Puerto

El Colegio de Médicos advirtió al Gobierno de Canarias sobre la planta de gas

La institución solicita que el proyecto se someta a una evaluación ambiental más exigente

El presidente de la institución médica, Pedro Cabrera, en un acto. | | ANDRÉS CRUZ

El presidente de la institución médica, Pedro Cabrera, en un acto. | | ANDRÉS CRUZ / Xavier Leal

Xavier Leal

Xavier Leal

El Colegio de Médicos de Las Palmas advirtió en agosto al Gobierno de Canarias acerca de los riesgos de la tramitación ambiental simplificada en proyectos como el de la planta de gas propuesta para el Puerto de Las Palmas. Lo hizo a través de dos cartas enviadas al presidente del ejecutivo regional, Ángel Víctor Torres, y a la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, que dirige José Antonio Valbuena.

El presidente de la institución médica, Pedro Cabrera, confirmó ayer que las misivas fueron enviadas el pasado mes de agosto -cuando conocieron la resolución desfavorable del informe emitido por la Dirección General de Salud Pública sobre el proyecto-, pero todavía no han recibido respuesta.

En las mismas, exponen que el procedimiento de evaluación ambiental del proyecto debería ser ordinario y no el simplificado. En este sentido, Cabrera dejó muy claro que la institución que representa no entra en el debate sobre «si es necesario o no el gas licuado, o si es la mejor opción para las fuentes energéticas en la Isla». «Sólo consideramos que una instalación que puede tener efectos sobre la salud, debe conllevar un estudio y un control exigente, más que los que se realizan por la vía simplificada», manifestó.

Para Pedro Cabrera, un proyecto de esta relevancia social y medioambiental debería abrirse para que «tanto diferentes organismos como la opinión pública» ofrezcan sus posturas.

Los colegiados opinan que el procedimiento debería abrirse a diversos colectivos

Cabrera explicó que «el problema del gas licuado o natural, es que se maneja metano», que no es tóxico en sí mismo, pero acumulado en algún almacén «desplaza el oxígeno y puede producir fallecimientos por falta del mismo». Además, apuntó que «en esas circunstancias, es explosivo».

El Colegio de Médicos de Las Palmas está «muy significado» con el cambio climático, liderando la postura de los colegios de médicos sobre el tema en el ámbito internacional. «El metano, a cielo abierto, no tiene mayor toxicidad», sin embargo, Pedro Cabrera indicó que «indirectamente es un gas de efecto invernadero, ochenta veces más potente que el CO2» y añadió que «en los trasvases de metano, siempre hay escapes que pueden afectar gravemente al medio ambiente».

Asimismo, advirtió de que «si hay algún escape puede aumentar el riesgo de cambio climático», circunstancia que produce «muchas enfermedades». La Organización Mundial de la Salud mantiene que «en las próximas décadas, la mayor amenaza a la salud de los seres humanos será el propio cambio climático».

Ben Magec y Foro por La Isleta

Por su parte, el representante de Ben Magec-Ecologistas en Acción, Eugenio Reyes, insistió en que el Gobierno de Canarias sea consecuente con la Ley de Transición Ecológica, que obliga «a las ciudades de más de 50.000 habitantes a reducir su huella de carbono». Con esta planta de gas «las emisiones serían de un millón de toneladas de CO2 a la atmósfera de la ciudad». Reyes agradeció el rigor y honestidad de los técnicos de Salud Pública a la hora de redactar el informe «desfavorable».

Por su parte, el presidente del Foro por La Isleta, Félix Alonso, dijo que el proyecto de la planta de gas es un intento más de ir «asfixiando al barrio de La Isleta».

Además, solicitó una mayor implicación por parte del Ayuntamiento capitalino, porque «parece que no recuerda que del parque Santa Catalina hacia arriba también hay ciudad». «A la preocupación por la saturación del istmo, ahora hay que sumarle los posibles problemas de contaminación. Esto no acaba», relató.

Suscríbete para seguir leyendo