Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La casa del doctor Apolinario será derribada y da paso a un edificio de viviendas y comercial

El inmueble, construido a inicios del siglo XX y diseñado por el arquitecto Laureano Arroyo, es uno de los más antiguos del paseo de Las Canteras y será derribado

Vista del paseo de Las Canteras centrada en la Clínica de San José y la casa del doctor Apolinario. SANTI BLANCO

La casona que fuera del doctor Bartolomé Apolinario y Macías, una de las más antiguas de la playa de Las Canteras, será derribada para construir en su lugar un edificio de seis viviendas y un local comercial. Se distribuirá en cuatro plantas, dos en la fachada principal y las otras dos retranqueadas de forma escalonada para minimizar el impacto visual. El inmueble fue levantado hace más de 100 años y su primer propietario fue el médico fundador de la casa asilo de San José, que funcionó como primer hospital y escuela del Puerto. El doctor, que llegó a ser alcalde de la ciudad en 1902, construyó el conjunto con el objetivo de atender las necesidades básicas de los vecinos y marineros de la zona, que hasta ese momento carecían de las mismas.

El edificio que se derribará está situado en el paseo de Las Canteras en una de las pocas manzanas que conserva el perfil original de los edificios de la playa, delimitada por las calles Padre Cueto y Pedro Castillo Westerling. El inmueble es obra del arquitecto Laureano Arroyo a comienzos del siglo XX, con el que el doctor colaboró en la construcción de todas sus propiedades hasta su muerte. Está dividido en dos plantas más una tercera retranqueada en la azotea y cuenta con un gran balcón de estilo canario de madera que da al exterior. A su lado se encuentran otros dos edificios característicos del barrio, la Casa Tirolesa, construida y diseñada a principios de los años veinte por el arquitecto Miguel Martín Fernández de la Torre, y el actual hospital San José.

Ahora, esta antigua propiedad del doctor Apolinario desaparecerá al carecer de protección arquitectónica por parte del Ayuntamiento, pese a su valor histórico. "Al no estar protegido no podemos negarnos a dar la licencia para su derribo. Ya nos ha pasado alguna vez que un particular ha querido hacer una reforma de un inmueble que tiene algún valor, no la hemos autorizado, luego recurren y los tribunales les dan la razón a ellos", lamentó este miércoles Javier Doreste, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria

"Al no estar protegido no podemos negarnos a dar la licencia para su derribo", explicó Javier Doreste, concejal de Urbanismo

decoration

En 1883 la población de La Isleta empezó a crecer rápidamente con la construcción del Puerto de La Luz, que atrajo a muchos marineros de la isla e hizo crecer el turismo en el barrio. El doctor Apolinario, ante la ausencia de servicios básicos en la zona, construyó primero una escuela, que con los años se amplió para albergar también un hospital en la casa asilo de San José. En el actual hospital se encuentra un cartel que recoge las siguientes palabras del médico: «He creado esta casa (...) para servir al que sufre, sea pobre o rico». 

El doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Montpellier puso a disposición de los vecinos los primeros servicios básicos en el Puerto, que sirvieron para que poco a poco más personas se fueran instalando en la zona. En 1903 el hospital y la escuela empezaron a realizar las actividades en edificios separados, cuando una epidemia de viruela puso en valor la necesidad de separar ambos servicios. 

Para ello, Apolinario construyó junto a la clínica, en la calle Padre Cueto, la iglesia de los Padres Franciscanos, que servía a la vez como escuela y convento. En su interior destacaba el patio, que servía de lugar de recreo para los niños y donde solían reunirse para jugar al fútbol con las dos porterías que tenía pintadas en sus paredes. El convento fue destruido con el paso de los años y en su lugar se alza hoy un edificio de viviendas con un parking. 

La propiedad del médico que se va a tumbar forma una parte importante de la historia del barrio, que destaca por pertenecer a uno de sus principales protagonistas. Un conjunto de edificios que dio los primeros pasos para convertir la zona de Las Canteras y del Puerto en un sitio más habitable cuando estaba todavía en un proceso inicial de expansión.

Compartir el artículo

stats