Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEDIO AMBIENTE

El gobierno tala tres flamboyanes por «problemas de humedad»

Asegura que las raíces de los ejemplares, que nunca fueron regados, reventaron los forjados del sótano y eliminaron la impermeabilización del pavimento, en busca de agua

Flamboyanes talados

La sombra que proporcionaban tres flamboyanes a la galería que separa el edifico de Usos Múltiples II del colegio Iberia ha desaparecido de repente tras la tala el pasado martes de tres flamboyanes de más de veinte años de antigüedad. Pese a que nadie nunca se preocupó de regarlos, los ejemplares fueron capaces de adquirir un gran porte y de embellecer el rincón con sus hermosas flores rojas.

Fuentes del Gobierno canario justificaron la desaparición de los ejemplares por los «problemas de humedad» que estaban generando las raíces de los árboles, en su búsqueda de agua para poder sobrevivir.

Añadieron que las raíces levantaron la impermeabilización del sótano, donde está el aparcamiento, y reventaron el forjado.

«Tenemos un gran problema de humedades que nos está afectando porque las raíces se estaban metiendo en la estructura del edificio. En el sótano -1 se puede ver el hormigón reventado y el agua estaba dañando las estaciones de recarga de la flota de coches eléctricos», explicaron. En un primer momento, señalaron, pensaron que se trataba de filtraciones de la red de riego del Ayuntamiento, pero desde Parques y Jardines les comentaron que esos árboles no eran competencia del consistorio y que ni siquiera los regaban.

«Es que es demasiada humedad la que hay allí abajo. Las raíces debían andar buscando esa agua, cuyo origen puede estar en el Centro Insular de Deportes, el colegio Iberia o alguna tubería antigua que pase por ahí», afirmó.

Descartaron que el origen de la humedad esté al margen de los flamboyanes. «La humedad está totalmente relacionada con los árboles porque la raíz lo que ha hecho es levantar la impermeabilización del pavimento».

Rafael Molina Petit, presidente de Adapa critica la facilidad con la que se eliminan los árboles en esta ciudad

decoration

Los árboles no serán sustituidos porque «plantar algo nuevo sería el mismo problema». Además de la humedad, recordaron, las hojas de los árboles generaban «quejas de personas que habían resbalado. Lo que hacíamos era barrer para evitar posibles accidentes y le decíamos a los que se quejaban que fueran al Ayuntamiento, porque esa galería le pertenece».

La tala de los flamboyanes ha sido criticada por Rafael Molina Petit, presidente de la Asociación de Amigos de los Árboles y el Paisaje (Adapa), quien se quejó de la «facilidad» con la que se eliminan los árboles en esta ciudad. «Hay muy pocos árboles en esta ciudad y en el entorno de Usos Múltiples apenas se ven en esa plaza tan dura», invadida por multitud de vehículos aparcados.

La sombra de los flamboyanes

«Es cierto que lo árboles crean problemas, igual que lo hacen las mascotas, pero lo que hay que hacer es tomar las medidas adecuadas para minimizar el problema», dijo.

A su juicio, «hay muy poca conciencia sobre los beneficios de un árbol sobre los seres humanos. Tenemos una ciudad con muy pocos árboles y la excusa es que no hay agua, pero aquí el problema del agua ya desapareció. Sobra agua porque estamos tirando al mar 50 millones de litros de agua depurada cada día».

Molina Petit no duda de que los flamboyanes crearan problemas, pero «a lo mejor se podía haber resuelto de otra manera. El problema en esta ciudad es que no se le da valor al árbol y no se dan cuenta de los efectos beneficiosos que tienen».

La sensación, dijo, es que «esta ciudad no quiere a los árboles. En vez de plantar árboles, se cortan con alegría. Los de Usos Múltiples eran unos árboles preciosos y que eso lo haga la administración pública está dando un mensaje demoledor».

Compartir el artículo

stats