La vieja noria de Guanarteme languidece entre la maleza y el abandono

El Colegio de Ingenieros de Caminos incluye la histórica infraestructura hidráulica en su catálogo de actuaciones urgentes

Antigua noria de Guanarteme en el barranco de Tamaraceite, en Las Palmas de Gran Canaria.

Antigua noria de Guanarteme en el barranco de Tamaraceite, en Las Palmas de Gran Canaria. / ANDRÉS CRUZ

La histórica Noria de Guanarteme, ubicada en el barranco de Tamaraceite cerca del cuartel Manuel Lois de Las Palmas de Gran Canaria, languidece entre el olvido y la maleza y requiere intervenciones urgentes para mejorar su estado, atraer turismo y generar riqueza. La histórica infraestructura hidráulica ha sido incluida por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en un catálogo compuesto por 111 obras públicas en Toda España que necesitan una mayor atención por las administraciones públicas.

Esta infraestructura es uno de los escasos vestigios que quedan en Gran Canaria de los aprovechamientos hidráulicos de la edad moderna. Los ingenieros de caminos recuerdan que se trata de un «bien patrimonial» enormemente frágil que debe ser dado a conocer convenientemente «en sus valores históricos, sociales y científicos».

El colegio profesional considera que «es necesaria una mejora en la señalización de la obra», de modo que pueda ser identificada fácilmente por las personas que se acerquen hasta ella. Para ello, proponen los ingenieros, resulta necesario retirar la vegetación silvestre que rodea la infraestructura, localizada en las laderas del barranco de Tamaraceite y con acceso junto a la carretera del cuartel Manuel Lois, a la altura de la calle Chispitas.

Pozo de 15 metros

La noria de Guanarteme carece en realidad del sistema de extracción, ya desaparecido, pero aún conserva su voluminosa obra de fábrica, con el brocal se encuentra cerrado en la actualidad. Cuenta con un pozo interior de unos 15 metros de profundidad protegido a través de muros de piedra y barro y una planta cruciforme, formada por el pozo y unos pasillos laterales. 

No se tiene certeza de cómo pudiera ser el mecanismo de elevación del agua de esta noria. Las reconstrucciones hipotéticas indican que existía una gran palanca de madera, incrustada en una rueda horizontal, que era impulsada por una o dos bestias. Mediante engranajes, dicha rueda transmitía el movimiento a otra rueda, en este caso vertical, sostenida por su eje sobre unas vigas en el centro del pozo. Mediante una cadena sin fin con cangilones de latón o barro, y de manera continua, el agua era elevada a la superficie y vaciada, por gravedad, sobre un canal.

Noria de Guanarteme, en el barranco de Tamaraceite.

Noria de Guanarteme, en el barranco de Tamaraceite. / ANDRES CRUZ

Según ha explicado en declaraciones recogidas por Europa Press el presidente del Colegio, Miguel Ángel Carrillo, el catálogo en el que se ha incluido la noria de Guanarteme contribuye a una mayor vertebración territorial y económica a través del turismo y del patrimonio ingenieril, que en el caso de la península Ibérica se remonta a la época de los romanos.

Otras obras en las Islas

La infraestructura hidráulica del barranco de Tamaraceite no es la única del Archipiélago incluida en el catálogo. Sin salir de Gran Canaria, los ingenieros de caminos destacan la relevancia del acueducto sobre el barranco real de Telde proyectado por Juan León y Castillo a finales del siglo XIX.

En La Palma,  el Electrón que permitió la capital insular ser la sexta ciudad del mundo -tan solo tras París, Nueva York, Londres, Barcelona y Madrid) en apagar los faroles de vela y sustituirlos por luz eléctrica alimentada a través de un salto de agua.

En La Gomera, los ingenieros destacan la relevancia histórica del Pescante de Agulo, una obra de ingeniería destinada al transporte de frutas y personas; y en El Hierro, el faro y embarcadero de Orchilla que marcan el límite occidental del Archipiélago.

En el caso de Tenerife, el colegio reclama una mayor atención para el Viaducto de Barranco Hondo entre los municipios de Santa Úrsula y La Victoria de Acentejo; el Semáforo de Anaga en Santa Cruz de Tenerife y el Elevador de Aguas de Gordejuela, en Los Realejos.