Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘AIDAstella’ deja la ciudad tras 15 meses fondeado en la bahía

El AIDAstella y el AIDAbella, fondeados en Las Palmas de Gran Canaria.

El AIDAstella y el AIDAbella, fondeados en Las Palmas de Gran Canaria.

La reactivación del sector de cruceros en Europa ha puesto fin a una estampa que se había vuelto habitual en la bahía de Las Palmas de Gran Canaria. Uno de los dos cruceros gemelos de la naviera AIDA fondeados desde el comienzo de la pandemia, el AIDAstella, dijo adiós a la ciudad el miércoles por la noche. Tras 15 meses convertido en parte del paisaje marítimo de la capital, el buque, que halló refugio en la zona de fondeo frente a San Cristóbal obligado por el parón forzoso del sector en todo el mundo, zarpó rumbo al Mediterráneo para retomar su actividad a partir de julio. El AIDAbella, que le ha acompañado este tiempo, continúa en la rada sur a la espera de que se consolide recuperación de la industria. 

El AIDAstella llevaba varios meses realizando viajes por las Islas como parte de su temporada invernal cuando el Gobierno de España ordenó la paralización de los cruceros a partir del 15 de marzo de 2020. Tuvo que adelantar su regreso al muelle Santa Catalina, donde estaba preparada una gran operación para desembarcar sucesivamente a 9.000 cruceristas de cuatro buques ese fin de semana. Ante la incertidumbre que se cernía sobre el sector, la naviera optó por dejarlo en la Isla.  

No fue el único: por Canarias pasaron o hallaron refugio más de 20 cruceros durante los días inmediatamente posteriores al inicio del estado de alarma. Una excepción en la prohibición de atraque a los cruceros permitía recibirlos en lugares con capacidad sanitaria suficiente, siempre que viajaran sin pasajeros y con la tripulación mínima para garantizar una navegación segura. Algunos permanecieron varias semanas navegando a muy baja velocidad en aguas al sur del Archipiélago, como ocurrió con tres de los Mein Schiff de TUI Cruises, hasta que pudieron organizar el retorno a sus países de origen de los trabajadores no esenciales, y posteriormente encontraron acomodo en las zonas de fondeo de los principales puertos canarios.

Viajes por el Mediterráneo

AIDA es una de las navieras que retomaron la actividad en Canarias el pasado otoño, aunque no recurrió para ello a las unidades fondeadas en Canarias. En su lugar optó por buques como el AIDAperla, que habían sido adaptados en el norte de Europa a los requerimientos de prevención del coronavirus, y mantuvo al resto a la espera de una reactivación generalizada que ahora comienza a tomar forma. El AIDAstella volverá a recibir pasajeros el 29 de julio, cuando comenzará su temporada en el Mediterráneo occidental con viajes de diez u once días que tendrán el Puerto de Palma, en Baleares, como base de operaciones.

El ‘AIDAbella’ continúa frente a San Cristóbal; otros ocho, atracados en distintos muelles

decoration

Tras su marcha, el AIDAbella se convierte en el último gran crucero fondeado en Las Palmas de Gran Canaria. La enseña del grupo Costa para el mercado alemán está reactivando este verano varios de sus buques para el Mediterráneo y el Báltico, aunque no incluye ni esta unidad ni las cuatro que aún permanecen en Santa Cruz de Tenerife, el Luna, el Mira, el Mar y el Nova. Este último retomará sus cruceros en el golfo Pérsico a partir de noviembre con base en Dubai y Abu Dabi, según anunció la naviera semanas atrás. 

En varios puntos del Puerto de Las Palmas también se encuentran atracados otros cruceros de menores dimensiones, como los dos veleros Sea Cloud en el Santa Catalina norte o el Ocean Explorer en el Sanapú. Los barcos de expedición Ocean Diamond, Ocean Atlantic, Ocean Endeavour, Sea Spirit y Greg Mortimer permanecen en Astican. 

Vuelta al mundo 

AIDA ha incluido a Canarias entre los lugares de escala del viaje alrededor del mundo que emprenderá el AIDAsol en el otoño de 2022. La naviera anunció ayer una travesía de 117 días con 43 escalas en 20 países durante la que se atravesará una vez la línea internacional de cambio de fecha y dos veces el ecuador. La primera parada en el Archipiélago tendrá lugar al comienzo del viaje, tras zarpar de la Europa continental y antes de cruzar el Atlántico rumbo a América del sur. La segunda, tras bordear África procedentes del Índico. La travesía, prevista para este otoño, ha tenido que retrasarse un año por la pandemia.

Compartir el artículo

stats