IX JORNADAS NAVALES

"Nuestro miedo es no pescar"

El consejero delegado del holding Sant Yago Santiago Rodríguez Fominaya asegura que la seguridad marítima en el golfo de Guinea es clave para seguir faenando

El consejero delegado del holding Sant Yago Santiago Rodríguez Fominaya.

El consejero delegado del holding Sant Yago Santiago Rodríguez Fominaya. / LA PROVINCIA/DLP

La Armada realiza una importante labor en el golfo de Guinea para frenar la piratería y mantener la seguridad de los buques españoles. El consejero delegado del holding pesquero Sant Yago, Santiago Rodríguez Fominaya, participó este miércoles en las jornadas navales del Mando Naval de Canarias junto a la Económica para explicar el gasto que supone un buque atunero y la necesidad de que trabaje con seguridad.

La seguridad marítima en el Golfo de Guinea, donde operan los atuneros españoles, es una pieza clave para la rentabilidad de las empresas. Así lo que indicó este miércoles el consejero delegado del holding pesquero Sant Yago Santiago Rodríguez Fominaya dentro de las IX Jornadas Navales que, bajo el título Seguridad Marítima en el Golfo de Guinea. Desafíos y respuestas, tienen lugar esta semana en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria, organizadas por el Mando Naval de Canarias en colaboración con la mencionada institución. En la actualidad, 65 barcos operan en la zona.

Durante su ponencia ‘Atún en el Golfo de Guinea y seguridad de activos’, Santiago Rodríguez Fominaya explicó la importancia de que la Armada española esté presente en esta zona del océano Atlántico para frenar la piratería que opera en el área con abordajes, secuestros, robos y ataques a barcos tras el incremento del tráfico marítimo y de que se haya convertido en la gasolinera de España -entre el 20 y 25% del crudo que gasta España viene de Nigeria-. 

España es en la actualidad una de las mayores flotas atuneras del mundo y el país de Europa que más capturas realiza al año con 266.000 toneladas. En la actualidad, el sector atunero está representada por la Asociación Nacional de Armadores de Buques Atuneros Congeladores (Anabac) y la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (Opagac), de la que forma parte el holding pesquero Sant Yago.

[object Object]

La pesca ilegal es otro de los problemas a los que tienen que hacer frente los barcos pesqueros para lograr la sostenibilidad del mar. El consejero delegado del holding pesquero Sant Yago Santiago Rodríguez Fominaya indicó en las Jornadas Navales sobre seguridad marítima en el Golfo de Guinea que esta práctica supone un millón de toneladas al año. «Es un problema que empobrece a las empresas y a los países. Es tan dañino como la piratería», subrayó el directivo debido a que los barcos que operan realizan capturas sin control y utilizan malas prácticas de pesca. Y se preguntó «¿qué hacen los chinos en la zona?». La Armada no tiene potestad para actuar en caso de detectar un barco ilegal, sino que es la policía costera la que debe actuar

«Un atunero cuesta entre 25 y 30 millones de euros y para amortizarlo necesitamos capturar atún. Y no podemos estar trabajando, viendo cómo está la pesca con la tecnología que nos proporcionan las balizas y los satélites, y pendientes de la piratería. Se hace un esfuerzo importante para recoger entre 1.000 y 1.200 toneladas cada 30 o 45 días y hay que trabajar con tranquilidad, con calma», dijo el consejero delegado del holding pesquero Sant Yago sobre el trabajo que realiza la flota pesquera y lo que supone la presencia de la Armada en el Golfo de Guinea. No sólo les garantiza su seguridad, sino que les informa de cualquier incidente en la zona para que estén atentos y puedan moverse a otras áreas más seguras.

El gravamen del petróleo

Santiago Rodríguez Fominaya añadió que a la incertidumbre que supone trabajar de este modo se suma además el coste del petróleo, otro activo estratégico importante de la partida de gastos de este tipo de empresas.

«Mover un atunero tiene un coste de 15.000 euros diarios en combustible», dice el directivo sobre la importancia de que los buques faenen con tranquilidad

«Mover un atunero tiene un coste de 15.000 euros diarios ya que un buque gasta entre 12.000 y 15.000 litros de combustible a la jornada por lo que tener que mover el barco de un sitio a otro supone un gasto importante para la empresa», explicó Rodríguez Fominaya respecto a las pérdidas que se pueden producir si hay algún incidente cerca de donde trabajan. Sin olvidar el encarecimiento del precio del petróleo, incrementado tras la guerra de Ucrania.

Los buques repostan combustible cada 37 días en plataformas offshore en la zona del Golfo de Guinea para cargar entre 600 y 700 toneladas de petróleo para seguir operando durante días sin moverse de un lugar. En tres o cuatro horas cargan el carburante necesario pero es también un momento delicado para ellos porque los piratas no solo atacan a los buques, sino también a las plataformas petrolíferas.

Es la situación que viven los atuneros españoles pese a que el Golfo de Guinea no es una de las principales zonas de captura del atún del mundo. «En el océano Atlántico se capturan 500.000 toneladas al año frente a los 5 millones de toneladas que se recogen a nivel global. Sólo en el Pacífico se apresan 2,8 millones de toneladas; otras zonas importantes son la de Papua, las islas Salomón, donde salen 2,2 millones de toneladas y el área de Ecuador, Panamá, México, donde se obtienen unas 600.000 toneladas», dijo Rodríguez Fominaya, que comenzó su experiencia profesional como marino de pesca en buques congeladores por todo el mundo. 

El consejero delegado de Sant Yago indicó, no obstante, que desde la operación Atalanta -lucha contra la piratería en el Cuerno de África a principio de la década del 2000- «hay un antes y un después» en cuanto a seguridad se refiere «que garantiza el trabajo de la flota pesquera y mercante».

El Mando Naval de Canarias organiza este viernes y el sábado jornadas de Puertas Abiertas para visitar el Arsenal, el Museo Naval y un Buque de Acción Marítima

Y advirtió que cualquier movimiento rebelde que se produce en el Sahel repercute en tierra en el área de Guinea y, posteriormente en la costa. «Se organizan en tierra y luego asaltan en el mar», apuntó en referencia al modus operandi de los grupos insurgentes.

Durante su ponencia, el consejero delegado del holding pesquero Sant Yago Santiago Rodríguez Fominaya destacó que la sostenibilidad es también un factor a tener en cuenta a la hora de la amortización de un buque. «Debemos ser activos para garantizar la amortización, somos los primeros interesados en que el recurso atunero se mantenga», subrayó e indicó que a eso está contribuyendo los 5 millones de toneladas de atún que desde hace diez años está permitido coger. «Nuestro miedo es no pescar», declaró.

Con motivo de las IX Jornadas Navales, el Mando Naval de Canarias organiza unas jornadas de puertas abiertas para los ciudadanos. Los interesados podrán visitar el Arsenal, el Museo Naval y uno de los Buques de Acción Marítima con base en Las Palmas. El horario será el viernes (16.00-18.30 horas) y el sábado (10.00-14.00 horas y 16.00 a 18.30 horas).