Puerto

La Luz revisa sus fondos para detectar especies invasoras llegadas en barcos

La Autoridad Portuaria refuerza sus sistemas de análisis temprano e incorpora evaluaciones de riesgos, nuevos puntos para muestreos y trabajos de campo

La Luz revisa sus fondos para detectar especies invasoras llegadas en barcos

La Luz revisa sus fondos para detectar especies invasoras llegadas en barcos / TONY HERNÁNDEZ / WIKIPEDIA

Jacobo Corujeira

Jacobo Corujeira

Son polizones en apariencia inofensivos, pero su presencia puede suponer una importante amenaza. Los buques que entran y salen de los puertos son un vector clave en la introducción de especies exóticas en aguas como las de Canarias, con el peligro que su presencia supone en zonas de gran biodiversidad como el Archipiélago. En Las Palmas, la Autoridad Portuaria acaba de dar un paso más en este sentido y ha encargado una revisión de su sistema de detección temprana para poder identificar con claridad los lugares a los que pueden haber llegado peces, crustáceos o corales procedentes de otros puntos del planeta.

La administración de los Puertos de Las Palmas, que en 2014 comenzó a realizar estudios anuales para analizar las aguas de lastre de los buques y las adherencias en los cascos, planea invertir cerca de 80.000 euros a lo largo de los próximos años para comprobar si la red de estaciones de vigilancia es la apropiada y conocer en detalle el estado de sus fondos marinos a través de trabajos de campo, con la toma de muestras. La iniciativa, que se encuentra en fase de licitación en estos momentos, es un proyecto «pionero» que puede contribuir a «evitar problemas a posteriori», en palabras del presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra.

Los trabajos que llevará a cabo la adjudicataria del servicio se dividen en tres grandes bloques. Por un lado, será necesario llevar a cabo una evaluación del riesgo potencial de contaminación biológica por aguas de lastre e incrustaciones en los cascos de los buques. Para ello, deberán obtener datos ambientales, biogeográficos y del tráfico marítimo, que servirán para crear una base de datos que identifique los vectores de las posibles invasiones biológicas a las que se expone la Isla, así como un mapa de riesgos.

La Luz revisa sus fondos para detectar especies invasoras llegadas en barcos

La Luz revisa sus fondos para detectar especies invasoras llegadas en barcos / Jacobo Corujeira

Este primer estudio resulta fundamental para la segunda fase del proyecto de detección temprana, que comprende el análisis -y validación, o modificación en su caso- de la red de estaciones de vigilancia de especies exóticas. Dado que los puertos son zonas «morfológicamente complejas», según se recoge en el pliego técnico, proporcionan una gran variedad de hábitats para todo tipo de especies. El sistema diseñado, especifica la documentación de la iniciativa, «se debe basar en un programa de vigilancia rutinario» a partir de muestreos de estratos en los que se dará prioridad a aquellas zonas de mayor riesgo.

La elección de las zonas no solo dependerá del análisis realizado en la primera fase. También será necesario atender otros informes sobre especies exóticas e invasoras, tanto en los propios puertos de La Luz y Arinaga como en el conjunto del Archipiélago, así como las propias características de las instalaciones portuarias. Estas evaluaciones fijas, con una cadencia anual, permiten analizar parámetros como la temperatura, la salinidad o el oxígeno disuelto, que resultan necesarios para relacionarlos con la introducción de las especies, su supervivencia y su propagación.

La tercera fase consistirá en las campañas de toma de datos y muestras. Estos trabajos de campo podrán realizarse a partir de inspecciones visuales, raspados y tomas de agua, de sedimentos o de organismos. A partir de ellos podrá crearse un inventario cualitativo de especies y comunidades de la fauna y flora que tienen sus hábitats en el puerto, de modo que se podrán certificar las zonas prioritarias con presencia de especies exóticas.

Literatura científica

La llegada de especies invasoras al Puerto de Las Palmas en el casco de los buques o en los tanques de las aguas de lastre es un hecho documentado por la literatura científica. Un equipo de investigadores del Instituto Universitario de Investigación en Estudios Ambientales y Recursos Naturales de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria publicó en 2016 un estudio que documentaba la presencia, en el muelle donde habitualmente atracan las plataformas petrolíferas, de varias especies de fauna marina no nativa de las Islas –Paranthias furcifer, Abudefduf hoefleri o Acanthurus bahianus, entre otros peces– cuya procedencia coincide con las áreas de origen o escala de los gigantes marítimos de la industria del crudo.

Un año más tarde, fue un equipo de la Universidad de La Laguna el que constató la introducción de otras especies, tanto en Las Palmas de Gran Canaria como en Santa Cruz de Tenerife, a través de las plataformas offshore. En concreto, detectaron dos corales procedentes del Pacífico y Sudamérica -Tubastraea coccinea y Oculina patagonica- cuya presencia se extendió a otros puntos, como la playa de Las Alcaravaneras.

La Autoridad Portuaria de Las Palmas va a invertir 80.000 euros en los próximos cuatro años para actualizar sus sistemas de detección temprana de especies invasoras, una de las principales amenazas a la biodiversidad que en el caso de los puertos se ve acentuada por las largas distancias que recorren los buques. En la imagen superior,el muelle Reina Sofía lleno de plataformas petrolíferas, consideradas uno de los vectores de introducción. Junto a estas líneas, ejemplares del pez ‘Paranthias furcifer’ como los llegados a Canarias años atrás. |