Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vecino de Las Palmas de Gran Canaria se proclama campeón nacional de colombofilia

Isidro Suárez consigue el título de español de Derbys de Colombofilia con 15 de sus palomas | Lleva desde los seis años cuidando de estas aves

Isidro Suárez es el campeón de España de Derbys de Colombofilia 2021

Isidro Suárez es el campeón de España de Derbys de Colombofilia 2021 Christian Afonso

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Isidro Suárez es el campeón de España de Derbys de Colombofilia 2021 Christian Afonso

Isidro Suárez lleva toda su vida dedicado en cuerpo y alma a las palomas. Desde que tenía seis años, ya cuidaba de las aves en casa, un hobby al que le dedica mucho de su tiempo libre. En 2021, todo ese trabajo le ha convertido en campeón nacional de Derbys de Colombofilia, ya que sus 15 palomas fueron las que más puntuación obtuvieran esta temporada. Un éxito compartido con su hijo y el cuidador de su palomero.

Soplaba apenas seis velas el año en que Isidro Suárez comenzó a cuidar de las palomas en su casa familiar en San José. Durante toda su vida, que ya huele a jubilación, se ha implicado en cuerpo y alma al cuidado de estas aves, a su entrenamiento para la competición y, en definitiva, a una afición a la que le ha dedicado muchas horas, compartidas en gran parte con su hijo Wenceslao y el cuidador de su palomar, Carmelo. Un esfuerzo que da sus frutos y les han convertido en campeones nacionales de Derbys de Colombofilia en 2021, gracias al buen hacer de 15 mensajeras criadas para vencer con genes cuidadosamente seleccionados. Con el orgullo del trabajo bien hecho, solo esperan seguir obteniendo buenos resultados en los próximos años.

31

Isidro Suárez, ganador de un premio nacional de colombofilia Juan Carlos Castro

El cuidado de las palomas no es cuestión baladí. En la azotea de su casa, en el barrio capitalino de San José, tiene unas 700 palomas entre reproducción y viaje. Y es que, para competir a este nivel en los Derbys a nivel nacional, es necesario tener claras las ideas. Solo aquellas con genes poderosos, capaces de volar largas horas o de hacerlo en el menor tiempo posible, son las elegidas para reproducirse y transmitir sus cualidades a sus descendientes. Esos polluelos, que apenas cuentan unas semanas de vida, serán los que, entre mediados de febrero y principios de abril, sean llevados a los palomares en los que se celebran las competiciones para que se vayan familiarizando con ellos y puedan regresar con las máximas garantías posibles de éxito en el momento en que sea la suelta. Un meticuloso proceso en el que fundan muchas de sus esperanzas de triunfo, y que suelen hacer antes que nadie para que sus aves sean las que más tiempo de aclimatación, por llamarlo de alguna manera, tengan.

No obstante, no son solo los genes los que hacen de una paloma mensajera una campeona de Derbys, aclara Carmelo. También depende de la estructura del propio animal y de la ventilación de las alas para que el aire pase por entre las plumas y mejore la agilidad y rapidez en el bateo, así como dé un mayor impulso en las travesías sin costarle grandes esfuerzos a las aves. 

Gracias a su título, ha sido invitado a tomar parte en los torneos continental y mundial, que son en septiembre

decoration

Además, este año, gracias a su triunfo en el certamen español, han sido invitados a participar tanto en el concurso a escala continental, que se desarrollará en Portugal, como al campeonato internacional, en Zagreb (Croacia), de los que todavía no conocen fecha, pero que esperan sean sobre el mes de septiembre. Una oportunidad que no dejarán desaprovechar, porque les hará conocer palomares de distintas partes del mundo y a otros colombófilos y sus técnicas. 

La preparación de una paloma de competición con opciones de ganar es muy compleja, y requiere de años de perfeccionamiento. Entre Isidro y Carmelo definen qué deben tener. «Para la velocidad, la paloma se prepara con un macho. A ella se le cría un año antes en su casillero con su macho para que coja cariño al palomar, para que, cuando la suelten, ya sepa que el macho está esperando. Si no tiene nada, quizás se vaya a otro lado, o se despiste», especifica el cuidador del palomar. Pero no es todo cuestión de atracción animal. Una dieta rica en vitaminas es también vital para garantizar el éxito. En cuanto a aquellas aves que participan en carreras de fondo -de hasta mil kilómetros de distancia en algunos casos concretos-, detalla que deben tener «un aliciente» para que regresen, pese a que puedan sentir cansancio por lo largo del trayecto. Por eso, «ha de tener algo esperando que de verdad sea importante para ellas, como unos huevos o unos pichones». 

El ave con que ganó uno de los Derbys se llama Tacande, en honor al pueblo palmero tras la erupción volcánica

decoration

Isidro cuenta las diferencias que existen entre las palomas que se usan para trayectos cortos y rápidos, y aquellas que deben volar más horas. «Las de velocidad suelen ser palomas muy ligeras. En cambio, las que hacen más distancia, suelen ser más chiquitas. Tal vez, del mismo peso o poco más o menos que la otra, pero más cortita. Porque esas palomas vuelan y, al volar muy alto, los vientos las ayudan y hay momentos en que ellas no tienen por qué mover las alas, no hacen esfuerzo ninguno, sino que el viento las trae. Suelen volar más pausadas, son más horas, por lo que tienen más resistencia», señala el campeón nacional. Y es que son verdaderas atletas del aire, con características propias y una rutina de entrenamiento y comidas muy exigente. Tal y como comenta Wenceslao, en la colombofilia pasa «igual que con los corredores: uno de fondo o de maratón es más pequeño y ligero que uno de velocidad, más musculoso, y siguen dietas distintas según su disciplina». 

Isidro Suárez recogió su premio de campeón nacional de Derbys de Colombofilia en Palma de Mallorca después de haber participado con 15 de sus palomas en cinco competiciones en distintos puntos de la geografía peninsular. En cada uno de ellos, se envían a seis aves, de las que tres son seleccionadas para las sueltas que se producen, si bien solo puntúa la final. En una de esos torneos, resultó vencedor con uno de sus animales, obteniendo los 1.000 puntos en juego. El nombre de este campeón es Tacande, en honor a la localidad palmera, y tiene una historia curiosa. Al principio, Isidro y Carmelo pensaban que se trataba de una hembra, por lo que le pusieron un nombre femenino. Sin embargo, al cabo de unos meses se percataron que era macho, justo unos días después de que erupcionara el volcán de Cumbre Vieja, por lo que decidieron renombrarle y homenajear a la población de La Palma tras un año difícil. 

Una afición extendida

La colombofilia es una práctica bastante extendida en Canarias, si bien su mayor problema es el vasto océano que rodea al Archipiélago y que muchas veces dificulta el vuelo de las palomas, que se desorientan al no tener referencias. A pesar de ello, Las Palmas de Gran Canaria tiene bastantes amantes de este deporte, sobre todo en aquellos barrios que tienen una fisonomía característica en la que las casas terreras predominan, como pueden ser San José, San Juan, el Risco de San Nicolás o La Isleta, según apunta Isidro. «También está Salto del Negro, pero allí han ido los de San José que se han mudado», matiza. Ello provocará que las próximas generaciones, aunque también estén enamoradas de la colombofilia, no puedan practicarla porque «la tendencia es a vivir en pisos, donde no pueden tenerse palomares». Lo que sí parece claro es que este premio a Isidro pone a Canarias en el mapa nacional de esta disciplina.

Compartir el artículo

stats