestra experiencia de trabajo en gestión”, aclara. “Se trata de construir el índice de medición y valoración del rendimiento de una ciudad surfera desde el punto de vista de la madurez alcanzada como destino en sostenibilidad, calidad, implantación, colaboración público-privada, economía, etc.”

El cuarto punto sería continuar “apoyando los eventos de surf que se celebren en la ciudad como el LPA Surf City” donde acuden todos los años los mejores surfistas del país a principio de diciembre y “celebrar en el mes de julio un evento tematizado sobre surf que queremos que alcance a todo el barrio de Guanarteme como espacio dinamizador de esta actividad”. Finalmente, el quinto aspecto que señala el concejal consistiría en convertir al surf en uno de los pilares del Plan de Competitividad Náutica de la ciudad. “Queremos que esta práctica sea el fundamento de la gestión pública privada que desarrollemos en torno a esta actividad”, subraya.

Por su parte, el presidente de la Asociación de las Escuelas de Surfing de Gran Canaria, Sergio Álvarez, recuerda que “Las Palmas de Gran Canaria está considerada como una de las ciudades de surf más importantes del mundo ya que tiene unas condiciones excepcionales”. Y con esas características vienen “porque es una playa de arena con olas constantes durante casi todo el año con una temperatura de unos 20 grados en el agua y a su alrededor se pueden encontrar todos los servicios vinculados al surf como pueden ser escuelas, alojamientos, apartamentos, restaurantes, etc”.

Álvarez recuerda que La Cícer es la bahía que va de El Rincón al Confital, que tiene más de 12 rompientes de surf de gran calidad, con espacios en sus inmediaciones especialmente importantes como la ola del Lloret o la ola de la derecha de El Confital, “que es una de las mejores de Europa”. Desde hace ocho años el surf ha tenido un crecimiento exponencial en números de participantes y en una muy buena imagen que ha dado lugar a nuevas escuelas y a un turismo de surf. finalmente, Francisco Medina, uno de los encargados de la tienda Cruce Surf en la calle Almansa, que funciona desde 2019, indica que tienen mucha clientela extranjera que están de paso, que son parte de Erasmus, o que se quedan aquí por el teletrabajo, “aunque vivimos del canario al que le gusta el surf”.

Especializada en material duro y técnico para realizar este deporte, Medina sostiene que “La Cícer es un privilegio, pero está congestionada de gente y se satura”, siendo la más constante para hacer surf de Gran Canaria. “El surf en época de pandemia ha cogido mucho protagonismo, porque vas a respirar aire más puro, es a cinco centímetros de la superficie del agua después de estar todo el día con una mascarilla”. En su opinión, “todo lo que te transmita sensación de libertad después de que te hayan encerrado un par de meses va a estar en auge” y ahí radica el éxito que está teniendo.

Compartir el artículo

stats