Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo | Más hoteles pese a las restricciones del covid

Las Palmas de Gran Canaria suma en dos años siete hoteles a su oferta pese a la pandemia

Según el INE, la capital pasa de 31 establecimientos en julio de 2019 a 38 el mismo mes de 2021 | Los hoteleros acogen los datos con cierto escepticismo

El hotel Cordial La Peregrina es uno de los nuevos establecimientos que han abierto desde junio de 2019 en la capital. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

El informe de coyuntura turística del mes de julio publicado hace unos días por el Instituto Nacional de Estadística (INE) refleja un incremento de establecimientos y plazas hoteleras en la ciudad entre julio de 2019 y julio de 2021, pese a la pandemia. Según los datos de la entidad pública, Las Palmas de Gran Canaria ha sumado en este periodo hasta siete nuevos hoteles, pasando de 31 a 38, y un total de 2.120 plazas, partiendo de las 4.610 de aquel verano a las 6.730 de este año. Unas cifras optimistas a pesar del frenazo de la actividad debido a la crisis sanitaria que ha hecho que muchos mercados hayan impuesto restricciones a los turistas en su regreso a los lugares de origen.

Estos datos del INE también muestran la recuperación que ha experimentado el sector comparado con el verano de 2020. En julio del año pasado, solo había abiertos 16 establecimientos estimados, casi la mitad de los que lo estaban en 2019. Las plazas ofertadas en ese momento eran 1.797, por lo que en los últimos 12 meses se han recuperado casi 5.000. Muchos de ellas han sido de hoteles que han reabierto tras procesos de reformación, como el Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel, el Parque, en San Telmo, o el Lemon & Soul en el antiguo Hotel Atlanta. Pero también han abierto nuevos alojamientos como el Barceló Occidental, el Cordial La Peregrina, el Vista Acuario -de la misma compañía canaria-, el Hotel Matilde o el Alfredo Beach Hotel. Nuevas caras en el mercado turístico de la capital grancanaria que persiguen aportar un toque diferente al destino de sol y playa propio de la zona sur de la Isla.

Pese a estas cifras, en la Asociación de Hoteles y Establecimientos Extrahoteleros de Las Palmas de Gran Canaria (Ahelpa) muestran cierto escepticismo con el informe del INE. Su secretaria general, Rosy Mujica, asegura que desde hace algún tiempo llevan avisando sobre «una burbuja hotelera» en la capital grancanaria. «Coloquialmente, no hay gente para tanta cama», remata la representante de los principales empresarios del sector alojativo, quien agrega que siguen existiendo las mismas épocas buenas y malas que ya existían antes de la pandemia para el turismo urbano en la ciudad. «Nada ha cambiado estos años», señala.

En su opinión, muchas de las personas que se han animado a llevar a cabo estas inversiones «se han visto deslumbradas por cifras puntuales que no se corresponden al año completo». Y es que la temporada baja en la ciudad sigue abarcando «bastantes meses, prácticamente la primavera y todo el verano». «No tiene sentido que se sigan abriendo hoteles para seguir fracasando todos a la vez», lamenta Mujica. A este hecho se le añade el incremento «bestial» de viviendas vacacionales en los últimos tiempos, hasta el punto que ya hay registradas legalmente más de 2.200 solo en la ciudad, una cifra que es realmente superior si se tiene en cuenta que solo una pequeña parte del total de alojamientos de este tipo existentes no están censados.

Por su parte, el concejal de Turismo, Empleo y Desarrollo Local de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, resalta que los datos que ha presentado el INE muestran una recuperación del optimismo y la confianza, si bien avisa que es necesario «seguir trabajando para recuperar los mercados internacionales tradicionales de cara al invierno y apostar por destinos emisores que están empezando a descubrir la ciudad». Además, se congratula porque los empresarios hoteleros «han entendido que la capital permite una actividad turística significativa», ya que por su carácter único, necesita de «hoteles singulares, de calidad y con personalidad».

El edil de Nueva Canarias también reconoce que, aunque la oferta hotelera que ya existe en Las Palmas de Gran Canaria «no es escasa», estos nuevos establecimientos también ayudan a que mejore «inmediatamente» el espacio a su alrededor. «Cada vez que un hotel se construye, se transforma el espacio urbano», señala, para luego ensalzar que la capital de Gran Canaria es «el destino urbano más importante de Canarias y del Atlántico Medio», y que ha dejado atrás el modelo de ciudad de compras o playas.

«Cadenas como Barceló, Cordial y Hoteles The, entre otras, están haciendo una apuesta muy importante con la ciudad. En definitiva, contamos con sol y playa, la naturaleza ha sido muy generosa con nosotros igual que con el resto del archipiélago Canario, pero aportamos muchísimo más y todo ello aporta valor al imaginario que queremos que acompañe a la capital e la isla como destino», asevera Quevedo, quien recuerda que la actividad turística viene acompañada también de un mayor dinamismo comercial y de negocios asociado a una forma determinada de hacer turismo. Y pone como ejemplo el sector de los nómadas digitales, que si bien no ha tenido un especial impacto en la actividad hotelera, sí lo ha tenido en la extrahotelera, y que además ha servido como elemento de promoción «muy importante».

Pese a estos datos del INE, el Instituto Canario de Estadística (Istac) publica otras cifras en su informe mensual de alojamiento turístico en establecimientos hoteleros. Según la institución pública regional, en julio de 2021 había 6.435 plazas hoteleras ofertadas, es decir, 295 menos que las que refleja el organismo nacional. Pero la gran diferencia se da en las plazas de julio de 2019, que el Istac situaba en 5.869, es decir, unas 1.200 más que el INE.

Una diferencia que también se refleja en el número de hoteles abiertos: 36 cifra el Istac en julio de 2021 por los 38 del INE.

Compartir el artículo

stats