Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria

Los migrantes duermen en tiendas de campaña en la zona de Altavista

Un grupo de africanos sobrevive entre casetas y chabolas en las ruinas de la terraza El Cielo | Las ONG reclaman que se les deje proseguir su ruta a Europa

Imagen del grupo de casetas en la antigua terraza El Cielo, en los jardines Rubió, por debajo de Altavista.. | |

Imagen del grupo de casetas en la antigua terraza El Cielo, en los jardines Rubió, por debajo de Altavista.. | |

El drama que viven los migrantes que arriban a las costas de Gran Canaria se va desparramando por la capital grancanaria en forma de campamentos improvisados en los que intentan sobrevivir, ante la imposibilidad de seguir su ruta hacia el continente europeo. El último alojamiento improvisado ha aparecido en los Jardines Rubió, en lo alto del parque Doramas cerca del mirador de Altavista, una zona en la que todavía quedan ruinas del antiguo poblado de chabolas que hubo en la zona hasta que desaparecieron hace ya casi diez años.

En aquella ocasión fueron canarios los que se vieron abocados a malvivir entre chabolas, hasta que la administración se dignó a entregarles una vivienda digna, pero ahora son jóvenes norteafricanos los que han montado varias casetas, un poco más abajo, justo en la terraza de lo que fue hace años el pub El Cielo, una zona discreta, escondida por los árboles, a salvo de miradas indiscretas.

Las Alcaravaneras y El Confital son otros puntos de la ciudad donde se han creado minicampamentos

decoration

Los jóvenes han ido montando varias casetas de campaña y dos pequeñas chabolas, en un hogar improvisado para ir viviendo como pueden mientras consiguen salir de la isla.

La zona está a medio camino entre el centro de Cáritas de Escaleritas, que ofrece comida a las personas sin techo y la playa de Alcaravaneras, donde hay servicio de ducha y desayunos.

La situación de estos migrantes es la misma que sufren los que pernoctan en la playa de Las Alcaravaneras, El Confital u otros puntos de la capital, algunos de los cuales escaparon del hacinamiento de los campamentos y luego no pudieron o no quisieron volver ni tampoco coger un avión o un barco, por más que lo intentaron, para llegar hasta su destino en la Península o en algún país europeo.

Hacinamiento

Las ONG que atienden a las personas migrantes plantearon, durante un encuentro mantenido el pasado mes de abril con responsables del Ayuntamiento de la capital grancanaria y la subdelegación del Gobierno de España en Canarias, que se respetara su derecho a seguir su camino al continente. También advirtieron de la necesidad de cambiar el modelo de acogida a los extranjeros que llegan a nuestras costas en pateras. Además, se insistió en la necesidad de acabar con los campamentos en los que se amontonan a las personas.

La plataforma solidaria Somos red, que se ha encargado de atender durante los últimos meses a los migrantes que fueron expulsados del campamento Canarias 50 de La Isleta y a los que duermen al raso ofreciéndoles alimentos y acogida, ha reclamado también al Ayuntamiento la reapertura de la Fábrica del Hielo, en la plaza de Manuel Becerra de La Isleta, con el objetivo de instalar un comedor y duchas. Sin embargo, desde el Ayuntamiento se ha justificado la negativa a ceder el equipamiento porque es necesario equipar antes el edificio y contratar personal.

En la calle

En los locales de la playa de Alcaravaneras, la ONG se encarga de ofrecer bocadillos y alimentos a todos estos jóvenes que carecen de sustento que llevarse a la boca. En la zona de Alcaravaneras se han llegado a reunir hasta un centenar de migrantes, en busca de comida.

Desde el Ayuntamiento aseguran desconocer cuantos extranjeros llegados en cayuco se encuentran en situación de calle. Durante el encuentro mantenido en abril para abordar posibles vías de solución a los problemas con los que se enfrentan estas personas, se demandó la elaboración de un censo de los migrantes que duermen al raso para conocer con exactitud el número de personas afectadas y prestarles asistencia.

La «gravísima crisis social»


La portavoz del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canario, Pepa Luzardo, ha afeado al alcalde Augusto Hidalgo (PSOE) que no permita a su grupo político debatir en el pleno de este viernes sobre la “gravísima crisis social” que vive el municipio, que cuenta ya con 50.000 parados y 37.000 personas afectadas por ERTE. “Tenemos un alcalde obsesionado con la foto y el vídeo promocional, por lo que le aterra hablar exclusión social en su ciudad, a pesar de que somos el epicentro de la pobreza de todo el Archipiélago”, explicó la edil, quien afirma que las iniciativas son “perfectamente legales”. Criticó que hayan «desaparecido del orden del día las dos mociones de cariz social, lo que demuestra la animadversión que tiene Hidalgo a que los temas sociales sean tratados en el pleno». | LP

Compartir el artículo

stats