Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alexander Arce Presidente de la Comisión de Fiestas del Carmen de La Isleta

Alexander Arce: “El Carmen traspasa los límites del barrio y de la ciudad”

Alexander Arce, junto a una imagen de la Virgen del Carmen.

En enero de 2020, y con solo 18 años, Alexander Arce se convirtió en el presidente de la Comisión de Fiestas del Carmen de La Isleta, después de que se le «calentase» la cabeza. Ahora, compagina su vida de estudiante con el estrés de organizar estas celebraciones, que le dejan, aun así, buen sabor de boca.

¿Qué hace que alguien tan joven como usted se meta a dirigir una comisión de fiestas como la del Carmen de La Isleta?

Como joven del barrio que soy, la fiesta del Carmen va en mi ADN, y desde pequeño lo he vivido mucho, me he metido en la parroquia de lleno, y en casa todos lo sentimos mucho. En enero de 2020, no había una comisión de fiestas, y como son fiestas de la ciudad nos preguntábamos cómo íbamos a hacer, porque si no, la tendría que organizar el Ayuntamiento. A mí se me calentó la cabeza, cogí a mi grupo de amigos, que somos todos de la parroquia, y arrancamos. Empecé a mantener contacto con la Concejalía del Distrito y vino la pandemia y lo echó todo abajo.

Un año complicado el pasado 2020.

Hemos tenido que afrontar desde el año pasado una nueva forma de ver y realizar las fiestas del Carmen, y fue mejor de lo que esperábamos, porque hubo más fuegos que en otros años durante la noche del Carmen, el día de la romería hubo una megafonía puesta que alegró a la gente con cosas simples y simbólicas. Y más descargas de voladores a las horas aproximadas en que tendría que salir la Virgen. No fue tan horrible.

¿Qué esperan de esta nueva etapa en la Comisión de Fiestas isletera?

Sobre todo, esperamos el apoyo de nuestra gente, de nuestro barrio, porque para ellos trabajamos todo el año. La mayor satisfacción para esta Comisión de fiestas, y para mí como presidente, es ver las caras alegres y las esperanzas de recuperar esa normalidad que teníamos previa a la pandemia de Covid. Que se involucren los vecinos y sean conscientes de que estamos saliendo de una situación complicada es otro de nuestros propósitos ahora mismo.

¿Qué significa la Virgen del Carmen para La Isleta?

Para nosotros, yo siempre lo digo y es una especie de mantra en mi vida, la Virgen del Carmen marca nuestro ritmo de vida, y no te exagero. Vivimos en un julio constante, de alguna forma terminan las fiestas y ya estamos pensando en las que vienen. De hecho, ahora mismo no han empezado las de este año y ya estamos dándole vueltas a cómo serán las del próximo 2022, fuera ya de la pandemia. La Isleta sin la Virgen no es nada, es como nuestra carta de presentación: adonde vamos, la Virgen del Carmen va con nosotros. Para mí personalmente, sin ella, esta aventura de la Comisión no hubiera sido posible por la cantidad de papeles y cosas que he tenido que mover, siempre le pido ayuda para que esto salga bien.

Este año parece que la situación de la Covid-19 va a dar un respiro, ¿tienen planeado algo de cara a ese 16 de julio?

Estamos preparando el pregón, que se pasa este 2021 al día 7: en un año normal suele ser el día 6, pero la Virgen este año va a bajar del camarín sobre las 18.00 horas del día 6 y el párroco quiso dar una hora para que la gente entrara y pudiera verla antes de dar la misa a las 19.30 horas, y el pregón estaba previsto a las 20.00 horas, por lo que podía ser un peligro por la gran cantidad de gente que podría mezclarse entre los dos actos. Por ello, decidimos pasarlo a otro día, quien quiera acudir tendrá que apuntarse en una lista por el rastreo de Covid, y velaremos por todas las medidas de seguridad que tenemos que cumplir. Este año, el pregonero será José Luis Yánez, el cronista de la Villa Mariana de Teror, por su vinculación con nuestro barrio y su amor por la festividad del Carmen.

«Como joven del barrio, las Fiestas van en mi ADN y desde pequeño me he involucrado mucho»

decoration

¿Qué más hay en la agenda?

Hay una gala conmemorativa en la que estamos trabajando conjuntamente con la Concejalía del distrito Isleta-Puerto-Guanarteme, con la que solo tengo palabras de agradecimiento. Estamos todavía trabajando en las fechas, pero la idea es hacer una recopilación de lo que son las Fiestas del Carmen. A finales de mes, se está preparando otro acto al que le estamos dando forma como cierre de fiestas. Es decir, este año tendremos tres grandes galas de celebración: estas dos y el pregón a cargo del cronista oficial de Teror. Además, el día 15 por la mañana tendremos la diana floreada con una batucada para animar a la gente al estar en vísperas del día de nuestra patrona, y alguna que otra cosita más que hemos preparado con mucha ilusión y esperanza. Pese a que la Virgen no podrá salir a procesionar, sí que haremos descargas de voladoras las horas en las que estaría previsto que saliera a las calles del barrio.

Han iniciado en las últimas fechas un concurso de cartelería, ¿cómo marcha? ¿Ha habido participación?

La gente parece estar involucrada, y esperemos que sigan en esta línea. Si el ganador del concurso es una persona de nuestro barrio, mejor que mejor, pero como somos fiestas de la ciudad, el certamen del cartel está abierto para todos los ciudadanos, incluso más allá de Las Palmas de Gran Canaria. El Carmen traspasa los límites del barrio y de la ciudad.

¿Por qué embarcarse en esta aventura? ¿Qué le diría a la gente que aun no forma parte de la Comisión de Fiestas pero que siente esa curiosidad?

Yo siempre lo he dicho: cualquier persona que quiera estar en nuestro equipo es bienvenido, y el objetivo es remar en el mismo sentido: las Fiestas del Carmen. Si quieren formar parte de esta bonita locura, como yo la llamo, que se pongan en contacto con nosotros. Es un ritmo de vida bastante acelerado, y siempre surgen cosas, pero el resultado es lo que vale, las caras de alegría de la gente es el mayor regalo para nosotros.

¿Es complicado el hecho de ser joven para dar lo máximo en esta aventura?

El año pasado, cuando salió a la luz que íbamos a coger la Comisión de Fiestas, lo primero que se escuchó es que el presidente, o sea yo, era demasiado joven, hubo opiniones para todos los gustos. El echarse cosas arriba se nota, por mucho que seamos jóvenes, la responsabilidad que conlleva es tremenda. Al principio, estamos un poco estigmatizados, y yo me pregunto por qué no, porque yo las he vivido desde chico. Para mí son cosas que salen del corazón, es una cosa muy grande que no puedo explicar con palabras.

Compartir el artículo

stats