Las Alcaravaneras y La Puntilla se despiden de la bandera roja

Las playas reabren al baño tras su cierre temporal por presencia de bacterias fecales en el agua de origen todavía desconocido 

Salud Pública da el visto bueno a la calidad de las aguas tras repetir los análisis

Los arenales de Las Alcaravaneras y La Puntilla, en la playa de Las Canteras, izan la bandera verde tras un episodio de presencia de enterococos intestinales. El martes Las Alcaravaneras cerraba al baño con un índice de 330 UFC (unidades formadoras de colonia) por 100 mililitros y, el miércoles lo hacía la zona de La Puntilla con 260 UFC por 100 mililitros, según la muestra analizada por Salud Pública del Gobierno de Canarias.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria reabrió este jueves ambas playas tras recibir un segundo informe de Salud Pública que confirmó el «óptimo estado» del agua. Los niveles de enterococos intestinales descendieron hasta los 70 UFC por 100 mililitros en Las Alcaravaneras y hasta los 10 UFC por 100 mililitros en La Puntilla. Estas analíticas certificaron que los indicadores de la calidad ambiental del agua de las playas han recuperado la normalidad y que, como aseguraba el consistorio, ha sido un episodio «puntual» y de «corta duración».

La Empresa Mixta de Aguas de Las Palmas, Emalsa, aseguró, al respecto de la contaminación de Las Alcaravaneras que «está descartado que el vertido pueda tener su origen en la red municipal» y que «el funcionamiento hidráulico es el habitual». En cuanto al episodio de La Puntilla, la compañía confirmó que «se ha hecho la revisión y el funcionamiento también es normal».

Aunque Emalsa desconoce el origen del vertido, realizó, en la noche de este jueves, labores de limpieza en «alguna arqueta». El Gobierno municipal, la concejalía de Ciudad de Mar, el Instituto Municipal de Deportes (IMD) y la Autoridad Portuaria de Las Palmas también activaron sus recursos «de manera inmediata» para localizar la causa del problema en ambos arenales y «solucionar las posibles incidencias».

Septiembre ya está aquí

La bandera verde sustituyó a la roja a última hora de la mañana de de este jueves en las dos playas. El socorrista Miguel Santana confirmó esto mismo desde lo alto de la torre de vigilancia de Las Alcaravaneras, donde muy pocas personas se refrescaban en el agua o estaban tumbadas sobre la arena, que en apenas unos minutos fue invadida por el agua como resultado de las mareas vivas que llegan con cada septiembre, conocidas como mareas del Pino.

Un habitual de esta playa es Eufemiano Fuentes, antiguo socorrista. «Aunque ya hayan puesto la bandera verde he intentado bañarme alejado de la orilla, porque en ella hay restos de color marrón», explicó el grancanario. Por su pasado como socorrista, Fuentes sostiene que si hay bandera roja no se mete en el agua. No obstante reconoce haber visto a «algunos extranjeros» bañándose cuando aún seguía en pie la prohibición.

«Cuando hay bandera roja no voy a nadar, pero sí que me doy un chapuzón en la orilla», afirmó Iñaki Martínez, bilbaíno afincado en la ciudad. «Conozco los riesgos que conlleva bañarse en agua contaminada por enterococos y, en esta ocasión, ha sido un hecho aislado», añadió Martínez.

Reacciones

A tres kilómetros, en la zona de La Puntilla, los granadinos María José Olmo y Jesús Bravo disfrutaban de un aperitivo sentados en una hamaca. «Llevamos muchos años veraneando en Las Canteras y es la primera vez que nos encontramos con la bandera roja por bacterias fecales», contó Olmo. El matrimonio estuvo presente cuando el personal de Cruz Roja colocó la bandera roja, indicando a los bañistas de La Puntilla la prohibición temporal del baño.

«En un principio estaba la bandera amarilla y, al mediodía la cambiaron por la roja. Unos decían que la habían puesto porque había un tiburón, otros por las medusas, pero luego nos enteramos de que el agua estaba contaminada por la presencia de enterococos», relató Bravo. El matrimonio coincidió en el que la falta de información causó cierta confusión entre los presentes, que desconocían el motivo por el que se izó la bandera roja. «Estaría bien que Cruz Roja avisara a los bañistas de la razón por la que prohíben el baño», añadió el granadino. 

Comentaron también que, a pesar de la bandera muchas personas decidieron continuar bañándose aunque otras prefirieron abandonar la playa. «Había un grupo bastante grande de niños que tuvieron que marcharse, pero jugaron en el agua durante un buen rato. Si alguno de ellos tragó agua antes del cambio de bandera pudo haberse contaminado», explicó Olmo.

La vecina del paseo Amelia Báez, por su parte, se mostró indignada con lo ocurrido. «Si la playa se cierra la baño por aguas fecales tendrían que cerrar también todos los bares de La Puntilla para averiguar de dónde salen estos vertidos», expresó la grancanaria. Báez denuncia que se cierre solamente este tramo de la playa de Las Canteras y que el cambio de bandera se hiciera al mediodía, pues ella y otros bañistas se bañaron en la playa desde «bien temprano». 

«Ya con los dos arenales capitalinos abiertos de nuevo al público, el consistorio afirmó que sigue «trabajando en las zonas afectadas e inspeccionando la red y todas las conexiones».