Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

Navantia tantea a empresas canarias para colaborar en proyectos eólicos

La empresa naval pública es uno de los referentes mundiales en construcción de estructuras para el sector | Una misión comercial visita Gran Canaria y Tenerife

La delegación de Navantia, durante su visita a la Autoridad Portuaria de Las Palmas. | | LP/DLP

La próxima construcción de parques eólicos en aguas de Canarias comienza a generar contactos entre compañías del Archipiélago y los constructores de este tipo de proyectos. Representantes de la sociedad pública Navantia, que ha logrado posicionarse como referente mundial en la ejecución de todo tipo de estructuras para el sector, visitaron la semana pasada Gran Canaria y Tenerife para sondear el tejido empresarial y conocer sobre el terreno las capacidades de los recintos portuarios insulares.

La experiencia con la industria petrolera es una de las ventajas con las que cuenta el Archipiélago

decoration

La agenda canaria de la delegación de Navantia se centró en la exploración de dos sectores clave para la ejecución de proyectos de energía eólica en alta mar, el naval y el logístico, de la mano del Cluster Marítimo de Canarias. El Puerto de Las Palmas cuenta con empresas de calidad contrastada en ámbitos como el de los astilleros, habituados a cumplir con los estándares de calidad que exige otra industria offshore, la petrolera, presente en sus aguas desde hace dos décadas. La visita incluyó paradas en las instalaciones de Astican y Zamakona, firmas locales que con anterioridad ya han mostrado su interés por participar en proyectos vinculados a las fases de construcción y explotación de parques eólicos flotantes como los previstos en el Archipiélago.

Al margen de la ejecución de los trabajos de ensamblaje o mantenimiento de parques eólicos a los que aspiran las empresas navales canarias, en la industria eólica en alta mar resulta fundamental la logística de grandes proyectos, que requiere una gran capacidad de respuesta y equipos específicos, como grúas de gran capacidad. Encargos previos de industrias como la petrolera o la de telecomunicaciones -para la atención a barcos cableros- sirvieron como carta de presentación ante Navantia a empresas como Boluda, Sepcan, BS Cargo, Martín e Hijos y Transportes Carballo.

La delegación de Navantia, que también se reunió con entidades de promoción exterior (Proexca), patronales (Fedeport y (Atiren-Connavalte) y las dos autoridades portuarias, regresó a la Península con el cometido de elaborar un informe sobre el potencial de las instalaciones portuarias del Archipiélago. El documento, que la empresa pública compartirá con el tejido empresarial de las Islas, permitirá conocer las fortalezas y debilidades que presenta Canarias, para poder actuar con antelación sobre los elementos de la cadena de valor que no respondan a los requerimientos específicos de la industria eólica.

Certificaciones petroleras

La experiencia canaria en el sector petrolero y del gas natural es una de las ventajas con las que cuenta el Archipiélago ante la inminencia de las energías renovables en alta mar, según señalan fuentes portuarias. Las empresas que prestan servicios a las multinacionales propietarias de buques perforadores poseen las certificaciones de calidad y seguridad exigidas por esta industria, requerimientos que resultan homologables a los de la eólica aunque sea necesario acometer algunas adaptaciones.

Su último contrato con la eléctrica Iberdrola asciende a 400 millones de euros hasta 2025

decoration

Los contactos con Navantia se centran por ahora en la instalación de los parques eólicos previstos en las costas del Archipiélago, pero a la vez abren la puerta a la consolidación de Canarias como centro de servicios para el sector en su área de influencia oceánica, tal y como ocurrió en su día con la industria petrolera. Las empresas de las Islas observan con atención cada nuevo contrato de la empresa pública y a partir de ahora buscarán fórmulas para establecerse como socios.

La experiencia de Navantia abarca la mayor parte de estructuras offshore para la industria eólica. De sus instalaciones en Galicia y Andalucía han salido soportes fijos, flotantes y subestaciones destinadas a proyectos punteros en Europa, desde Alemania al Reino Unido. Su último contrato con Iberdrola, anunciado la pasada semana, le garantizan 400 millones de euros durante los próximos cuatro años a cambio de construir hasta 130 cimentaciones para los parques en alta mar de la eléctrica. Las mismas compañías acordaron el año pasado el pago de otros 170 millones por 62 estructuras para una instalación eólica en Francia.

Compartir el artículo

stats